Jonathan Bree, logró convertir al Foro Indie Rocks! en una maqueta idéntica al ambiente de Nueva Zelanda; transmitiendo toda la textura orgánica y cultural.

El arte conceptual hace magia, tanto en la danza, como en la música, la estética creada proviene de un plano mental superior. Es a fin con los bosquejos performance que rondan por los escenarios underground pero, sobre todo, le brinda la completa libertad al ejecutor, de hacer con esta realidad, lo que su voluntad convenga.

No es una variable que influya, pero si una constante, ver que este tipo de materiales artísticos se desarrollan en zonas alejadas de la materialidad cosmopolita. Para muestra, Nueva Zelanda vio nacer a uno de los productores sintéticos, que en los últimos años ha hecho sonreír a la crítica sistemática, gracias a su capacidad de transformación kinestésica: Jonathan Bree.

En el 1998 inició un proyecto en conjunto en The Brunettes, donde poco a poco iba expandiendo la fe en sus pensamientos. Sin embargo, se apoderaría por completo de las herramientas que lo ayudarían a extraer detalladamente sus ideas, hasta la desintegración de aquella banda.

Para el 2009, le daría vida a su primera producción individual: Paper Dolls, un acercamiento a la dimensión abstracta, con sonidos que provienen del infinito, del espacio que solo Jonathan conoce, el lugar donde toman forma las concepciones místicas más sofisticas.

Actualmente, suma un total de 3 álbumes y un buen número de colaboraciones. La noche del 23 de marzo trajo todo ese material para que sus fans, pudieran deleitarse.

Bree puso a trabajar la paciencia del público, los mantuvo por poco más de 50 minutos, a cada minuto la inquietud hacía que la temperatura se elevara rapidamente. Afortunadamente, el compositor salió antes que el venue llegará a los 40 grados.

No hubo una disculpa verbal, pero sí una recompensa sensitiva. Un estruendo se apodero de todas las almas asistentes, se abalanzaban para atrapar cada uno de los sonidos que Jonathan Bree, en compañía de su selecto elenco, emitían.

La frecuencia cambio rápidamente de tono, una nueva armonía devoraba constantemente el escenario. Las fuertes ondas de hipnosis sobrepasaron la capacidad del Foro Indie Rocks!, no había espacio vacío, no había lugar donde el misticismo no llegara.

La voz grave del neozelandés en combinación con el núcleo instrumental lleno de vectores refinadamente acomodados, causaban que temas como Say You Love Me Too, liberaran el espíritu de la audiencia, llevándolo a un mundo totalmente desconocido.

Muy pocas palabras pueden encerrar un contexto de este nivel de estética o tal vez, existan en un diccionario que como mortales no podemos descifrar. Impresionante, es una de las más cercanas a la descripción de los elementos, que ayudaron al interprete a que cada uno de los actos, saliera tal y como lo esperaba.

La escenografía, parecía haber salido de un cuento de Guillermo del Toro, había seres de diferentes partes de un nuevo universo, con ropas que solo existían en la imaginación del diseñador. Los visuales iban al compás del ritual celeste; fueron elaborados con imágenes que el editor vio en sueños. Es decir, cada una de las partes integrales del concierto, solo pudieron haber sido colocadas por una persona: Jonathan Bree.

La madrugada del sábado lo alcanzó, ya no había límites temporales para seguir tocando, pero sí físicos. Después de una velada llena de estructuras originales y simplemente genuinas Bree, se despido de la audiencia mexicana, la cual, fue una cuando entró y otra cuando salió,

Podemos asegurar, sin cruzar la línea de adulación absurda, que concierto como el de esa noche, garantizan una experiencia única; un cambio de percepción. En pocas palabras, modifican nuestro paladar, nos vuelve espectadores más exigentes, y por qué no, remilgosos.

¿Volverá? no lo sabemos, nadie ha podido definirlo, mucho menos saber cuál será su siguiente paso.

Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Andrea Franz
Strange Color
Strange Color
Strange Color
Strange Color
Strange Color
Strange Color
Strange Color
Strange Color
Strange Color
Strange Color
Jonathan Bree
Jonathan Bree
Jonathan Bree
Jonathan Bree
Jonathan Bree
Jonathan Bree

Jonathan Bree entre psicodelia y calor 1
Jonathan Bree entre psicodelia y calor 2
Jonathan Bree entre psicodelia y calor 3
Jonathan Bree entre psicodelia y calor 4
Jonathan Bree entre psicodelia y calor 5

Deja un comentario

Diego Vazquez
Príncipe de Cd. Nezahualcóyotl. Partidario de la libertad artística, voy por la vida defiendo a los bulleados musicales aunque no siempre gane.No existe música sin sentido, solo gente sin sentimientos.