A días de sacar su nueva música y en camino hacia el Vive Latino 2019, platicamos con Caifanes, quienes nos contaron qué se siente vivir todas las etapas de una banda en la industria musical y seguir creando música referente en el país.


Caifanes es una de las bandas más importantes en México, en Latinoamérica. Son representantes de la historia de la música alternativa y ahora popular mexicano.

¿Se siente alguna responsabilidad cuando te dicen esto?

Se me enchina la piel, porque es increíble. Si es cierto, porque ¿Qué pedo con una banda que nació en un cuartito de azotea?, es algo que aun me conmueve, me toca, porque como en el caso de Cuarón, él empezó igual en un escritorio pensando ¿Qué voy hacer? y ve donde está ahora.

Es muy emotivo, estamos muy agradecidos y sí, también tiene una parte de responsabilidad pero al final el único filtro que hay en esta banda, somos nosotros.

Creo que el truco está en cómo evades ese peso, le das la vuelta, sigues siendo lo más natural y espontáneo posible.

Sus sonidos siempre han tenido un espíritu rockero. Y dentro de este género desde actitud, cultura, identidad, el rock ha evolucionado. ¿Cuál es la misión, identidad y el por qué del rock hoy en día?

Efectivamente ha habido muchos géneros que representan expresiones de la sociedad que van en contra de lo establecido lo que sea que fue el alma del Rock en su momento, no lo sé, a mí no me gusta separar los géneros, porque es difícil porque los limites no existen.

Creo que tiene que ver con que te guste y disfrutar lo que haces. Esta banda surgió de eso, yo empecé en la salsa y jazz, jamás había tocado rock, y cada quien tenía una historia y la conjunción fue la que fue lo que dio el sonido que tenemos y después de tener estos 15 años separados y 30 como banda.

El sonido que se crea es otro, es el que surge con lo que cada quien trae ahora, somos los mismos pero al mismo tiempo somos otros, ahora con hijos. Antes éramos una banda de chavos desmadrosos de veintitantos que tuvimos la fortuna de “hacerla” como banda y que a la gente le gustara lo que hacíamos, y ahora somos una banda de rucones que buscan con muchas ganas hacer lo que nos gusta hacer y agradecidos de vivir de lo que te gusta hacer, porque ahora es un privilegio.

El rock sigue siendo contestatario pero lo que hay que contestar ahora es otra cosa. Tal vez vivir lo que te gusta, hacer lo que quieres, que no importe el género. Tal vez eso sea la rebeldía del Rock hoy en día, ¿Tú qué opinas?

Podría ser, no sé si verlo como rebeldía pero los caminos musicales han sido tan separados, en aquella época te confundías, en ese entonces yo me sabía las de Yuri no porque las cantara si no porque estaban pegaditas a las de José José y a las rocanroleras. 

Siento que se han abierto los caminos muy diferentes en cuanto a que hay mil medios para poder expresar y difundir tu material. En aquella época había estaciones de radio que mezclaban eso y punto. De alguna manera los géneros estaban más pegaditos, y ahora nada que ver, la radio no sé quién la escucha, o la tele. Se ha diversificado mucho, los nichos ya son muy específicos y puedes encontrar muchas cosas.

Nosotros cuando grabábamos los primeros discos y queríamos encontrar de una banda Punk francesa era imposible, había alguien que había traído un disco de París, lo escuchabas en su casa y se acabó. Ahorita lo buscas en internet y ahora puede ser muy natural, pero para nosotros era cañón, era muy diferente.

Ahora los géneros se trastocan por todos lados, y si, eso será contestatario, nunca hemos obedecido las modas musicales y me parece un error grande porque hay que cuidar la honestidad con uno mismo, pero algo que puede caracterizar a este sonido es que nos gusta, lo queremos, lo disfrutamos enormemente al tocar porque sabemos que es escaso y es una joya de la corona.

Cuando empieza el proyecto viene de gente que están descubriendo sonidos, pero no solo sonidos de la radio, sino mezclándolos entre ustedes, mezclándolos con las cosas que no sonaban en México, mezclándolos de una manera para generar un sonido nuevo y lo que generaron fue algo que nunca había sonado en México y tal vez en Latinoamérica nunca.

Eso es un proceso subconsciente, es como un escritor que lee mucho como un músico escucha mucha música y luego no sabes cómo se mezcla en tu cabeza,  con tu vida, historia, con tus traumas, con tus tristezas y surge otra cosa.

A lo que voy es que no sabemos o no estamos pensando a que suena o si le vamos a meter algo más, es inconsciente, para mi es escuchar que te pide y se va formando de esa manera, no sabemos cómo lo formamos, pero tal vez la forma de regresar a ese punto es que nos guste como suena, confiando y esperando que le guste a la demás gente y si no le gusta, pues ni modo, por lo menos vas a dormir tranquilo con lo que estás haciendo.

En ese entonces el público los recibía como algo nuevo, y ahora ustedes son una guía popular en percepción de industria, contrario a lo que en su momento. ¿Cómo ha sido pasar de la A a la Z? sin decir que uno es mejor que otro, pero darse cuenta que antes eran la otra cara de la industria.

No lo había pensado de esa manera, porque volvemos a lo mismo, parte de una necesidad de hacer cosas, de querer hacer lo que quieres hacer y por suerte trasciende y te da chance de vivir, o de comer de ello.

Yo no sé si somos un referente, hay ahora cosas muy interesantes, muchas bandas haciendo muchas cosas y aun así se puede crear música nueva, es muy loco este proceso porque son 11 notas musicales y toda la música que se ha creado con esas notas es impresionante y que siga habiendo música diferente, cosas que te llamen la atención, a mí me sorprende enormemente.

Seremos unos clásicos, pero vamos a ver qué pasa, estamos por sacar una nueva rola y eso lo que somos ahora.  Estamos trabajando con una rola que se llama “Heridos”, que es una rola de Saúl, la trabajamos, le dimos, es como meterte un paso más dentro de la intimidad de la banda.

Lo primero fue hacer un par de conciertos y llevamos 7-8 años haciendo conciertos y ahora decidimos entrar a un estudio y vamos a ver que sale, a ver si nos gusta, si no nos gusta, no lo sacamos, vamos a ver, y estamos bien contentos con el resultado. Creo que el sonido es nuestro, es nuestra onda, 15 años después está chido, estamos contentos y creo que cada quien está contento con la parte que aportó y muy pronto saldrá a la luz.

Yo creo que eso nos emociona a todos porque es como darle vuelta a la rueda en espiral. Vuelve esa emoción, del saber qué van a pensar, si les va a gustar, cómo sonará en vivo y descubrir cómo va a sonar la banda. Parte de eso va a ser en él Vive Latino celebrando 20 años ¿La vamos a escuchar ahí?

¡Sí! La vamos a estrenar en vivo en el Vive, será la primera vez que será tocada la rola en vivo, esa emoción de saber qué onda, son de las cosas que no hay que perder en la vida.

Hay una conexión impresionante con la gente, alucinante y conmovedora, estar ahí con el corazón  sin importar quién seas, cómo seas o de dónde seas pero es una unidad que muchas veces nos hace falta mucho en el país, en el mundo, tener una misma causa y en los conciertos es alucinante.

Es cumpleaños del Vive Latino, ¿qué le desean los Caifanes al Vive Latino en estos 20 años?

Primero mucha admiración y gratitud porque de alguna manera las bandas buscábamos espacios, los espacios se tienen que buscar espacios, y él Vive Latino peleó contra viento y marea  por llegar a ser los primeros y conseguir tanta admiración por haber llegado a donde ha llegado.

Mucha vida, que siga por muchos años pero sobre todo, agradecerles por crear espacio, darle espacio a muchas bandas, crear una tradición, nos ha educado como público a todos al saber compartir, estar, chelear y es muy chido. Hemos crecido mucho, felicidades al Vive.

 

CAIFANES SE PRESENTARÁ EN EL VIVE LATINO 2019 EL PRÓXIMO SÁBADO 16 DE MARZO EN EL ESCENARIO INDIO A LAS 9:40 PM

Deja un comentario