Flamél presenta su álbum Kymojasaky con el videoclip de Ciudad Del Sol.

flamél entrevista

Flamél es una banda que nace de la combinación de distintos factores. Desde su concepción, con el nombre inspirado en Nicolás Flamel, el famoso alquimista, ya llevan un poco de experimentación en la sangre.

Los integrantes de Flamél son oriundos de la frontera entre México y Estados Unidos, la música que hacen deambula entre el space rock y pop psicodélico para instalarse como una propuesta fresca y capaz de hacer canciones que se conviertan en las favoritas para momentos determinados, y Ciudad del Sol no es la excepción.

Todos en algún momento hemos querido cambiar de aires, tener nuevos horizontes, escapar de nuestra ciudad de origen. Con reminiscencias de synth pop, Flamél demuestra que puede deambular en diferentes aguas musicales, en diferentes texturas que salen a relucir todavía más, cuando Manuel Calderón AKA El Cosmophonico (The Chamanas y Estereomance) logra imprimir su sello en las canciones de la banda.

Los alquimistas musicales de Flamél tienen un círculo cromático de matices que parece no tener fronteras. Del pop psicodélico a los bajos característicos del funk, pasando por el r&b o los sintentizadores.

Flamél es una propuesta mexicana que se nutre de muchas cosas, de muchas influencias y que tienen claro, que quieren dejar huella en la música nacional, y eso mismo confirmamos en la platica que tuvimos con Sergio, uno de los tres integrantes de esta magnífica banda. ¡Checa esta conversación exclusiva de Bizarro FM!

¿Cómo nos recomendarían escuchar su nuevo álbum completo: Kymojasaky?

Fíjate que manejo mucho y escucho la música de fondo, pero me gusta escuchar la música por discos, no puedo tener la música en aleatorio, no puedo estar escuchando a Juan Gabriel y de pronto cambiarme a Enjambre o cosas así.

Tengo que sentir todo el feeling de las canciones, por ejemplo, si tengo ganas de escuchar mi disco favorito de Enjambre, Proaño, lo escucho todo completo, no me salto nada y así es como creo que la gente debería escuchar Kymojasaky.

Nosotros acomodamos las canciones en ciertos niveles, así como lo sentíamos y del modo en que las masterizamos, porque también lo hicimos en cierto orden, siento que se tiene que escuchar así.

Empezamos con un punch superfuerte, con Planetas, y luego nos fuimos a Tenshi, una canción más bailable, le fuimos bajando un poquito la agresividad y de ahí nos fuimos a lo supermeloso con La Flor Mexicana, que creo que es la canción más melosa que tenemos, y terminamos con lo que llamamos la canción más importante de Flamél: Ciudad del Sol, que es una canción muy personal para nosotros tres, es de las pocas canciones que hemos escrito juntos, nos sentamos a escribir letra por letra y siento que cierra nuestra entrega muy bien, porque la hicimos de corazón, pensando bien.

Después, las remezclas las pusimos en el mismo orden, y Tenchi tuvo dos porque fue la cancioncita más fuerte del EP, así que le quisimos dar más énfasis.

Yo siento que el disco se tiene que escuchar en orden para que sientan lo que sentimos nosotros al componerlo y sientan el mismo feeling que tenemos.

flamél kymojasaky

En el video de Ciudad del Sol se ven muchas calles desiertas, carreteras con muy pocos autos, y de pronto la letra conduce a escapar de esto que vivimos. ¿Cómo fue grabar así?

Es algo muy triste porque, en general, la ciudad es muy activa. No somos tantos como en la Ciudad de México o Guadalajara, o Nueva York, pero Juárez es una ciudad que va en ascenso, y sí se ve este efecto pandemia y lo vivimos de primera mano.

Ahorita se me hace imprudente que la gente esté yendo a los centros comerciales, esos sí se ven llenos, así como las tiendas, y están ahí comprando cosas, pero cuando nosotros grabamos el video no había nadie más.

En sí, la ciudad es muy amplia, no está muy empalmado todo, cada establecimiento tiene su espacio, no como cuando vamos a la Ciudad de México, en donde sentimos que no cabe ni un coche más, se nos hace inmenso todo, con muchísima gente y edificios, pero acá hay un poco más de paisajes y se ve más vacío.

¿Qué representó esta pandemia, artísticamente, para Flamél?

Para nosotros no hubo pausa, en general tuvimos mucho trabajo, cosas que promocionar… Aunque no pudimos tocar en vivo, nos pudimos aventar unos lives en Instagram, en Facebook, y muchas entrevistas, festivales en formato digital, pero cuando empezó la pandemia si pensamos en no vernos porque sería imprudente, pero teníamos que seguir trabajando porque ya teníamos este proyecto hecho y sería como tirar todo nuestro trabajo a la basura.

Siento que esto sí nos abrió más la mente, no en lo artístico, quizá solo en lo personal, en lo humano, vimos qué tan frágil es la humanidad. Llegó este virus que nadie conocía y en menos de dos meses ya estábamos en pandemia.

Creo que esto va a cambiar nuestra forma de vivir, lo que también afectará nuestro lado artístico, vamos a escribir diferente, quizás con más pasión, porque tal vez antes no le dábamos la misma importancia a la vida, así que siento que los lados políticos y de vida nos están influenciando un poco más, nos abrimos más a nuestro lado humano y nos percatamos más de lo que está pasando alrededor de nosotros, para no dejar que otras personas tomen decisiones que nos conciernen.

¿Qué obsequios le pedirías a Santa Claus o a los Reyes Magos, además de que finalizara la pandemia?

Yo viví mi infancia en El Paso, Texas, y ya después mis papás me movieron a Juárez, como que nada más me tuvieron en El Paso para que fuera ciudadano, muchos le hacen así. (Risas)

Mi identidad se creó en El Paso, pero mis papás son juarenses a mucha honra y siempre tuvimos muchas tradiciones norteamericanas, por ejemplo, festejamos el Thanksgiving, y le pedíamos al Santa Claus, no a los Reyes Magos, ni sé muy bien qué día vienen ellos porque no les pedía, pero eran tradiciones muy bonitas.

Si fuera algo material, yo creo que sería una nueva guitarra (risas), una Rickenbacker. De hecho, varias canciones las grabé con la Rickenbacker de Jim Ward, el vocalista de Sparta. Ojalá Santa Claus me la puedo traer.

Y otro regalo, porque a mí me daban a elegir tres, sería que el Kymojasaky se expanda a otros lados, que la gente le dé la oportunidad, porque es un trabajo de dos años hecho con mucho amor, muchas ganas, mucha intensidad, y siento que ahí demostramos el tipo de personas que somos, muy perfeccionistas, por eso lo trabajamos dos años, y ahí está el resultado final, es lo que nos salió del corazón, es lo que sentíamos en ese momento, y me gustaría que la gente lo conociera, que llegue a más oídos y que más gente nos vaya siguiendo.

Y el tercer regalo (risas) sería sacarles música nueva ya. Estamos trabajando en eso y espero que les guste igual que el Kymojasaki, que ha tenido buena respuesta.

Pronto tendrán más música. Se nos fue atrasando un poquito con la pandemia, porque los planes no sales como uno espera, pero ya estamos empezando a componer otra vez y ya mero nos volvemos a encerrar en el estudio para seguirles entregando música aún mejor que el Kymojasaky para que la escuchen, esperemos que les guste.

La Ciudad del Sol es nuestro tema más importante porque habla de algo en lo que quizás mucha gente se pueda identificar, cuando debes irte de tu ciudad para superarte y te da miedo porque no habrá quien te ayude, y eso es una constante aquí en El Paso, que, valga la redundancia, es una ciudad de paso, la gente nada más llega y se va, igual los artistas, y siempre tienes esa noción de salirte, de que si sigues en El Paso no vas a triunfar o te vas a quedar estancado, y así nos sentimos por un momento, pero también nos dimos cuenta que es nuestra ciudad y no podemos negar nuestras raíces, ni de nuestras raíces mexicanas, por eso escribimos en español, nuestros papás son mexicanos y entre nosotros hablamos español, pero todo lo hacemos con nuestra cultura chicana, aunque a veces se me traben las palabras porque no nos acordamos cómo se dice algo, y no porque queramos ser payasos.

De eso trata Ciudad del Sol del miedo de tener que irte a otro lugar, de sentir esa impotencia, pero tenemos que recordar nuestras raíces. Vean el video, la verdad es que está muy bien hecho. Nosotros grabamos las escenas y nada más se las mandamos al artista con el que hemos venido trabajando, Edgar, aunque le dicen Maple, y el arte del EP, hermosísimo, lo hizo mi artista favorito de Jellyfish Collective, que también hizo la portada de Planetas, y se ve que le metió corazón, como nosotros, ahí si quieren checar su trabajo está en Jellyfish Collective, son muy talentosos.

Aquí te dejamos el espectacular video de Ciudad del Sol, el flamante estreno que Flamél nos ha traído para cerrar este 2020.

Deja un comentario