Con la llegada de música y películas por stream, era solo cuestión del tiempo para que los videojuegos por internet se unieran a la tendencia.

Los consumidores buscan inmediatez y el poder llegar a casa a conectarte a internet y poder jugar resulta bastante atractivo.

Y es que la red virtual alberga una gran cantidad de posibilidades para el entretenimiento. Solo se trata de buscar lo que quieres y ponerte a jugar.

Ya sean videojuegos de disparos, estrategia en tiempo real, casinos online o juegos de mesa virtuales, las opciones son, prácticamente, infinitas.

Desde hace algunos años, esto ya se veía en pequeños sectores. ¿Recuerdan Yahoo Games? Un sitio donde podías jugar ajedrez, dominó o batalla naval con otros usuarios e incluso existía un tablero de puntaje donde te mostraba en qué posición te encontrabas a nivel mundial.

Luego, un siguiente paso fue para Microsoft y Xbox Game Pass, el cual funciona a manera de Netflix pero de videojuegos.

Llegas a casa, enciendes tu consola y en lugar de ver un catálogo de películas o álbumes de música, se te muestra una lista de videojuegos de casinos, con temáticas atractivas y entre los que no faltan los clásicos juegos de la ruleta, los tragamonedas o el bacará. Para comenzar a jugarlos existen muchos sitios en línea donde puedes hacer esto sin hacer toda una odisea previa de ir a un casino tradicional de salas extensas, o a plazas comerciales a buscar el juego y todavía ser paciente en los traslados. En definitiva, Los tiempo han cambiado.

videojuegos por internet

Ya no es necesario ir a una tienda física y comprar el juego. Ya no es necesario ahorrar una cantidad considerable de dinero para comprar solo un título, sino más bien pagas una membresía por tener acceso a un amplio catálogo.

La respuesta ha sido favorable y ahora otro gigante de la industria se une a la tendencia: Google.

La multinacional que tiene su cuchara metida en muchas industrias, pero principalmente en internet, software y tecnología, ha anunciado su incursión en los videojuegos.

Stadia se llama su sistema muy similar a Spotify o Netflix, y a diferencia de lo que hace Xbox Game Pass, aquí no se necesita una consola para jugar; solo una veloz conexión a Internet y un control.

Esta iniciativa promete mejoras como resoluciones máximas, estabilidad, crossplay e integración con YouTube para aquellos que gustan de transmitir su jugabilidad.

Sin duda una jugada arriesgada pero atractiva para nosotros como consumidores de juegos en línea.

La tendencia va a la alza. Cada vez más usuarios buscan opciones nuevas de entretenimiento desde la comodidad de su hogar y solo nos queda estar a la expectativa y dejarnos sorprender por estas nuevas mecánicas de juego.

¿Y tú qué opinas?

Deja un comentario