Publicidad

Ely Guerra celebró 20 años de carrera artística con una reinvención de su música y una serie de íntimos conciertos que ofreció en diferentes ciudades. El Teatro Metropolitan gestó el final de El Origen.

Fotos: Lulú Urdapilleta

Pensaríamos que El Origen era un único show planeado, pero pareciera que se trata más de conciertos individuales, cada uno con su propia trama, personajes y canciones que acompañan los momentos dramáticos.

El año pasado, Ely Guerra, en su debut de El Origen habló sobre una relación de pareja y la analogía con las cuatro estaciones del año. Fue un concierto íntimo, semiacústico y lleno de reflexiones del amor, la vida y el dolor.

Ahora, en su cierre, la historia fue similar, las etapas del enamoramiento, la ruptura, el dolor y el consuelo. Pero las analogías iban hiladas de acuerdo a la canción que iba a cantar.

“Estoy enamorada, hay manos nuevas que tocan mi ser”

Cantó el Peligro de conocer a una persona nueva y comenzarse a enamorar. Nuevos ojos, nueva piel, nuevas manos. Complementó la primera fase de enamoramiento con Tu Boca, al expresar a su personaje ¿ficticio? que tiene labios de saber besar.

Ely Guerra cierra un ciclo de renovación, El Origen llegó a su fin 10

Después de todo lo que te imaginas pero no ha pasado nada. Viene el acuerdo entre ambos seres. Prometo Ser el cielo azul y te cuidaré. Dice Ely que a veces te sientas frente al mar y ves la marea y confundes las cosas divinas con las cosas del mundo.

Su único acompañante sobre el escenario, Nicolás Santella sobre el piano, musicalizando la historia de un amor que estaba a punto de perder. Sublimes notas, un paisaje sonoro que contaba su historia aparte, a través de la melodía.

De repente un Ángel de Fuego llega y ella ya no puede resistir. Habla de liberación pero entra a un huracán de emociones. Los aplausos se hacen presentes entre cada canción. Ely feliz, sonriente, carismática y al momento de volver a cantar se convierte en la protagonista de la historia.

“Crecí espiritualmente y sigo siendo sexual, pero en medio de ese calor, a mí ya me dio frío”

Y es que Tengo Frío a mediodía. La relación ya no es igual. Ambos se aman pero un orgullo se interpone. Nadie quiere ceder. La voz de Ely va de arriba para abajo, a veces a susurros, a veces con intensidad.

Ely Guerra cierra un ciclo de renovación, El Origen llegó a su fin 11

De repente alguien del público grita ¡te amo! a Ely. Ella voltea y contesta: No saben lo que dicen cuando dicen te amo, ¿qué vas a hacer si te caigo esta noche en tu casa? La gente ríe, otros reflexionan, ¿qué harías?

Qué triste fue decirnos adiós, porque El Triste dicen que soy yo o algo así va la canción que tanto conocemos y que tantas veces hemos cantado ya avanzada la noche, rodeado de amistades o en solitario, pero siempre con alcohol a la mano. Ely la interpretó a su estilo y el resultado fue emotivo; el significado como una daga al corazón.

Las risas, el llanto y las canciones avanzaron. Hubo un interludio donde Nicolás se aventó un solo de piano y el público, en un arranque de valemadrismo, se puso a platicar. No era Ely Guerra, no les importó. Una tristeza no valorar el talento ajeno, solo porque no es famoso.

El interludio fue como si el tiempo hubiese pasado y las heridas del corazón comenzaran a sanar. ¿Por qué tendría que llorar por ti? El proceso hacia la sanación había comenzado.

“Y aún estando más allá, siempre nos queremos. Aprendes a perdonar y aprendes a soltar”

Quizá la historia no tuvo un final feliz, pero ella mismo lo dijo: todo mal, pero todo bien. La fase de aceptación ha comenzado. Te regalo mi sol, mi luz, Mi Playa.

Ely Guerra cierra un ciclo de renovación, El Origen llegó a su fin 12

La gente aplaudió de pie. Ely Guerra se fue después de contarnos la vida del amor. Regresó para cerrar con broche de oro: Ojos Claros, Labios Rosas y Quiéreme Mucho.

En este juego de la vida existes primero tú, luego tú y después tú. Es en el dolor donde sabemos crecer.

En un final conmovedor, Ely Guerra cerró un ciclo con una canción de consolación a capella para el amor, el odio, la tristeza y la vida en general. Vale que tengas tiempo para soñar, para sentirte feliz, para sentirte infeliz, para sentir el dolor y sentir el amor, porque la vida es así.

Ely Guerra es una artista en toda la extensión de la palabra. Sabe transmitir lo que sucede en su cabeza y en su corazón y sabe cómo darle diferentes formas para lograr conectar con su público.

Ely Guerra cierra un ciclo de renovación, El Origen llegó a su fin 13 Ely Guerra cierra un ciclo de renovación, El Origen llegó a su fin 14 Ely Guerra cierra un ciclo de renovación, El Origen llegó a su fin 15 Ely Guerra cierra un ciclo de renovación, El Origen llegó a su fin 16 Ely Guerra cierra un ciclo de renovación, El Origen llegó a su fin 17 Ely Guerra cierra un ciclo de renovación, El Origen llegó a su fin 18

Deja tu comentario: