Se vivió una noche llena de entusiasmo y emoción en el Auditorio Nacional con la presentación de Arcade Fire, banda canadiense que vino a promocionar su último álbum Everything Now y de paso nos dio un recorrido por su material pasado.

La noche comenzó con Bomba Estéreo, banda telonera que lamentablemente no recibió mucha respuesta por parte del público, quienes apenas se acomodaban o esperaban afuera de las puertas para beber una cerveza o comer un snack.

Ya acercándose las nueve de la noche las luces se apagaron y ahora sí todos comenzamos a emocionarnos por ver a una banda muy querida por gran parte del público mexicano. Chumel Torres salió para anunciar y darle la bienvenida a la banda, o eso creemos que era su propósito porque su micrófono tenía el volumen muy bajo.

Arcade Fire salió entre los pasillos del público, como si de boxeadores se tratara y subieron a un escenario con cuerdas para comenzar con Everything Now, canción de su última producción y que a todos, desde nuestros lugares, recibimos positívamente.

No es la primera vez que Arcade Fire nos visita y es apreciable que cada vez que lo hacen planean y organizan algunas sorpresas durante su tour y esta vez no fue la excepción.

En Ocean of Noise, por ejemplo, la parte final fue cerrada con mariachis en vivo. Un gran detalle para nuestro país. También, por otro lado, Win Butler leyó en español que una parte del dinero de la venta de boletos sería donado a afectados por el terremoto que vivimos el pasado 19 de septiembre en la ciudad de México.

El gesto fue ovacionado y nos resulta chingón que una banda como Arcade Fire está al pendiente de sus fans de cada país.

La fiesta siguió en el Auditorio Nacional con clásicos coreados como No Cars Go, Intervention y The Suburbs.

Para Sprawl II, una bola de discoteca iluminaba al público y todos bailamos mientras Régine Chassagne nos deleitaba con su hermosa voz.

A lo largo de todo el concierto había diversión y baile tanto en el público como en el escenario. Los músicos se paseaban por todos lados, iban y venían, interactuaban con el público, brincaban y aplaudían. Era un desorden sincronizado, porque a pesar de que cada integrante disfrutaba a su modo, jamás fallaron con alguna mala nota y cumplían sus tiempos al entrar o salir con alguna melodía.

Para Reflektor hubo unos visuales impresionantes donde se mostraba la figura de David Bowie, porque es bien sabido que él participó en ese álbum y eran muy buenos amigos, así que el tributo no faltó en esta ocasión.

El público siempre coreando las canciones y eso emocionó a Arcade Fire, quienes tocaban con más energía sus canciones. Everything Now es un álbum que se disfruta y aprecia mucho mejor en vivo.

Hubo un encore y a su regreso vistieron las clásicas chamarras de moda con la leyenda “Mexico is the shit”.

Si la apertura fue fenomenal, el cierre fue impresionante, con Wake Up coreado por todos y que al final acompañaron los mariachis con dicha melodía mientras la banda se despedía del público entre los pasillos del Auditorio.

Arcade Fire se mantiene vigente y se visualiza una larga trayectoria llena de éxitos. Sabemos que volverán pronto con más sorpresas bajo el brazo.

Setlist

Everything Now
Signs of Life
Here Comes the Night Time
Chemistry
Haïti
No Cars Go
Electric Blue
Intervention
Ocean of Noise
Neighborhood #1 (Tunnels)
The Suburbs
The Suburbs (Continued)
Ready to Start
Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)
It’s Never Over (Oh Orpheus)
Reflektor
Afterlife
Rebellion (Lies)
Creature Comfort

Encore:

Put Your Money on Me
We Don’t Deserve Love
Everything Now (Continued)
Wake Up

Deja un comentario