El cartel del Corona Capital 2017 denota tintes selectos de pretensión, sobre todo en los grupos que aparecen en la cima, remarcados en negritas; prometiendo llevarse toda nuestra tristeza y desilusión que otras ediciones han ido zanjando.

Por: @diegovazzquez

Mientras una horda llena de sentimientos encontrados, buscando esa imagen perdida de sus años vehementes, corre para declarar un sold-out del Corona Capital 2017 con una osada pero penosa rebeldía al sonido de Holiday, otra buena parte de sus recurrentes asistentes siente ese hueco en el pecho, tratando de plantar los pies sobre la tierra con múltiples dudas típicas de la melomanía, cruz que ellos mismos deciden cargar en cada edición.

Demasiado injusto es criticar al azar, basta con un momento de serenidad para llegar a ese cautivo momento de reflexión que recae sobre cada miembro del elenco. La fe mantiene una llama encendida, que año con año, cartel tras cartel puede encenderse o apagarse.

Nos encanta difundir esa sensación reconfortante que solo la esperanza puede dar: Bandas que brindan benevolencia al Corona Capital.

The Japanese House

El Reino Unido es conocido por su fuente inagotable de calidad cultural. Siempre dejando una brecha de ambición musical. Haciéndonos creer que siempre se puede alcanzar un nuevo peldaño, esta ocasión nos invade la ansiedad por descubrir ¿Qué o quién?

La respuesta está detrás de este ambicioso proyecto, desenvolviendo un juego jerárquico para el crítico común. Amber Brian es la respuesta a muchas incógnitas respecto a la creación de nuevas conceptos musicales. Es demasiado pedir que no refleje en cada EP una inmensa cantidad de inquietudes, lógicas de los 21 años. Gratitud por su alma llena de British pop, retomando un hilo negro enredado en un sintetizador de los años 90s.

Palmistry

Cuando alguien menciona Dancehall nos remontaría a una escena jamaiquina colorida llena de connotaciones socioculturales… quitemos la primera parte y agregamos lo-fi Irlandés extraído de los años 70s. Es muy probable que dicha mezcla archive algunas glorias en la conciencia musical.

Dejando una lista llena de detalles fácticos en su último material: PAGAN (2016), el cual está inspirado en remembranzas de las múltiples enseñanzas teístas de sus padres, dejando a un lado la pretensión de un propósito simbólico que recae sin ninguna pena en el ateísmo, da paso a una orbe de ideas neutras y agradables a un paladar sediento de nuevas doctrinas.

Ángel Olsen

Tras una larga y desgastante lista de: aciertos, conflictos, derrotas, aseveraciones y contradicciones con la esencia de un ser humano (ello, yo y super yo), decidió buscar y reencontrarse, dándole valor al género que tanto admira: Folk.

Madurando las múltiples referencias de County Francés para reunirlas en una plataforma que augura un largo proceso mitigante. Dejando atrás esa pesada carga del que dirán, abre una ventana en la que podemos avizorar la concentración total de un cuerpo, alma y mente.

The Shins

Ver una luz en una pequeña rendija al amanecer, después de haber pasado una noche de ensueño, sensación casi indescriptible pero comparable con del Dream Pop. Vivir enamorado de este despertar parece una tarea fácil y bastante formidable; John Mercer (vocalista/compositor y líder) no opina lo mismo, ya que sus compañeros han sido sustituidos en más de una ocasión, pero como si se tratase de una visión genocida, siempre regresa con un fichaje digno de un nuevo álbum.

El solo intento de entender una mente indulgente con sus creaciones, pero muy vulnerable a los paisajes entreclaros, es una tarea digna de una nominación al premio Grammy, título que les fue arrebatado por The White Stripers en 2008.

Mystery Jets

Encontrar los matices perfectos en la potencial inestabilidad del post-punk, que ha orillado a muchas bandas a bajarse de este tren, para enfrentarse con una falsa realidad que las vacas sagradas representantes de este género han causado.

Tener altas expectativas es un problema sobre todo cuando al pasar de los años encuentras ese vacío que la era comercial ha ido sembrando. Afortunadamente los británicos siempre aparecen para salvar la escena, como si fuese un cuento de eterna melancolía, esta banda la tomo como estandarte para cruzar un río cubierto de neblina en donde sus colegas desertaron.

Parson James

El choque de generaciones es inevitable, una de las consecuencias puede ocasionar la construcción de una torre de irreverencia contemporánea que tarde o temprano la siguiente generación terminara derrumbando.

Parson, decidió tomar este riesgo, enfrentando las responsabilidades, tripulando una era Millenial (positivamente), manteniendo los ojos fijos en ese puesto tan ansiado: Capitán definitivo de esa era.

Deja un comentario