Publicidad

El pasado sábado primero de octubre Vetusta Morla se presento en el Pepsi Center WTC, donde nos trajo su show para presentar su nuevo disco, Cable a Tierra.

vetustam

Vetusta Morla se ha posicionado en los últimos años como una de las bandas mas importantes e influyentes de la escena española. Luego de su formación, en el 2008, lanzaron su primer material discográfico Un día en el mundo. A lo largo de su trayectoria han sabido mantenerse fieles a la idea que los une, el amor por la música.

El pasado miércoles 28 de septiembre, tuvimos la oportunidad de estar en la rueda de prense previa a este show en el Pepsi Center, donde nos compartieron muchas de las ideas que como banda los ha mantenido a flote, justo el amor de que su música pueda transmitir emociones únicas en cada persona, como alguna vez a también ellos los a logrado tocar. Ahora como agrupación lo que buscan es dejar esa marca en los demás.

Para Vetusta Morla, es mas importante estar presente en lo momentos importantes de sus seguidores que los numero, que vaya que son buenos numero los que la banda posee en las diferentes plataformas digitales. Pero mencionan que les gustaría saber mas que cuantas reproducciones tiene una canción suya en Spotify o YouTube, quisieran descubrir cuantas personas han llorado con tal canción, cuantos besos se han dado mientras alguien tiene de fondo su música, a quien la magia de Vetusta Morla ha sacado de algún lugar oscuro.

Y es que a decir verdad, el pasado sábado primero de octubre, pudimos comprobar esto. El Pepsi Center estaba lleno de personas deseosas por ver y escuchar a Vetusta Morla. Pues luego de tanto tiempo en pandemia un concierto de tu banda favorita es lo que todos necesitamos, y mas con los chicos de Vetusta Morla, quienes han tenido la mala fortuna de perder dos presentaciones en la Ciudad de México debido a dos pandemias, la primera la de influenza haya por el 2009 y la segunda por el COVID – 19, en 2020, y ambas en él Vive Latino.

Así que para los fanáticos de Vetusta Morla ya era hora de poder disfrutar un show como es debido, en un recinto donde las personas puedan estar de pie, bailando y brincando de felicidad.

Cable a Tierra fue el protagonista de este espectáculo, el álbum publicado el pasado 25 de noviembre estaba a unos cuantos días de cumplir años.  En ocasiones uno espera que cuando hay gira de nuevo álbum, los seguidores aun no están totalmente familiarizados con el material, pues aprenderse 10 canciones nuevas no siempre es tarea fácil. Pero quiero decir, que a titulo personal quede impresionado con el amor que la gente de la Ciudad de México tiene por la banda española. Pues como si de una misma persona se tratara se canto La Virgen de la Humanidad, que es una canción preciosa, tanto Vetusta Morla como sus fanáticos se conectaron desde la primera canción.

Otra canción que logro esa unión entre el público y Vetusta Morla fue Puñalada Trapera, que se notaba a leguas el dolor con la que muchas personas la cantaron, siempre nos sorprenderá la mágica que tienen algunas bandas tiene para hacer llorar a sus seguidores, de alegría o en este caso de tristeza.

Cuando uno piensa en Cable a Tierra como disco, se le viene a la idea que estamos reconectado después de esta pandemia. Los chicos de Vetusta Morla nos confesaron que para ellos siempre es necesario estar volviendo a conectar. No solo por el COVID – 19, si no que todos pasamos procesos difíciles a lo largo de nuestras vidas, y mas allá, de lo vivido con esta situación global, cada uno de nosotros pasamos por cosas buenas y malas, pero siempre es necesario regresar para encontrarnos.

Vetusta Morla dio un show impecable y aunque ellos aclararon que situación de su nominación en los Premios Grammy Latinos no lo quieren ver como una competencia. Entendemos perfectamente porque están nominados a mejor álbum de pop/rock este año.

Esperemos que Vetusta Moral nos regale pronto otra presentación así de magnifica. Pero cuéntanos ¿Estuviste presente este primero de octubre? ¿Cuál fue tu canción favorita?

Deja tu comentario:
Amamante de disfrutar al máximo lo que la vida tiene para ofrecer, bueno o malo.