Publicidad

Rammstein la rompe con 3 días de pirotecnia, fuego y sonidos perfectos en su gira Amerika Stadium Tour en México 2022.

RammsteinShow_ForoSol

Después de una larga espera el público mexicano pudo disfrutar de una serie de conciertos con un espectáculo explosivo de primer nivel que sacudieron cerca de 12 km de distancia entre ondas sonoras y pirotecnia monumental.

Llegó el día de ver a Till Lindemann, Richard Z. Kruspe, Oliver Riedel, Paul Landers, Christian Lorenz y Christoph Schneider una vez más en México. Como bien sabrán la postergación de los conciertos de Rammstein por dos años fue a causa de la pandemia de COVID-19, pero valió la pena cada segundo del concierto.

Las presentaciones de la banda se llevaron a cabo en el coloso de Iztacalco, Foro Sol, que sirvió como emisor de ondas a 12 km de distancia de la gira Amerika Stadium Tour, este fenómeno fue reportado por los vecinos que estaban disfrutando del concierto que se escuchaba muy nítido hasta sus hogares.

Paz y baile.

Rammstein_Show_ForoSol

Hasta este momento cumplían, pasaron los vendedores de cervezas, dulces y comida que esta buena, pero siento que los precios ya están un poco manchados.

Se proyectaba en las pantallas que la cámara enfocaba a Till Lindemann, Richard Z. Kruspe, Oliver Riedel, Paul Landers, Christian Lorenz y Christoph Schneider, la guitarra de Richard Z. Kruspe anunciaba Puppe como la siguiente rola, un ambiente pasivo, pero no por mucho tiempo porque la batería de Christoph Schneider daba paso a que Till Lindemann cantara “Und dann reiß’ ich der Puppe den Kopf ab” en un escenario verde.

El teclado de Christian Lorenz ponía un ambiente tétrico y fue para que Till Lindemann se diera unos topes con un poste, acción tomada ya en otros conciertos para dar inicio a Heirate mich del álbum Herzeleid lanzado en 1995.

El fuego una vez más se hace presente en el escenario em sincronía con el coro que cerró con estrepitoso cierre envuelto en un grito épico de Till Lindemann. La gente sabía de lo buena de esta interpretación y corearon “Rammstein, Rammstein, Rammstein”… esto solo dio inicio a Zeit en un ambiente más relajado con colores azules.

Rammstein subía más de intensidad cuando una cabina de DJ se eleva por la torre del escenario para dar las primeras notas del inicio de Deutchalnd lanzado en 2019 y con él escuchamos el clásico grito de club de música electrónica haciendo que todos siguieran las indicaciones del DJ.

Uno a uno los integrantes salieron portando trajes de luces para seguir la onda de la rola y con ellos la improvisación de un baile que quedo marcado en la mente de los asistentes. Después la versión original con un show de luces impresionante.

El escenario se tornó blanco y con él, suena el sintetizador de Christian Lorenz anunciando Radio, que prendió a los asistentes al evento que corearon, aplaudieron y cantaron el coro a todo pulmón.

Llegó el turno de Mein Teil y con el Till Lindemann sale al escenario con un caldero y vestido de chef, en el interior estaba Christian Lorenz para ser cocinado. Inicia la rola lanzada en 2004 en el álbum Reise, Reise. En esta parte del concierto Till Lindemann saca un lanzallamas para cocinar al pobre Lorenz. Al no poder cocinarlo con ese lanzallamas pide una maquina de fuego más grande y con la pirotecnia en el escenario.

Se esta poniendo bueno esto, suena Sonne del Mutter, el escenario se torna rojo y las seis torres de más de 20 metros empiezan a emanar llamaradas a tal grado que el frío que se sentía en el concierto quedó reducido a nada para dar paso a una ola de calor que se sentía tanto en pista como en las gradas, sentí que se quemaba mi barba. ¡Empieza lo bueno!

Y me pregunté, ¿A qué hora soltarán el kraken?

Sale del caldero Christian Lorenz para dar inicio a la siguiente rola, empieza con un beat cansado, después empieza a tomar forma y se escucha un beat por todos conocido, Christian Lorenz empieza a subir las revoluciones y constatamos que efectivamente era Du Hast lanzado en el álbum Sehnsucht en 1997 y por la cual la banda es muy reconocida a nivel mundial.

Todos los presentes la corearon, se unieron a la fiesta de Rammstein que nos daba en el coloso de Iztacalco, el Foro Sol había sido profanado por sonidos lúgubres con armonía y un glorioso sintetizador, el punto sublime del concierto fue escuchar al unísono las miles de voces corear Du Du Hast Du Hast Mich, en ese momento pirotecnia salió del escenario y bengalas salieron del escenario para dirigirse a las torres de la pista y estas responden con otras que regresan al escenario para explotar, al cierre de la rola el fuego vuelve y pone en llamas el escenario así como las torres, sin duda un espectáculo de primer nivel.

La gente sabe que es un momento épico en el Foro Sol, al finalizar esta rola viene la calma, un relax para echarse una chela y una pizza. Todos corean “Oé Oé Oé Oé… Rammstein, Rammstein”. En las pantallas salen imágenes de los presentes y no podía faltar el clásico chichis pa ́la banda.

Curioso y chistoso ya que al enfocar a un hombre todos abuchean al enfocar a una mujer todos gritan alentando el tradicional grito. La cámara enfocó a un chico con máscara de catrín y se llevó los aplausos del público, pero al enfocar la bandera nacional todos explotaron de emoción gritando “México, México, México”.

Los integrantes de Rammstein aparecen en una torre junto con el Dúo Jatekok para rifarse un palomazo, la rola elegida fue Engel para que en versión acústica con piano deleitara a más de 65,000 asistentes.

Tomaron unas balsas para que se transportaran entre el mas de gente al escenario mientras el Dúo seguía interpretando la rola, fueron cargados como dioses y recibidos en el muelle por Till Lindemann que encabezaba el paso en el mar de manos de los fans.

La magia seguía en el recito y empiezan a sonar los primeros acordes de Ausländer que con un show de luces espectacular y sonido nítido demuestran porque es un espectáculo visual y sonoro que no debes perderte.

Ya estábamos más allá del bien y del mal, todos estaba permitido para la banda incluso que terminaran el show, pero nos regalaron unas piezas más y conectaron con los presentes al tocar Du riechst so gut del Herzeleid lanzado en 2020, el escenario se pintó de verde las torres emanaban luces sacadas de una película de ficción y todos estaban cautivados.

Enseguida la banda nos regala una joya más del Liebe ist Für Alle Da del 2009 y enseguida la rola Rammstein de 1995 con pirotecnia y mucho fuego en el escenario, sin duda un gran detalle para los que tenemos y aun rato de seguir a la banda.

Ya cansados de cantar y corear suena al Ich Will del Mutter lanzado en 2001 con la que pudimos ver una perfecta sincronía de pirotecnia y armonía musical que finalizaron con fuegos artificiales que cubrieron el cielo del foro sol.

Una última rola por parte de los teutones suena Adieu del Mutter para poner punto final al concierto con llamas emitidas desde las torres y el escenario anunciando el épico cierre del concierto, por cierto parecía que se quemaba una parte del escenario.

Los integrantes de Rammstein se despiden de los presentes entre aplausos mientas suena Sonne del Duo Jatekook y suben por un elevador que los lleva a la cúspide me faltaron muchas rolas por escuchar pero lejos de eso fue un buen espectáculo, incluso me atrevo a decir que es el mejor que he visto en 10 años.

Ya estábamos por retirarnos cuando Till Lindemann dice “Quiero Más”, las masas sabían que querían más y se escuha entre los presentes, Puta Puta Puta, Till vuleve a decir, “Quiero más” “Más Alto” y todos gritaban, sabían que esa era la rola esperada, la rola que todos podríamos cantar de principio a fin sin preocuparnos de la mala pronunciación que podría invocar un demonio maligno, estábamos ahí y todos sabíamos que era el momento preciso.

Suenan las trompetas y no las del fin del mundo, suenan las trompetas y todos se vuelven locos, suena en los parlantes Till Lindemann del álbum Rosenrot lanzado en 2005. Todos cantamos, todos bailamos, todos disfrutamos y si señoras y señores todos convivimos en un ambiente mágico, musical, lleno de energía y buena música que tuvo como resultado saldo blanco. La verdad estuvo muy chingón.

¿Cuéntanos tus impresiones del concierto?

Paz y baile.

Rammstein_Show_ForoSol

A las 7 en punto empiezan las instrucciones de Protección Civil, todos a la expectativa de que iniciara el show. Pasaba el tiempo y las localidades del general de pie y gradas se van agotando.

Los fans empiezan a llegar y a cubrir los espacios del Foro Sol. Las gradas se empiezan a llenar con camisetas negras, estoperoles, chamarras de piel negras, y outfits dignos de una película de MadMax con paliacates con calaveras.

Ahí les va una pequeña pero nutrida remembranza de lo vivido por parte de Bizarro FM el 2 de octubre de 2022 en el coloso de Iztacalco.

A las 7:30 pm salen al escenario montado en una torre las encargadas de abrir los tres conciertos de Rammstein, las francesas Dúo Jatekok, Nairi Badal y Adelaïde Panaget con sus pianos y una propuesta musical diferente a la esperada que a ojos de muchos fans pensaron que escucharían un género musical similar a Rammstein, pero quedaron cautivados con las interpretaciones del dúo francés de su más reciente álbum Dúo Jatekok plays Rammstein.

Abren con Engel, Sonne y un momento épico cuando interpretaron Mein Hertz Brennt como una forma de calmar la sed de música explosiva y mosh a través de una interpretación magistral con piano que fueron calentando los motores del preámbulo para la salida al escenario de los teutones.

Siendo las 20:10 pm se escucha en los parlantes del coloso de Iztacalco el segundo anuncio de protección civil, los fans se volvieron locos, todo el mundo gritaba y el ambiente era muy chingón.

Posteriormente se escuchaba el bombo y los fans explotan emocionados por la salida de la banda pero solo fue una forma de medir la emoción de las masas. No sale Rammstein, pero el ambiente en las gradas y pista se hace notar con la clásica ola que inunda cada espacio del recinto consagrado para recibir a los alemanes.

Se apagan las luces, y el logo de Rammstein se proyecta en la pantalla, lo acompaña un show de luces a un ritmo oscilatorio que es coreado por los presentes. Es un día perfecto, por fin se cumple el deseo de muchos para disfrutar de un gran concierto, de un gran ambiente y rolas que vuelan la cabeza.

Los teutones abren con Armee der Tristen de su más reciente álbum lanzado en 2022 titulado Zeit. Desde el inicio Rammstein muestra su poderío musical con letras profundas y guitarras épicas.

Zick Zack sería la segunda rola que interpretan los teutones y las luces que proyectan la pista se tornan azules y se escucha entre los presentes gritar a todo pulmón ¡Zick Zack!

Un silencio, todos esperando la tercera canción, de repente se escucha el golpeteo de una marcha militar y los de la vieja escuela ya sabíamos de lo que se trataba.

El escenario y las columnas se tornan de color rojo, llega Links del álbum Mutter lanzado en 2011 llegó con su poderío para que los presentes se unieran al unísono del ¡Links, zwo, drei, vier!

La noche apenas comienza, y con la cuarta rola la pirotecnia para dar paso a Sehnsucht lanzado en 1997. Los niños que asistieron al concierto tenían las mismas expresiones de los adultos al presenciar los fuegos artificiales.

Como dirían coloquialmente “solo fue la puntita” de algo mas rudo por venir…

Para la siguiente canción, aparecen en las pantallas 3 entes en alegoría a un culto por todos conocido, caen las banderas que cubrían una parte del escenario y suena Zeig dich del álbum Rammstein lanzado en 2019 y con el ¡empieza el fuego en el escenario!

Para la siguiente pieza musical eligieron Mein Herz brennt, lanzado en el Mutter. En esa rola nos trolearon porque cantábamos el preámbulo a los guitarrazos y se callaron dos veces para que después Till Lindemann tuviera una interpretación excelsa en un escenario tornado de rojo acompañado de un espectacular juego de luces.

Hasta este momento cumplían, pasaron los vendedores de cervezas, dulces y comida que esta buena, pero siento que los precios ya están un poco manchados.

Se proyectaba en las pantallas que la cámara enfocaba a Till Lindemann, Richard Z. Kruspe, Oliver Riedel, Paul Landers, Christian Lorenz y Christoph Schneider, la guitarra de Richard Z. Kruspe anunciaba Puppe como la siguiente rola, un ambiente pasivo, pero no por mucho tiempo porque la batería de Christoph Schneider daba paso a que Till Lindemann cantara “Und dann reiß’ ich der Puppe den Kopf ab” en un escenario verde.

El teclado de Christian Lorenz ponía un ambiente tétrico y fue para que Till Lindemann se diera unos topes con un poste, acción tomada ya en otros conciertos para dar inicio a Heirate mich del álbum Herzeleid lanzado en 1995.

El fuego una vez más se hace presente en el escenario em sincronía con el coro que cerró con estrepitoso cierre envuelto en un grito épico de Till Lindemann. La gente sabía de lo buena de esta interpretación y corearon “Rammstein, Rammstein, Rammstein”… esto solo dio inicio a Zeit en un ambiente más relajado con colores azules.

Rammstein subía más de intensidad cuando una cabina de DJ se eleva por la torre del escenario para dar las primeras notas del inicio de Deutchalnd lanzado en 2019 y con él escuchamos el clásico grito de club de música electrónica haciendo que todos siguieran las indicaciones del DJ.

Uno a uno los integrantes salieron portando trajes de luces para seguir la onda de la rola y con ellos la improvisación de un baile que quedo marcado en la mente de los asistentes. Después la versión original con un show de luces impresionante.

El escenario se tornó blanco y con él, suena el sintetizador de Christian Lorenz anunciando Radio, que prendió a los asistentes al evento que corearon, aplaudieron y cantaron el coro a todo pulmón.

Llegó el turno de Mein Teil y con el Till Lindemann sale al escenario con un caldero y vestido de chef, en el interior estaba Christian Lorenz para ser cocinado. Inicia la rola lanzada en 2004 en el álbum Reise, Reise. En esta parte del concierto Till Lindemann saca un lanzallamas para cocinar al pobre Lorenz. Al no poder cocinarlo con ese lanzallamas pide una maquina de fuego más grande y con la pirotecnia en el escenario.

Se esta poniendo bueno esto, suena Sonne del Mutter, el escenario se torna rojo y las seis torres de más de 20 metros empiezan a emanar llamaradas a tal grado que el frío que se sentía en el concierto quedó reducido a nada para dar paso a una ola de calor que se sentía tanto en pista como en las gradas, sentí que se quemaba mi barba. ¡Empieza lo bueno!

Y me pregunté, ¿A qué hora soltarán el kraken?

Sale del caldero Christian Lorenz para dar inicio a la siguiente rola, empieza con un beat cansado, después empieza a tomar forma y se escucha un beat por todos conocido, Christian Lorenz empieza a subir las revoluciones y constatamos que efectivamente era Du Hast lanzado en el álbum Sehnsucht en 1997 y por la cual la banda es muy reconocida a nivel mundial.

Todos los presentes la corearon, se unieron a la fiesta de Rammstein que nos daba en el coloso de Iztacalco, el Foro Sol había sido profanado por sonidos lúgubres con armonía y un glorioso sintetizador, el punto sublime del concierto fue escuchar al unísono las miles de voces corear Du Du Hast Du Hast Mich, en ese momento pirotecnia salió del escenario y bengalas salieron del escenario para dirigirse a las torres de la pista y estas responden con otras que regresan al escenario para explotar, al cierre de la rola el fuego vuelve y pone en llamas el escenario así como las torres, sin duda un espectáculo de primer nivel.

La gente sabe que es un momento épico en el Foro Sol, al finalizar esta rola viene la calma, un relax para echarse una chela y una pizza. Todos corean “Oé Oé Oé Oé… Rammstein, Rammstein”. En las pantallas salen imágenes de los presentes y no podía faltar el clásico chichis pa ́la banda.

Curioso y chistoso ya que al enfocar a un hombre todos abuchean al enfocar a una mujer todos gritan alentando el tradicional grito. La cámara enfocó a un chico con máscara de catrín y se llevó los aplausos del público, pero al enfocar la bandera nacional todos explotaron de emoción gritando “México, México, México”.

Los integrantes de Rammstein aparecen en una torre junto con el Dúo Jatekok para rifarse un palomazo, la rola elegida fue Engel para que en versión acústica con piano deleitara a más de 65,000 asistentes.

Tomaron unas balsas para que se transportaran entre el mas de gente al escenario mientras el Dúo seguía interpretando la rola, fueron cargados como dioses y recibidos en el muelle por Till Lindemann que encabezaba el paso en el mar de manos de los fans.

La magia seguía en el recito y empiezan a sonar los primeros acordes de Ausländer que con un show de luces espectacular y sonido nítido demuestran porque es un espectáculo visual y sonoro que no debes perderte.

Ya estábamos más allá del bien y del mal, todos estaba permitido para la banda incluso que terminaran el show, pero nos regalaron unas piezas más y conectaron con los presentes al tocar Du riechst so gut del Herzeleid lanzado en 2020, el escenario se pintó de verde las torres emanaban luces sacadas de una película de ficción y todos estaban cautivados.

Enseguida la banda nos regala una joya más del Liebe ist Für Alle Da del 2009 y enseguida la rola Rammstein de 1995 con pirotecnia y mucho fuego en el escenario, sin duda un gran detalle para los que tenemos y aun rato de seguir a la banda.

Ya cansados de cantar y corear suena al Ich Will del Mutter lanzado en 2001 con la que pudimos ver una perfecta sincronía de pirotecnia y armonía musical que finalizaron con fuegos artificiales que cubrieron el cielo del foro sol.

Una última rola por parte de los teutones suena Adieu del Mutter para poner punto final al concierto con llamas emitidas desde las torres y el escenario anunciando el épico cierre del concierto, por cierto parecía que se quemaba una parte del escenario.

Los integrantes de Rammstein se despiden de los presentes entre aplausos mientas suena Sonne del Duo Jatekook y suben por un elevador que los lleva a la cúspide me faltaron muchas rolas por escuchar pero lejos de eso fue un buen espectáculo, incluso me atrevo a decir que es el mejor que he visto en 10 años.

Ya estábamos por retirarnos cuando Till Lindemann dice “Quiero Más”, las masas sabían que querían más y se escuha entre los presentes, Puta Puta Puta, Till vuleve a decir, “Quiero más” “Más Alto” y todos gritaban, sabían que esa era la rola esperada, la rola que todos podríamos cantar de principio a fin sin preocuparnos de la mala pronunciación que podría invocar un demonio maligno, estábamos ahí y todos sabíamos que era el momento preciso.

Suenan las trompetas y no las del fin del mundo, suenan las trompetas y todos se vuelven locos, suena en los parlantes Till Lindemann del álbum Rosenrot lanzado en 2005. Todos cantamos, todos bailamos, todos disfrutamos y si señoras y señores todos convivimos en un ambiente mágico, musical, lleno de energía y buena música que tuvo como resultado saldo blanco. La verdad estuvo muy chingón.

¿Cuéntanos tus impresiones del concierto?

Paz y baile.

Rammstein_Show_ForoSol

Deja tu comentario:
Músico amateur, seguidor del Necaxa, artista gráfico independiente, lector principiante, gamer y melómano