El COVID-19 sigue siendo uno de los temas de mayor importancia en la actualidad, lamentablemente todos hemos sido víctimas directa o indirectamente de la pandemia, sin embargo, si hay una industria que está siendo golpeada de una forma brutal esa es la de la cinematografía nacional y la CANACINE intenta mantenerse a flote.

canacine covid

Sea el gremio actoral o el empresarial, el cine en nuestro país está viviendo tiempos de incertidumbre de una forma muy crítica; sobre todo al sentirse mucho más vulnerable ante otros giros comerciales que sí han tenido actividad con todo y la pandemia al ser considerados actividades esenciales.

Los restaurantes, comercios formales e informales, incluso el transporte público; si bien se entiende el concepto de comercio esencial, muchos de estos giros han demostrado comportarse en muchas ocasiones de forma bastante irresponsable con los señalamientos de sanidad.

Por lo cual la CANACINE, empresa que desde 1942 ha velado por el bienestar de la familia cinematográfica, pide en un comunicado sean más benevolentes con el sector fílmico, que durante este 2020 ha visto como sus recursos han ido de forma bastante alarmante a la baja.

Mediante un comunicado, la CANACINE exhortó a las autoridades mediante un comunicado a reblandecer las medidas en contra de los cines, ya que en palabras de la empresa, no existe un fundamento científico para probar que son un giro que ponga en riesgo a la sociedad, pese a no ser considerado como una actividad esencial, pero si ser básicos como un distractor en medio de la tragedia.

A casi un año del inicio de la pandemia de COVID 19, hoy podemos asegurar con extensos estudios científicos que les han sido entregados en distintas ocasiones a las autoridades, que los cines no tendrían porque estar cerrados, ya que NO son lugares de riesgo de contagio, se puede leer en la carta abierta de CANACINE.

El cine es una actividad que se realiza en silencio con muy poca interacción social; en las salas de cine es posible garantizar la distancia social, gracias a las butacas vacías entre asistentes y a que el aire se remplaza varias veces por función.

Más aún, diversos estudios que se tienen pruebas que al día de hoy, no hay un solo caso en el mundo que se ligue a un brote de contagio en una sala de cine.

La CANACINE intenta con este llamado a las autoridades y el público hacer que se volteé a ver una industria que está siendo golpeada en todos los sentidos; México ha sido uno de los mercados que mejor valorado tenía al cine y en la actualidad las perdidas de la industria cinematográfica representan un 96% de sus valores ingresados en años anteriores.

Los recortes presupuestales al sector cultural ya habían sido un tema que tenía en angustia a la familia del cine nacional, por lo cual el COVID-19 los tiene pendiendo de un hilo.

La gran pantalla en México pide en estos momentos de crisis un respiro, un tanque de oxigeno puro ante otra víctima del COVID-19; el cine es un paciente que está ya en fase terminal y necesita que el gobierno le apoye con un respirador artificial, el darles la oportunidad de poder estar en igualdad de condiciones es básico para sobrevivir.

Una industria que ha llenado de mucho orgullo, pasión, alegrías, esperanzas y pasión como lo es el cine esta muriendo, en México industrias como Cinépolis o Cinemex están llegando al límite al seguir sosteniendo los salarios de sus empleados.

No obstante, es una realidad que los momentos de la pandemia que vivimos hacen pensar sobre la trascendencia del cine en nuestra sociedad teniendo como bases la evolución del streaming, sin embargo es una realidad que la gente que vive de la magia del cine está haciendo magia para poder sobrevivir.

Deja un comentario