Súbanle a las bocinas para derretirse con el ruido de Black Sky Giant y su segundo álbum. Se trata de Planet Terror, un poderoso experimento de stoner y rock espacial.

black sky giant disco

Enigmáticos como pocos, son los Black Sky Giant, quienes solo revelan su origen directo de Rosario, Argentina. El proyecto sorprendió a aquellos oídos selectos del hard rock internacional con su debut discográfico, lanzado apenas el año pasado.

La espera no fue tan larga para consolidar su ruido en un segundo e intrigante disco. Bajo el título de Planet Terror (2021), el 16 de enero fue lanzado a través de Bandcamp. Y vaya que no tiene desperdicio.

Los Black Sky Giant retoman la temática fantástica del Black Metal y el Doom. Pero en su caso, con una propuesta completamente instrumental influenciada por el stoner más crudo. Ese sonido tan relacionado al desierto norteamericano con marcados riffs y gruesas capas de distorsión provenientes de pedaleras análogas.

Así suena el nuevo LP de los argentinos, uno que también se adorna de elementos psicodélicos y espaciales. Experimentación que aun así llamará la atención de todo fan del rock duro y áspero. En especial de aquellos que disfrutan los acordes más pesados de bandas como Graveyard o Electric Wizard.

Es con esa vibra de vieja película de ciencia ficción que da inicio Planet Terror. Un bajo con el fuzz a tope y transmisiones radiales a la Orson Welles, avisando el inminente apocalipsis. Y no tarda en aparecer, en la forma del monstruoso frenesí stoner que será la constante del disco. Su marcado ritmo avanza como locomotora en medio del desierto, pareciera que nada lo puede parar.

Simple, corta y misteriosa, el final de su primera canción da paso a Asteroid Hermit, de tintes progresivos. Aquí las guitarras comienzan a brillar con diferentes figuras y distorsiones. Riffs que se interponen uno a otro sin final creando una compleja escalera de adictivas armonías.

Black Sky Giant regresa a un estilo más lineal con Ghost Valley Truckers. Ésta, sin embargo, es más colorida por amplia gama de adornos psicodélicos. Su tercer track es un viaje más gratificante para los fans del clásico hard rock. Es en este momento donde cada elemento de la banda argentina luce al parejo del otro.

Por su parte, Ulameth (endbringer) se recuesta sobre una base de órgano, adentrándose en terrenos misteriosos. Una experimentación psicodélica futurista aderezada por sintetizadores de tintes espaciales y estridentes rasgueos de bajo.

Pero Perpetual Waves To Come rápidamente los trae de regreso a superficies terrestres. Una oda instrumental de clásico stoner. Sucias distorsiones y una imponente batería, que de alguna manera logra adaptarse al zigzagueo rítmico del tema. Cada instrumento tiene su momento estelar en una canción ideal para adentrarse en la psique instrumental de Black Sky Giant.

Cosa contraria de Yithian Time Travelers, donde bajo y batería se toman las cosas con más calma. Aquí las guitarras son las que guían el camino con incendiarios solos. Aunque hay que decir que los de esta canción se quedan cortos respecto al estándar del álbum.

El inicio del último capítulo, The Phantom Gun, trae de regreso los ecos radiales del inicio. Pero los argentinos no tardan en atropellar la aparente calma con una intempestiva ola de frenético rock. Sus riffs de estilo americana son tan potentes como los de las mejores épocas de ZZ Top.

Por momentos su parsimonia recuerdan a los Public Service Broadcasting. Y es que las voces de antiguas grabaciones son los únicos vestigios de humanidad en este salvaje lanzamiento instrumental.

El viaje termina aquí, pero no las secuelas. El áspero ruido de Black Sky Giant no es de los que te encuentres diario. Esperamos que solo sea el inicio de un interesante legado.

¿Sonaría descabellado tenerlos en el próximo festival Hipnosis? ¿Qué les parecería verlos en nuestro país? Por lo pronto, escuchen y descarguen Planet Terror de Black Sky Giant a través de Bandcamp.

Deja un comentario

Reseña Panorama
Calificación
Ismael Lara
Apasionado de Conciertos y Nuevos Lanzamientos. Músico neceando desde la Perla Tapatía.