Iniciando el jueves 8 de octubre, el Tour de Cine Francés se presenta con siete largometrajes, aprovechando la reapertura parcial de las salas de proyección cinematográfica en nuestro país.

tour de cine frances

El Tour de Cine Fráncés se presentará en 73 ciudades de la República Mexicana –simultáneamente– ingresando a las dinámicas de la nueva normalidad que las salas de Cinépolis ha instaurado con sus procedimientos de sanidad para el público en general. Comedia, thriller y drama, serán los géneros que los cineastas galos explorarán a lo largo de la edición del presente año.

Frente a la crisis de salud en la que el mundo se encuentra en la actualidad, diversos festivales fílmicos han optado por una estructura de proyecciones híbridas, apoyándose en las nuevas herramientas digitales que han aparecido en los últimos años. Sin embargo, el Tour de Cine Francés se aventura con funciones presenciales, durante el mes de octubre, confiando en las regulaciones que una de las cadenas de cine más importantes del país ha implementado.

Con una tradición de casi un cuarto de siglo, este evento fundado por Nueva Era Films, la Embajada de Francia en México, Cinépolis y la Federación de Alianzas Francesas, se ha encargado de promover la cultura francesa a través del quehacer cinematográfico de dicho país, acumulando un total de 175 largometrajes presentados.

Extendiéndose hacia algunas naciones centroamericanas, el Tour de Cine Francés se ha transformado en el festival itinerante más grande de México. Siete películas conforman la selección de la edición 2020, creando una importante expectativa, y transitando por una enriquecida gama de géneros que la audiencia nacional agradecerá.

Algunas de las cintas que podremos disfrutar en el Tour de Cine Francés son:

Los Iluminados (Les Éblouis, 2019) ópera prima de la directora Sarah Suco, es un filme que usará la vida de Camille (Céleste Brunnquell), como un recurso para señalar las consecuencias que pueden derivarse de un contexto de fanatismo religioso. Esta adolescente será atrapada bajo las exigencias que su familia ha decidido adoptar para entrar en un camino de redención espiritual extremista.

La soledad como un estado normalizado frente al auge de la conectividad ofrecida por las redes sociales, es uno de los interesantes discursos del largometraje Alguien, en algún lugar (Deux Moi, 2019). El director francés Cédric Klapisch pone en una balanza las presiones sociales y laborales de la actualidad, en contra de la salud emocional que día a día es más difícil de encontrar.

La nostalgia inunda las pantallas del Tour de Cine Francés a través del segundo largometraje del realizador Nicolas Bedos, con el filme La Belle Époque (2019), donde los años setenta funcionarán como un protagonista más de esta comedia romántica que reflexionará sobre nuestras ataduras al pasado, y como estas nos impiden continuar con nuestra vida diaria.

La dirección de nuestra vida puede aparecer en el momento que menos esperamos; Yvan Attal, protagonista y director de Mi perro tonto (Mon chien stupide, 2019) encarna a Henri, un escritor frustrado con su propio trabajo, quien observará cómo su entorno da un giro de 180 grados al encontrarse con un perro que ampliará su estrecho panorama.

No podemos olvidarnos de la pequeña dosis de fantasía con La última vida de Simón (La dernière vie de Simon, 2019) ópera prima de Léo Karmann, que narra la historia de Simón Durant, un pequeño huérfano con la capacidad de transformarse en las personas que toca, siendo esto uno de los detonantes para conocer a una familia con la que vivirá momentos de marcado drama al estilo francés.

Tres días y una vida (Trois jours et une vie, 2019), así como la cinta Una pequeña mentira (Fourmi, 2019) son los filmes que completan la selección oficial del Tour de Cine Francés 2020. Cinépolis, como cada año, lanzará su CINEBONO, el cual consta de cuatro boletos en salas tradicionales o dos entradas para complejos VIP, teniendo un costo de $160 pesos, los cuales podrán ser adquiridos por medio de compras en línea.

Deja un comentario

RivaKun
Pesimista patológico al puro estilo de Woody Allen. Amante del cine, fotografía y arte. Adicto a la televisión y los deportes, en especial el fútbol.