Polaris no se limita y es por ello que continúa regalándonos grandes piezas musicales, para muestra tenemos Parte de Mi.

polaris parte de mi

Polaris es un universo de experimentación liderado por Pablo Cantú (productor, multinstrumentista, manager…). Después del éxito y consolidación de Reyno en la escena nacional, Pablo se aventuró a producir paralelamente junto con artistas como Adán Jodorowsky, con quien terminó asociándose para expandir Estudios Codependiente, semillero de bandas como Camilo Séptimo, Daniela Spalla, Bándalos Chinos, entre otras.

Encaminándonos a la recta final del año llega a nosotros Parte de Mi, que es el primer sencillo oficial de Polaris, proyecto en solitario de Pablo Cantú.

Parte de Mi viene acompañada de un videoclip que fue realizado a través de un viaje por las costas de Veracruz, y fue musicalizado con ritmos tropicales y ambientes psicodélicos. Este videoclip nos invita a entrar en un estado de contemplación, a un reencuentro con la naturaleza. En tiempos donde abunda el sin sentido y la crisis, el músico y productor apela a la austeridad, a la ausencia de protagonismos y extravagancias.

Acá en Bizarro FM platicamos con el mismísimo Pablo Cantú para que nos contara todo respecto a su nueva canción y el video de Parte de Mi. En esta plática nos llevamos varias sorpresas, chécalas por ti mismo:

Algo que te caracteriza a ti y a Polaris es el riesgo con el que hacen cada canción. ¿Qué riesgo, atrevimiento o experimento puede haber en Parte de Mi?

Hablando de que Parte de Mi ya es una pieza audiovisual, o sea, ya tiene un videoclip, tiene el riesgo de que se hizo de una idea que yo tenía, y yo no me he metido tanto en ese mundo de los visuales, pero con la situación de pandemia es muy importante que yo resuene con ese mensaje, y sobre todo que me pareció prudente.

Elegí ir a la naturaleza a tener una experiencia contemplativa en donde yo no estuviera como protagonista de la historia, sino como alguien que la observa, y la verdad creo que se logró muy bien, no sé si en propósitos comerciales, pero son cosas que reafirman mi identidad y van dejando bases claras sobre qué es lo que quiero transmitir, que es la austeridad, un bajo perfil… al menos en este momento, y una canción agradable, no estridente, una experiencia para disfrutar y tener un poco de tranquilidad, porque creo que todos estamos –y con justa razón– bastante inquietos.

El videoclip de Parte de Mi nos invita a entrar en un estado de contemplación, a un reencuentro con la naturaleza, incluso se antoja estar en el mar desde que comienza el video y se te ve flotando en un cuerpo acuoso…

Curiosamente fue una experiencia hiper desagradable, durísima. El viaje lo hicimos cuatro personas en mi camioneta para no involucrar a más gente y obviamente a nadie de Veracruz, que es donde se grabó el video. Nos hicimos responsables de los temas de sana distancia y de no contagiar a gente externa al círculo que uno tiene normalmente.

Entonces, pues fue físicamente muy rudo, porque hubo que subir y bajar en bici, el clima estaba durísimo, yo creo que llegamos a estar a 40 grados… todo fue muy artesanal.

Esa escena que dices, en el mar, se grabó como a las seis de la mañana y yo había dormido tres horas, entonces, el reto en la edición fue que no se viera eso, que no se viera la realidad de que en algunas escenas lo estaba pasando realmente mal, pero al final el arte te da esa oportunidad de configurar la realidad para generar una obra y se pudo transmitir lo que queríamos.

¿La letra de la canción fue realizada de este modo por la contingencia o fue una coincidencia?

Un poco sí, porque tengo un repertorio muy amplio para Polaris, tengo cerca de 15 canciones sin publicar, entonces puedo abrir el cajón y ver lo que me parece oportuno para el momento.

Digamos que Reyno tiene una agenda que está mucho más definida por lo que exigen la industria y los fans, pero como Polaris es nuevo y nadie lo espera, pues puedo acumular y elegir el mejor trabajo para el momento, según yo.

Alguna vez leí, en una entrevista que te hicieron, decir que: Todas las definiciones se quedan cortas para hablar de género, debido a que hay muchas mezclas, atrevimientos y aperturas a nuevos horizontes en la música al momento de crear. ¿Crees que esta noción de los géneros musicales llegue a ser obsoleta en algún momento?

Un poquito. Hay construcciones artísticas que sí se basan más en un género, como el rockabilly o los metales, pero hay música más contemporánea, por decirle de alguna manera, en el que hay mezclas de psicodelia con cosas tropicales, elementos de rock… y a mí me encanta abarcar más.

No soy un tipo purista, me gusta encontrar ingredientes varios, combinar cosas que no había escuchado, y eso es por una inquietud personal, porque todo ya está hecho, pero me gusta sentir que logro contribuir a algo que enriquece la diversidad del paisaje sonoro.

¿Qué es lo que motiva a un músico exitoso como tú a seguir creando, a continuar en este camino de la música? 

Como bien dices, sí llegué a tener un éxito que quizás nunca me imaginé. No tenía el atrevimiento de pensar que Reyno iba a llegar a donde ha llegado, sabía que le iba a ir bien, pero todavía no me la creo mucho cuando estoy parado enfrente de 10 mil personas en un festival y se saben las canciones.

Pero, por más que suene trillado y ojalá no todo el mundo tenga que pasar por eso, lo más importante es que en los momentos más exitosos de mi carrera no he estado feliz.

Tampoco me gusta que la felicidad sea un concepto que se simplifique, pero no he estado pleno ni tranquilo, he puesto en riesgo mi salud –no por temas de drogas, nada así– por estrés y depresión, y la verdad no creo que sirva de nada ser exitoso si no sabes vivir la vida.

Ahora estoy revisitando ese lugar más personal en donde la música forma parte de un equilibrio de cómo quiero vivir, no tanto de las nociones externas del éxito. La verdad es que se siente padre presumir el éxito, pero mi experiencia de vida no fue mejor gracias a eso.

Entonces, me doy cuenta que puedo estar persiguiendo un éxito que involucre a cien, quinientas, diez mil o millones de personas más, pero mi bienestar depende de algo muy distinto y es, digamos, la voz que intento escuchar.

polaris música

¿Crees que hay una nueva oportunidad artística para los proyectos musicales –con esto de la cuarentena y los shows vía streaming– que puede ir más allá de lo comercial?

Sí, se abren un sinfín de posibilidades, y la primera es tomarse el tiempo para lo creativo, porque en un mundo que corre con la velocidad pre-covid hay muy poco tiempo para pensar qué quiere uno, porque está la sensación de que todo debe quedar para ayer.

Entonces, creo que los artistas tenemos la oportunidad de llegar a un lugar más auténtico, que resuene más con uno mismo, porque el éxito o el complacer a los demás es algo muy efímero.

En cambio, darse esa oportunidad de estar complacido por saber que se fue tan congruente como se pudo, independientemente de las reacciones, es la oportunidad más valiosa que veo, ver cosas originales, atrevidas, que no parecen sacadas de una máquina de fast food, porque todos los hits me parece que suenan demasiado parecido en sus recursos de producción; hay un montón de diversidad, pero hablo de las cosas que están en el top, ahí ves a todos persiguiendo la tendencia.

Lo mismo pasa con las redes, nadie se pregunta si odia o no estar publicando stories, solo piensan que eso es lo que hay que hacer. La verdad es que creo que la mayoría son miserables haciéndolo, aunque hay gente que tiene vocación, gente que naturalmente se pone frente a su celular y se ve que se la pasa increíble, pero cuando la mayoría de los artistas se para y dice: Hola, soy tal, escucha mi música, por favor, parece que se quieren matar.

Ya nos adelantaste que tienes un repertorio de 15 canciones guardadas, pero, ¿qué más nos tiene preparado Polaris a mediano plazo, para dónde apunta su brújula?

Van a seguir saliendo sencillos, idealmente de forma bimestral, si me da el tiempo de hacerles los videos, porque ahora sí el tema audiovisual es muy necesario, y esta canción me prueba que se puede lograr una cosa que acentúe el propósito de la canción, porque antes me pasaba que los videoclips me hacían pensar que me gustaba más la canción solita, y en este caso no.

Entonces, estoy escribiendo los guiones de más videoclips y viendo en qué momento salen, pero esas 15 canciones se van a ir liberando conforme se realicen los materiales visuales también.

Suena a mucho trabajo, pero lo disfruto un montón, estoy en un momento en el que tener estas aventuras me da un propósito, me encantan estos retos, no pienso en cuantos likes.

La verdad es que mi última reflexión para compartirles es que ahora me he dado cuenta que hacer música es un pretexto para vivir y moverme por el mundo.

Ya que has leído la entrevista, No pierdas ni un minuto más, checa aquí mismo el videoclip de Parte de Mi, lo más reciente que nos ha preparado este gran proyecto denominado Polaris.

Deja un comentario