La película elegida para darle ese toque de seriedad y honor a Disney no era otra que la guerrera china Fa Mulán.

mulan live action

Cuando Disney comenzó con esta nueva época de remakes pocos realmente esperamos algún producto digno de darle el honor, y sobretodo, la reputación que tanto han deseado durante esta nueva etapa de creación por mencionarlo de alguna forma.

Y es que si nos ponemos de un modo un poco más críticos y con justa razón, las nuevas adaptaciones de Disney han sido realmente un poco menos que decepcionantes; puede ser que quitando un poco al live action The Jungle Book de Jon Favreau, todas y cada una de las adaptaciones de Disney han pasado prácticamente por la sombra o en su defecto, han sido grandes y rotundos fracasos.

No es que uno se ponga exigente; pero recordando la época en la que decidieron que sería una buena idea relanzar este tipo de éxitos, muchos nos quedamos realmente pensando si esto no era más que una evidente técnica de llenarse las arcas.

Muchos actores han sido brutalmente desperdiciados con estos live action, no obstante y para fortuna de muchos, Niki Caro llegó con una estela bastante diferente para darnos su propia idea y concepción de lo que representa realmente Fa Mulán para ella.

De la mano del guion de Rick Jaffa, Amanda Silver, Laurencio Hynek y Elizabeth Martín; nos encontraremos en una nueva aventura desde las lejanas tierras de la legendaria China.

Hua Mulán (Liu Yifei) es una joven bastante peculiar para los estilos tradicionales que demandan sus costumbres; sin embargo en China no hay nada como mantener todo en su estado natural y con ello tener el honor de la familia Hua intacto; una misión que sinceramente no es el ideal de la joven Mulán.

El territorio chino se ve de nueva cuenta amenazado por las garras gélidas de la guerra; es por ello que el emperador de China decreta que un hombre de cada familia debe servir en el ejército imperial para defender a su país de los guerreros invasores del norte.

Sin embargo en esta ocasión el líder de la familia Hua, un condecorado guerrero, lamentablemente muy enfermo y debilitado es el único hombre que puede representar el honor a su familia, por lo cual el ir a pelear seria una declaración de muerte.

Para Mulán sin duda no es opción el dejar ir a su padre a morir en un conflicto bélico, por lo cual fingirá ser el único hombre de la familia Hua y bajo el seudónimo de Hua Jun emprenderá un viaje a escondidas de todos para llevarle honor a su familia y al mismo tiempo darse a ella misma una prueba de su verdadero potencial.

Después de poder analizar y disfrutar el nuevo proyecto de Niki Caro, quien nos mostrara gran parte de su potencial en la serie Anne With an E; debemos ser muy honestos en algo; esta nueva versión de Mulán si bien no será la gran película que toda la audiencia ha esperado, todo esto se debe al inevitable momento de compararla con su antecesora y nos llegue el mercado de la nostalgia.

Esta versión, la cual podemos catalogarla como un poco más obscura, recordando los famosos filmes de cine Wuxia, con sus artes marciales y movimientos de fantasía casi sin diálogos; quita de entrada a muchos de los momentos que lograran hacer a Mulán una de esas películas entrañables para sustituirlos con elementos que de algún modo intentan darle un papel de mayor solidez y sobriedad.

La dirección de Niki Caro resulta ser clave en este nuevo giro de Mulán, para pasar de ser un personaje más caricaturesco a intentar hacerlo un poco más solemne; resultando en enaltecer de una forma bastante adecuada a la actriz china Liu Yifei, debutante en el mercado anglosajón.

No obstante realmente debemos de ser muy fríos con este concepto, Niki Caro entrega un producto bastante regular al llamado honor que muchos esperarían realmente le diera Mulán a esta nueva etapa de Disney.

Parte de la regularidad y que sea un producto bastante común, es la mediocridad y poco flujo que tenemos con el guión del equipo de Rick Jaffa, Amanda Silver y compañía; de tanto buscar innovar y darnos algo con honor, lo único que nos entregaron es un nuevo filme del género Wuxia.

Una especie de producto híbrido entre El Tigre y el Dragón, pero con el clásico toque del ratón donde incluso eso fue dejado atrás y de ahí parte en gran medida el aparente fracaso de Mulán.

Podemos destacar como elementos poderosos el debut de Liu Yifei, que si bien se vio algo mermada con el trabajo de guión, logra salir como lo más rescatable de este nuevo live action.

Igualmente el trabajo de Mandy Walker en la fotografía con esos matices obscuros y efectos alucinantes que nos llevan mucho a evocar el cine Wuxia son de las principales fortalezas de este nuevo intento de llevarle honor a los remakes en carne y hueso.

Mulán de Niki Caro, con el debut de la asiática Liu Yifei como la guerrera del honor, además de Donnie Yen, Gong Li, Jet Li y Jason Scott Lee resulta ser un producto bastante mediano para lo que se esperaba en el cartel, sobre todo si tenemos en cuenta que el acceso a este filme será en muy pocos cines, pero sí con la suscripción a Disney Plus; el cine Wuxia recibe gustoso a una nueva cinta en su género, pero que se queda lejos de regresarle el honor a los remakes de Disney.

Deja un comentario