Inmigrantes nos hará levitar y perder la noción del tiempo con el tercer single de su EP América: Céu da Luisa.

inmigrantes

Los hermanos Pablo y Carlos Silberberg están listos para volver, luego de haber lanzado dos cortes anteriores, llamados Cenit y Propaganda, que presentaron en vivo en el Foro Indie Rocks de la Ciudad de México. El 19 de febrero, Inmigrantes se presentó ahí con invitados de lujo como Mauricio García, vocalista del grupo Costera, y Luis Ledezma Children, baterista de Café Tacvba.

A más de 12 años de su elogiado álbum Turistas en el Paraíso que los hizo ganar dos premios MTV Latinoamérica y girar por Iberoamérica, la banda se reencuentra con el productor Ettore Grenci y renace la química entre ellos.

Viajan a Los Ángeles, California, donde graban nuevas canciones junto a destacados músicos como el baterista Victor Indrizzo (Beck, Alanis Morissette, Depeche Mode, Café Tacvba, Queens of The Stone Age), y el bajista Curt Schneider (Sara Bareilles, Colbie Caillat, Joe Bonamassa).

Inmigrantes está cerca de lanzar su EP América, que incluirá tanto Cenit como Propaganda y Céu da Luisa. Por ello, en Bizarro FM platicamos con los hermanos Pablo y Carlos Silberberg, para conocer todos los detalles de lo que los talentosos argentinos nos tienen preparado para el futuro.

Están estrenando su nuevo sencillo, Céu Da Luisa, que forma parte de América, su nuevo EP. ¿Cómo se sienten musicalmente respecto a sus trabajos anteriores como Surplus o Máquinas de Amor con América?

Pablo: Es un trabajo completamente diferente desde distintos puntos de vista. Desde el único lugar en el que sentimos que es lo mismo es que son canciones. Tanto en Surplus, Máquinas, Turistas y ahora América, siempre hacemos canciones, eso es lo que más nos interesa dentro de la música.

La diferencia es que en este disco volvimos a trabajar con nuestro productor Ettore Grenci en un estudio, con músicos, mientras que Máquinas y Surplus los habíamos hecho de una manera más independiente, en home studio, con otro tipo de trabajo, quizá eso es lo que los diferencia, el método que usamos para trabajar, para grabar, para todo.

Participaron apenas hace unos días en el Festival Marquise Online. ¿Creen que esto de los live streamings, los festivales online, entrevistas y demás llegaron para quedarse?

Carlos: Sí, todo parece indicar que sí. La verdad es que nadie tiene todavía las respuestas… quizás se vuelvan a hacer recitales con público, pero creo que el método streaming no está mal, para las bandas grandes quizá no hay mucha diferencia, pero para las bandas chicas que a veces les costaba llevar a gente a los bares, quizás incentive un poco más a verlos desde casa, a descubrir nuevas cosas, más allá de que no todos tienen la posibilidad de hacer un buen streaming, porque implica tener acceso a cierta tecnología y no todos tienen esa fortuna, pero es un desafío más.

Pablo: Todos los días hablamos un poco de este tema porque vivimos con la incertidumbre y todo el mundo debe elucubrar qué carajos vamos a hacer para adelante. Personalmente espero que no siga, que volvamos todos a la normalidad, pero habrá que adaptarse como tantas otras veces.

Hace poco hicieron una dinámica en redes sociales para que los fans se ganaran una reunión con ustedes. ¿Hay algún artista al que ustedes admiren mucho y con quien quisieran tener esa oportunidad de hacer una reunión, uno que les haría participar en cualquier dinámica para ganársela?

Carlos: Sí, hay varios con quienes me gustaría tener una charla de colegas, como para presentarle cosas, hay un montón. (Risas)

Ahora mismo me gustaría tener una charla con Thom Yorke, de Radiohead, sería muy interesante qué opina él. (Risas)

Pablo: Generalmente nuestros referentes de los 90 son muy fuertes y de alguna manera llevan una antorcha que a nosotros nos influenció muchísimo. Naturalmente amamos a los Beatles, amamos la música de los 70 y de los 60, pero no lo vivimos, hay mucha distancia temporal, pero con alguien más de nuestro tiempo tenemos similitudes, una visión más cercana.

Tengo unos primos que son hermanos gemelos, y pareciera que todos los gemelos tienen anécdotas simpáticas de cómo aprovechan su parecido para jugar bromas. ¿Ustedes tienen alguna?

Pablo: Siempre fue más un padecimiento que algo para explotar, te soy sincero. (Risas)

En nuestro caso, esta cosa de que te confundan siempre era un dolor de huevos que algo bueno. (Risas)

Soy yo, es lo primero que respondía, y no tengo nada en contra de mi hermano, tengo todo a su favor, pero no sé si a Carlos recuerde alguna anécdota de este defecto que hayamos capitalizado.

Carlos: No, nunca hicimos un mal uso de ser gemelos. (Risas)

inmigrantes banda

Vinieron a México apenas en febrero, estuvieron en el Foro Indie Rocks! Más allá de lo musical, ¿cómo se lo pasaron acá, qué comida es su favorita, cómo los recibió la gente?

Pablo: Hace varios años que estamos yendo a México, creo que desde el año 2006, y siempre por trabajo, la verdad es que nunca tuvimos la suerte de ir por placer o de vacaciones, pero con México tenemos un encantamiento.

Con la comida te podríamos nombrar todo lo que son tacos, de cualquier índole, de cualquier estilo, porque tienen millones y todos nos gustan. De las bebidas… me acuerdo del primer viaje que hicimos, descubrimos el mezcal y fue increíble, una cosa completamente diferente a lo que uno está acostumbrado a tomar, hubo un enamoramiento instantáneo con el mezcal, es más, del primer viaje me traje una botella que me duró un montón porque me lo tomaba con cuentagotas.

En México tenemos muchos amigos y conocidos, argentinos que viven en México y mexicanos también. Hay un lugar al que vamos siempre, una taquería chiquitita que está en una esquina -ahora no me acuerdo en qué colonia queda- en donde venden tacos tipo Sonora, tacos al estilo Sonora, ¡uy, nos encantan!, es una cosa impresionante, vamos y nos quedamos 3 o 4 horas ahí comiendo tacos porque es increíble.

Para comer buenos tacos tienes que estar en México, no puedes comer buena comida mexicana en otro lugar para ser honesto, es muy diferente, completamente, pero hay muchas cosas lindas en México, es increíble.

Carlos: Sí, este último viaje fue bastante intenso en trabajo… en general todo, pero esto último fue de pocos días y trabajábamos todo el día, así que no pudimos caminar un poco, como nos hubiese gustado.

Pablo: Anduvimos mucho en Uber, eso sí, de acá para allá. (Risas)

Con la gente de México tenemos una relación de esas que uno quiere que no terminen nunca. Cuando sacamos Turistas, en 2007, no había Facebook ni nada, y México se posicionó como un lugar en donde, desde el primer momento, se nos brindó amor, cariño y todo.

Durante mucho tiempo no pudimos volver y por medio de Facebook, Instagram y todo eso… nos dimos cuenta del valor que tenía eso, porque a pesar de no seguir sonando en la radio, de no tener la difusión que pudimos tener en otro momento, siempre los mensajes que llegaban, los comentarios, todo, incluso en las estadísticas, siempre sale México ahí, codo a codo con Argentina.

Eso habla de una felicidad que está mucho más allá de la maquinaria y de la metralleta de cualquier industria musical que está poniendo tu canción en la radio o poniendo tu nota en los diarios, eso es algo que se gestionó desde el cariño y desde la sinceridad.

Nosotros estamos asombrados y queriendo todo el tiempo volver a México, de devolverle a la gente un poco de ese cariño, porque eso es lo único que tiene valor en un artista con su público, que pase algo así, como nos pasa con México o con Brasil también, aunque con ellos estamos a un lado, no hay más que subirse a una camioneta o a un colectivo y viajar, en cambio, con México es una relación de amor a distancia con todo lo que es implica.

En el último show en el Foro Indie tuvimos la demostración más sincera de cariño mutuo que pudiéramos haber tenido, fuimos a presentar un single, armamos una banda hermosa con el Children de Café Tacvba, con un músico italiano increíble que vive en México desde hace muchos años, pero habíamos ensayado una presentación de 5 temas y terminamos haciendo un show de casi 12 canciones en un Foro atascado de gente. Fue hermoso, increíble, sentimos una felicidad que hacía mucho no la sentíamos.

Me acabas de crear una atmósfera del último show que dieron en México y me dieron ganas de estar ahí. En ese sentido, si pudieran platear la atmósfera ideal para escuchar su EP completo, América, ¿cuál sería?

Pablo: El disco es como una transición, arranca en un atardecer y termina en el amanecer, eso es lo que me imagino, y es algo que hablamos mucho, porque estamos trabajando en el arte del disco, logrando el concepto estético y visual, y muchas veces nos planteamos este tipo de cosas, el momento del día o la sensación para tratar de ponerlo en palabras.

¿De qué manera le podrían presentar Céu Da Luisa a las personas que aún no la han escuchado para que vaya a darle play inmediatamente?

Carlos: Céu da Luisa es una canción muy tranquila, casi parece que está flotando, es una canción de amor diferente, plantea un encuentro entre dos personas que se están buscando y que no saben que se van a encontrar, pero se encuentran, y uno de ellos es el que relata la canción, la manera en que se entrega esa persona, eso es un poco Céu da Luisa.

Pablo: Hay algo en la canción que quizá algunos noten, un detalle sonoro, hay un reloj sonando todo el tiempo, y nosotros decíamos que si algo tiene de bueno el reloj es que si la canción te hace perder la percepción del tiempo, el reloj está ahí para ayudarte a que no te vueles demasiado, porque da una sensación de levedad, algo que te ayuda a elevarte un poquito.

Esperemos que pronto volvamos poder a reunirnos en un concierto, y qué mejor si es de Inmigrantes, quienes tienen a un gran público mexicano esperando su retorno. Mientras esperamos, disfruta de este temazo del EP América, nuestro single favorito hasta el momento: Céu da Luisa.

Deja un comentario