¿Cuál es la medida o el límite entre el fanatismo y lo estrictamente razonable para dar un punto de vista que resulte neutro hacia Tame Impala y su Slow Rush?

the slow rush cover

¿Hasta qué punto se deja de lado el juicio por simple gusto y dónde se empieza esa línea de crítica basada en el criterio y la objetividad relativa?

Kevin Parker, es uno de esos artistas, magos, genios (¿?), que en cada pieza extraída de su gran mente creativa nos hace que nos cuestionemos cada vez más.

Y no solo hablando de pistas y discos, estrictamente de Tame Impala, su creación madre, si no también con producciones en las que se ha inmiscuido dentro de este basto mundo del pop donde indiscutiblemente, en todas, ha imprimido su sello y sonido personal.

The Slow Rush, llega tras cinco años de conocer el cambio de giro de Tame Impala con Currents (2015) siendo dominado por los sintetizadores y tras críticas que en un principio se tornaron malas, llega en este nuevo comienzo de década como la fase completa del psychodelic pop.

Sí, así es, pop. POP POP POP. Por si aún no queda claro a los acérrimos fanáticos de sus primeros dos discos.

Aquella agrupación desfachada, semi-hippie, australiana que hizo renacer el psych-rock a finales del siglo XX (porque sí, pésele a quien le pese, los Tame Impala pusieron de nuevo en el mapa este género) ya se ha ido para no volver. Al menos eso se presiente.

Sin embargo, hay que recordar que no todo el pop es malo, sobre todo el pop que está bien hecho, y si algo sabe hacer el cabroncito de Kevin Parker, es música pop desenvolvente, con su marca, que ya a estas alturas es inconfundible. Algo que de verdad pocos productores logran hacer, y más en estos tiempos. 

Lo que hicimos un día por capricho se ha convertido lentamente en todo lo que hacemos“, canta Parker en la canción de apertura del disco, One More Year.

Es como si estuviera apuntando directamente al tornado que lo arrasó desde las primeras grabaciones de Tame Impala en el estudio casero. Ahora, con la aclamación crítica mundial, Parker mira hacia atrás, como si finalmente pudiera ver lo que sucedió.

El registro continúa con Instant Destiny, que destaca la propensión del líder a lo excepcional. “Estoy a punto de hacer algo loco“, canta en falsete, presagiando el resto del disco.

La tercera canción del álbum, Borderline, es un sencillo, obvio y, basados en eso, es un corte por encima de la barra alta ya establecida por las dos pistas anteriores en términos de energía y pegajosidad de los dulces.

Es un tutorial de Strawberry Fields; es una fiesta de té con el Sombrerero Loco. Colores más brillantes y sutileza de psicoferocidad. 

No obstante, en la cuarta canción del disco, Posthumous Forgiveness, Parker se vuelve más profundo. En esta melodía canta suavemente sobre su deseo de contarle a su padre fallecido acerca de las grandes cosas que le han sucedido (como hablar con Mick Jagger por teléfono), pero mientras la primera mitad de la canción se siente enojada, la segunda mitad se siente resuelta.

Breathe Deeper, la canción siguiente, sería la mejor elección para cualquier breakdancer. Es rígida, de la mejor manera en que pueda decirse esto, explota y se vuelve una tormenta.

Sin embargo, también proporciona una respiración profunda después de la canción tan personal que la precede. Su melodía es como un malvavisco esponjoso y delicioso. 

Tomorrow’s Dust, la siguiente canción del álbum, es bonita, pero también tiene vacantes. Aquí Parker suena como alguien que busca una conexión: tanto para su ser único como para algo más grande que él.

¿Qué debería hacer, qué no debería? Estas son preguntas comunes, aunque muy personales, y cuyas respuestas solamente conoce el australiano. 

La segunda mitad del registro comienza con On Track. Este corte tiene la intención de tranquilizar, tal vez tanto al oyente como al mismo Kevin. En dicho track, el cantante dice que, a pesar de todo, él está donde debe estar. ¿Le creemos? ¿Se cree a sí mismo? “Estrictamente hablando, estoy encaminado“, canta. 

El tren de pensamiento del disco continúa con Lost in Yesterday, que rebota, recordando los viejos tiempos, a pesar de que no siempre fueron tan agradables en tiempo real.

Is It True es más una canción de club que una balada, recuerda a los ritmos de hip-hop de principios de los 80 mezclados con un toque moderno.

El último tridente del disco existencial comienza con It Might Be Time, una canción que trata sobre la realidad del crecimiento. No importa si eres una estrella de rock de fama mundial, el tiempo aún pasa, tú envejeces, tus amigos envejecen.

Las cosas se rompen, las cosas cambian. “¡Puede que sea hora de arreglarlo!” proclama Parker. “¡No eres tan genial como solías ser!” 

La pista más corta del álbum también es su penúltima; Glimmer, sin embargo, no es frívolo, es reflexivo y apropiado para la escena de una película, cuando el héroe corre por las calles con las luces en el fondo, en el clímax del filme.

En la canción final de The Slow Rush, One More Hour, se nos dice que ha pasado el tiempo. Somos mayores ahora, juntos. Mientras que la primera pista pedía un año más, ahora pedimos solo 60 minutos más.

Parker es más reflexivo aquí. Puede que no haya otra oportunidad de conexión. “Lo que sea que hice, lo hice por amor. Lo hice por diversión. No pude obtener suficiente. ¡Lo hice por fama pero nunca por dinero!“.

Si estos son pensamientos expresados ​​con la lengua en la mejilla, también están empapados por el sentimiento de arrepentimiento. La canción muestra la habilidad de Parker como uno de los mejores productores de música, así como uno de los más curiosos.

Al final, The Slow Rush es otra gran obra para Tame Impala. Sabes que es la banda en el momento en que comienza la música y, sin embargo, el álbum parece nuevo y necesario.

El sello es la marca de un talento raro, pero también la de alguien que vive con dudas y curiosidad en medio de su talento y éxito.

El disco es único. Está conectado a linajes musicales muy estadounidenses y británicos, desde Grand Master Flash hasta Kanye West y The Beatles. Slow Rush es una investigación sobre cómo sobrevivir, incluso cuando hay tanta abundancia alrededor. 

Para juzgar el nuevo disco de Tame Impala, te sugiero dejar de lado el fanatismo por el pasado, se vale empaparte y darte oportunidad para la apertura de mente. Te puedes sorprender de todos los matices de sonidos que te podrían encantar para forjar nuevos criterios. 

Tame Impala estará de visita en tierras mexicanas el próximo 19 de marzo, en el emblemático Foro Sol, un lugar que, sin duda, será apropiado para echarle un nuevo vistazo a su más reciente producción musical.

Deja un comentario

Reseña Panorama
Calificación
Ángel Santillán
Explorador galáctico de las órbitas musicales. Vivo en una y mil canciones más.