El día del amor y la amistad es un festejo que para muchos podrá ser estúpido, un pretexto para vender globos de plástico y traficar basura.

Para otros es el día en que se sienten más solos o amargados. Creo que para mí es la conjunción de todo esto. Sin embargo, este año fue diferente…

Desde que se anunció la fecha para María Daniela y Su Sonido Lasser en el Plaza Condesa, supe que sería la fiesta perfecta para todos aquellos que -para bien o para mal- necesitaban un gran plan en ese viernes de presión social.

Después de haber visto su brillante participación en el Vive Latino, definitivamente me quedé con ganas de más y sentí que verlos en un recinto como ese sería ideal para sentir las vibras de fiesta noventera-HI NRG-flashback-a-la-prepa-alv-el-amor que siempre busco, y no me equivoqué.

El sold-out era inminente, y más cuando se anunció que el abridor sería Sailorfag, otra de las figuras en la escena musical mexicana que incorporan el sentido del humor, la teatralidad, moda y música electrónica para transmitir el mensaje de autoaceptación y sobre todo de fiesta loca.

Cabe mencionar que Sailorfag, dijo en entrevista con #DISCOINFIERNO de BizarroFM, que Maria Daniela siempre fue una de sus influencias y que se sentía muy feliz de haber colaborado con ella en su más reciente producción, así que para los fans este show significaría cerrar un círculo de fosforescencia y glam.

Una vez que Sailorfag terminó su aparición con su clásico-viral Amiga Date Cuenta que fue vitoreado por un Plaza a su máxima capacidad, empezó el conteo regresivo para ver a Maria Daniela (literalmente) brillar.

De repente se apagaron las luces y salió Emilio Acevedo, con sus clásicos lentes Cyclops de los 80 a subir el volumen, y por supuesto,a calentar al público, pues lo que vendría sería una sesión de aeróbics distópica llena de beats ponchados.

La fiesta empezó con dulces clásicos del primer disco que se sintieron como déja vu para todos aquellos que alguna vez nos sentimos inocentemente identificados con Mi Primera Vez y Abismo. Pero la dulzura duró poco, pues después de eso se escuchó una versión tronadísima de Yo No Soy Así que fue la que oficialmente puso la palabra perreo en electroperreo.

La música seguía subiendo de intensidad y los hits no paraban de sonar, Carita de Angel, Duri Duri, Mentiras y Cielo Rojo fueron las más coreadas en lo que sería el primer acto de aquella presentación.

Fue entonces cuando hubo un pequeño intermedio en el cual todos aprovechamos para ir por más bebestibles, pues cualquiera que conozca el repertorio de MDYSSL sabía que lo mejor estaba por venir.

Y así fue, el segundo acto estuvo lleno de invitados y mucho sudor. Maria Daniela regresó con un bustier fluorescente que complementaba perfectamente su atuendo plateado, trenzas anaranjadas y lipstick de glitter.

Pecadora fue la canción con la que volvió para aniquilarnos a todos de una vez por todas, ya de ahí lo que siguió fue un carnaval de invitados e himnos fiesteros.

Primero subió Marcela Viejo, quien se despojó del look serio que ha manejado últimamente para cantar y bailar Chicle de Menta.

La segunda “sorpresa” -y va entrecomillado, porque algunos ya lo esperábamos- fue Sailorfag quien interpretó con ella Hey Bitch Lit (Wey, super Sí), rola que forma parte de su más reciente disco: Terrible, Perriemos.

Pobre Estúpida fue una de las rolas más bailadas de la noche, la desafiante letra llena de resentimiento hacía perfecto contraste con la melosa ocasión.

La gente estaba feliz, el ambiente era muy agradable, lleno de respeto y diversidad, la celebración llegó a nuevos niveles cuando subieron drags durante Baila Duro y en medio del torbellino de diversión decidieron soltar Miedo, una de las canciones favoritas por los fans.

Otro de los invitados más interesantes de la noche fue Midi de Moenia, quien tiene un lugar en el corazón de todos los fans del synthpop/pop en español, su colaboración fue durante Muéveme.

El mejor track de la noche fue Soy el Hit, esa rola tiene el poder de sacarle lo ravero a quien sea, combinada con visuales y estrobos es la receta perfecta para acelerarte el corazón.

Después de esa, siguió el himno de la juventud consentida Fiesta de Cumpleaños y la noche culminó con su cover de Bailando de Paradisio, misma rola que según yo, podría coronarse como una de las mejores del mundo (pero no me hagan mucho caso, ya tenía unos tragos encima).

Si los borrachos siempre dicen la verdad, pueden creerme cuando les digo que fue una noche inolvidable. Maria Daniela y Su Sonido Lasser es un acto importante, valiente y perfeccionado que deben ver al menos una vez en la vida.

Maria Daniela y su Sonido Lasser incendia El Plaza 1 Maria Daniela y su Sonido Lasser incendia El Plaza 2 Maria Daniela y su Sonido Lasser incendia El Plaza 3

Deja un comentario

Lourdes Von Brun
Cantante, DJ y entusiasta de la música. Le gusta hablar de lo que no se debe hablar, y hacer lo que no se debe hacer. Irreverente pero inteligente. En pro del 420