La edición número 92 de los premios de la Academia a lo mejor del cine estadounidense se vivió en una noche inimaginable, premiando al filme coreano Parasite de Bong Joon Ho con los máximos honores, al llevarse los Premios Oscar a Mejor Película y Mejor Director de forma inesperada.

oscar 2020

Con un tema de apertura al mundo más que evidente, los premios a lo mejor del cine estadounidense de la AMPAS se celebraron, como se hace año con año, en Hollywood, California, con una particularidad muy notoria.

El cine de festivales europeos lució en demasía en detrimento de las propuestas con mayor tradición académica; el Parasite que este año infectó a la academia es asiático y parece que llegó para cambiar paradigmas.

Boon Joon Ho no solo logró, con Parasite, una historia universal y completamente aplicable a cualquier sociedad mundial con el incómodo tema del capitalismo llevado al extremo.

El director de Corea del Sur rompió paradigmas al presentar la primer película, de habla no inglesa, que logra conquistar el premio Oscar a Mejor Película Extranjera y el de Mejor Película, dejando por detrás a la gran favorita de todos, la bélica 1917, del cineasta británico Sam Mendes.

Asimismo, la cinta asiática se llevó el honor del premio a Mejor Guion Original y el de Mejor Dirección. Sin duda, fue la gran noche que muchos estábamos esperando para ver al cine de festivales triunfar en el clásico nicho palomero del cine norteamericano.

Por otra parte, en premios más que cantados, Joaquín Phoenix logró al fin coronar una de sus tantas buenas actuaciones con un premio de la Academia. Su trabajo en el proyecto del director Todd Philips hizo que no solo completara el llamado grand prix de premios esta temporada, sino que podría ser que, con una de sus actuaciones más regulares, al fin lograra ceñirse la corona del popular premio.

Esto no quiere decir que Joker fuera una mala película, sino que Phoenix, por más malito que sea el proyecto en el que trabaje, siempre logra dar lo mejor de él y ser el punto más alto.

Por otro lado, el personaje de Joker se convierte en el segundo en la historia de los premios en otorgar una múltiple estatuilla, es decir, distintos actores han sido premiados por interpretar a un mismo personaje.

Recordemos que el primer personaje con el que ocurrió esto fue Vito Corleone, quien diera el Oscar a Marlon Brando y a Robert De Niro, mientras que Phoenix y Heath Ledger son los actores galardonados por su manera de inmortalizar al también popular villano de DC Cómics.

Este año el Oscar a Mejor Actriz quedó ceñido a la figura y estilo de una increíble Renée Zellweger, que con su interpretación de Judy Garland en el largometraje Judy no solo volvió a probar las mieles del éxito, sino que fue digna de un premio Oscar más que merecido.

De la misma forma, un par de maltratados por la Academia fueron finalmente reconocidos y premiados: Brad Pitt y la talentosa Laura Dern, quienes lograron por primera vez, dentro de su carrera actoral, levantar con orgullo sus premios a mejores actores de reparto.

Pitt, y su gran homenaje a todos los dobles de riesgo en Once Upon A Time In Hollywood, fue laureado bajo el aplauso de muchos, mientras que Dern dio el golpe en la mesa con la poderosa abogada de Marriage Story.

La carrera de ambos actores fue bastante castigada en múltiples ocasiones, sin embargo, vieron reflejadas sus excelentes actuaciones con el gran prix de premios que pudieron llevarse a casa.

Dentro de los momentos más criticados en la 92 edición de los premios de la Academia se encuentra el hecho de que Jojo Rabbit, de Taika Waititi, se llevara el premio a Mejor Guion, por encima de la gran favorita Little Woman, de la directora Greta Gerwig.

Igualmente, llamó mucho la atención el modo en que la Academia, de nueva cuenta, se decantó por premiar como Mejor Película Animada a Toy Story 4, por encima de cintas como Klaus, de Sergio Pablos, o I Lost My Body, de Jeremy Clapin.

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas tuvo un gran paso este año, el llamado cine de festivales resultó ser el gran ganador en la más reciente entrega de los Premios Oscar, sin embargo, también existieron grandes perdedores.

Llama poderosamente la atención el hecho de que la gran apuesta que la famosa plataforma de streaming, Netflix, hiciera con The Irishman se fuera a casa prácticamente con las manos vacías, castigada tanto en nominaciones como al momento de recibir algún reconocimiento.

Aunque también hay que tomar en cuenta la férrea competencia que esta cinta tenía por delante.

La noche se pintó de dorado el pasado 9 de febrero, con la 92 entrega de los premios Oscar, y la temporada de premios llegó a su fin con el acto circense que supone esta entrega realizada por parte de la Academia.

Ahora, es momento de esperar para que, en este 2020, dé inicio la temporada de festivales cinéfilos, con el cercano Berlin ya en el horizonte.

Deja un comentario