Siempre es un bálsamo la música de Luis Alberto Spinetta. Allí, en medio de una realidad que se empecina en nublarnos la vista y el pensamiento, en hacer añicos nuestros sueños.

ya no mires atras

La música del Flaco se ofrece, una vez más, como una Llama de eternidad, como una Diadema de amor total. Son citas de Nueva luna, mundo Arjo y Diadema, dos de las nuevas canciones que hoy vuelan al infinito, pero también conceptos muy arraigados en la obra spinetteana que se dan cita en Ya no mires atrás, su segundo y último álbum póstumo de canciones inéditas.

El estreno del emotivo documental de la serie Bios, de National Geographic, fue la puerta que la familia de Spinetta abrió para empezar a mostrar este puñado de siete nuevas canciones.

El hecho de que salga en el día al que el autor de Muchacha ojos de papel hubiera cumplido 70 años no es casualidad. Tampoco lo es que se produzca en el mes de la edición del primer álbum de Almendra, y menos que se llame Ya no mires atrás, en consonancia y gravitando al unísono con aquél mañana es mejor de la Cantata de puentes amarillos.

Sí lo es que casi una semana antes de este lanzamiento, horas después del estreno para la prensa del nuevo material, el rapero norteamericano Eminem editara su nuevo disco con una canción basada de principio a fin en un sampleo de Ámame Peteribí, tema de 1973 de Pescado Rabioso, uno de sus más afamados proyectos.

Quizás el universo se haya empecinado en esparcir definitivamente, y más allá de nuestros pagos, la obra de uno de los músicos más extraordinarios que dio nuestra música popular en Latinoamérica, quizás él se haya empecinado en volar aún más alto.

Lo cierto es que escucharlo estallar desde el silencio en la inicial Veinte Ciudades (un dejo de ese grupo urgente que fue Los Socios del Desierto se cuela aquí), o cantar No pares de crear / cambiando lo que anda mal puedes elevarte de aquí, es una práctica que puede sanar el alma, impactar en los rincones donde brota la emoción y ejercer de incentivo. Cada canción se ofrece como una línea de puntos al infinito que cada oyente completará con el guiño del autor, sin colores opacos ni matices nostálgicos.

Quiso el destino que este álbum saliera después de Los amigo, las canciones que grabó en 2011 con Dhani Ferrón y Rodolfo García, y que se lanzaron en 2015, pero su registro es anterior y su lugar es inmediatamente después de Un mañana, entre 2008 y 2009.

El amor es la esencia de estos siete temas en clave solista pero con acompañamiento amigo: los teclados son de Claudio Cardone, los bajos de Nerina Nicotra y la batería de Sergio Verdinelli. Hay aportes adicionales y significativos de Juan Carlos Mono Fontana, Alejandro Franov y otros dos Spinetta: Dante y Valentino, que rapean (esto es amor / si no lo sabés) en Merecer y, de alguna manera, cierran un círculo iniciado allá lejos y hace tiempo con Pechugo en El mono tremendo.

El Flaco, que no se había ido, regresa para recordarnos que el tiempo nunca juega en contra. Por momentos suena en la línea de Jade (ni hablar en la inédita de aquélla época: Nueva luna, mundo Arjo), por otros se cuelan algunos recuerdos de Peluson of Milk y, los más, se muestra en sintonía con algunos de sus últimos discos, como Para los árboles.

El dibujo de tapa es una obra digital de Spinetta y, aunque breve, la obra se nos presenta como una película que empieza y llega a su epílogo en el momento justo. Una, justo es decirlo, que querremos ver, escuchar, imaginar y resignificar cientos de veces.

Deja un comentario

Reseña Panorama
Calificación
Ángel Santillán
Explorador galáctico de las órbitas musicales. Vivo en una y mil canciones más.