Hace algunos días discutía con un muy buen amigo sobre la importancia de las famosas remakes o de películas biopic, yo como todo un Pedro Picapiedra le comentaba que me parecía inverosímil el que la industria cinematográfica se dedique una y otra y otra vez a vivir y sacar sus emolumentos a costa de una fórmula tan básica teniendo bastante talento en las aulas para historias nuevas y que hagan que la gente “crea” en el cine.

Sin embargo al refutarme (y con justa razón) él me decía que “Es actualmente la única forma en que las nuevas generaciones den un vistazo al pasado y conozcan a las grandes de la historia“; si bien tiene toda la razón, yo sostengo el punto de que cuando algo está bien hecho, no hay necesidad de modernizarlo sino de enseñar lo que está a la mano; obviamente será el circo de nunca acabar, pero estos motivos quiero creer (que bien se que no) son la causa de que al cine de grandes factory’s se le acabe la creatividad y nos traigan esta fórmula, ahora la víctima, perdón, la historia que el cine nos trae es de la única e irrepetible Judy Garland en “Judy”.

Los años de gloria más que ser una realidad resultan ser un recuerdo, el sendero amarillo al parecer no fue el camino adecuado, por lo menos así parece ser para una ya bastante deprimida y sin gracia Judy Garland (Renée Zellweger) que ha llegado a la madurez sin encontrar mayor inspiración para vivir que sus continuas depresiones e incluso una que otra borrachera mezclada con un antidepresivo.

Con todo y eso su público no la olvida, prueba de ello es que varias décadas después de The Wizard of Oz la genial actriz/cantante logra matar rumores y temores al vender todos sus tickets para una presentación bastante especial en tierras londinenses; ¿será capaz Garland de vencer sus eternos demonios y dar el espectáculo de su vida? ¿Hay más en su vida que lo efímero de la fama?

Sobra mencionar que la necesidad real o no de tener a la mano una película inspirada en uno de los personajes más melancólicos que han existido en las marquesinas norteamericanas era algo vital para las nuevas generaciones; ya que si bien Judy Garland tiene a su fiel grupo de seguidores, lamentablemente el paso del tiempo ha hecho que no reciba su real reconocimiento como una de las musas del cine.

El punto más fuerte de Judy debe ser sin duda el retorno de Renée Zellweger a uno de sus géneros donde mejor se le puede aprovechar como lo son los biopics, su gran capacidad histriónica podría pensarse es algo desaprovechada con el guión que resulta bastante flojo de Tom Edge (Adaptación de su propia obra original) ya que deja cabos sueltos en momentos donde Zellweger sin duda tiene todas las credenciales para mostrarnos la sombra más obscura de Garland quedando solo en buenas intenciones de un filme biográfico más obscuro.

Algo que me dejó bastante completo y satisfecho fueron esos pequeños grandes detalles que Rupert Goold supo transmitir con su dirección; desde maquillaje y peinado hasta lograr llevar a la perfección cualquier cuestión mímica de Renée Zellweger con su Judy; si bien el director no es básico para seguir alabando la actuación de Renée si considero debe ser pieza angular para darle mayor brillo a una Zellweger que en todo momento es sostén y techo de un proyecto que resulta ser bastante ordinario.

Judy con Rupert Goold en la dirección, contando con la sensacional actuación de Renée Zellweger en la piel de Judy Garland, además de Michael Gambon como Bernand Delfont, Rufus Sewell como Sidney Luft, Finnn Wittrock como Mickey Deans, nos regala una tímida y elegante mirada a la vida de uno de los icónicos símbolos de la etapa dorada del cine norteamericano; no sin antes llevarnos a revivir dolorosos trozos de la historia de Judy Garland; teniendo como escenario principal una de sus últimas actuaciones antes de su fallecimiento; una actuación inolvidable de Renée Zellweger que pudo ser inmortal con un guión con más pasión y mayor sentido de la delgada linea de la cordura que vivió Garland.

Judy

Dirección
Rupert Goold

Reparto
Renée Zellweger
Rufus Sewell
Finn Wittrock
Michael Gambon
Jessie Buckley

Año / País:
2019 / Reino Unido

Duración
118 min.

Guion
Tom Edge (Obra: Tom Edge, Peter Quilter)

Música
Gabriel Yared

Fotografía
Ole Bratt Birkeland

Productora
Coproducción UK/USA; BBC Films / Calamity Films / Pathé / 20th Century Fox

Género
Drama Biográfico

Deja un comentario