Una perfecta armonía del pop de la nueva era, vulnerable y fuerte. Eso es, vōx, una cantante y compositora con sede en Los Ángeles que también funciona como una ícono de la moda.

vōx ha estado en el viaje de encontrar su autoestima y mediante su amor a la música y a la moda lo ha estado creciendo y encontrando.

vox

Al poseer la voz de un ángel, lo contrasta explorando la distorsión de su creación musical porque, aunque la vida es bella, no siempre es fácil, ¿verdad? La ansiedad y la depresión pueden distorsionar la forma en que las personas ven la vida y vōx crea su música como una forma de conectarse con aquellos que están luchando con algo similar.

I’m Not a God es un EP para la curación. Es una voz para el tema de la salud mental. Es una colección de canciones hechas con la esperanza de que la gente ya no se sienta sola. Y dentro de toda esa distorsión, su voz etérea brilla y nos saluda con tranquilidad. En el mismo sentido, vōx espera que su música ayude a sus oyentes a encontrar momentos de tranquilidad en este mundo que puedan sentirse tan distorsionados.


Producido por Alexander Vincent y la propia vōx, así mismo como distribuido por el sello canadiense Arts & Crafts, éste EP de la angelina nos transbordada por cinco piezas mágicas con distintos matices y formas que en conjunto conforman un material titulado I’m Not A God, su segunda entrega luego de debutar con I Was Born EP en el 2017 y de lanzar sencillos sueltos durante el 2018 e incluso durante el 2019.



El track que da nombre al EP nos abre las puertas de este mágico recorrido. “No soy un Dios, soy un sol deslumbrante”, menciona vōx a su entrada magistral con ritmos electrónicos tenues a los que de a poco se le agregan beats del Rythm & Blues con matices oscuros, pero a su vez llenos de sensualidad, muy al estilo de FKA Twigs y/o Sevdaliza.



I’ve Never Been so Happy to Be Bleeding nos empuja aún más hacia esa oscuridad, solo que aquí el ambiente se vuelve denso a través de la voz distorsionada de la cantante maniobrada por auto-tune y elevada por líricas más reveladoras que crean una atmósfera profunda.



Casi sin avisar y de manera inmediata se encima Oh To Be Opened, un extracto de poco más de un minuto donde de nueva cuenta el auto-tune y la interpretación de vōx toman total protagonismo antes de conectar con I Can Feel Myself Leaning, el tema con más variaciones de ritmos y formas que nos recuerda un poco a las creaciones de James Blake al sumar la electrónica y el R&B.


Life in Me cierra el extended play con una afortunada forma donde podemos sentir las vibraciones de vōx y sus letras encaminadas dentro de ligeros ritmos electrónicos en esta propuesta de cinco piezas arriesgadas y con mucha ambición de parte de una artista que desea posicionarse ante los oídos más exigentes y también a la vista de los expertos en moda a través su nueva entrega.

Deja un comentario

Reseña Panorama
Calificación
Ángel Santillán
Explorador galáctico de las órbitas musicales. Vivo en una y mil canciones más.