Kanye West es de esos personajes que puede ser la peor basura de persona, a la vez que puede ser una deidad para millones.

Jesus Is King, las alabanzas egocéntricas de Kanye West 1Desde que comenzó su carrera hace 15 años, con el lanzamiento de The College Dropout, el rapero ha sido enmarcado como una de las figuras más respetadas del hip-hop a pesar de contar también con una mayor fuente de controversia por declaraciones sensacionalistas de su parte.

En la última década, ha experimentado varias reinvenciones, por ejemplo recientemente como una personalidad pro-Trump divisiva, y otra como un personaje asustadizo y confesor en su última entrega en solitario. Pero si ese material de 2018 se sintió leve, producto de un artista en el limbo profesional y personal, un año de reflexión ha afinado su visión, tal vez un poco demasiado fina.

Después de pasar los últimos 10 meses organizando el Sunday Service, que consistió en una serie de sermones dirigidos por coros de gospel que han llegado a todas partes, desde Ohio hasta el festival de música Coachella, Kanye se ha convertido en un cristiano re-nacido de nuevo, tomando en cuenta que ya ha dado guiños claros religiosos en canciones como Jesus Walks, Ultralight Beam, etc; pero en esta ocasión llevado a la máxima potencia.

Jesus Is King, su noveno álbum, está en deuda con su nuevo ídolo. Actúa como una carta de disculpa del rapero a su religión recién descubierta: una expiación sonora en alza que lucha constantemente con la naturaleza restrictiva de su tema.

La canción de apertura Every Hour, con un piano reducido y arreglo vocal interpretado por el Sunday Service Choir, lo lleva a la nueva mentalidad de West. Se abre a medio camino a través de una nota de piano, impartiendo la sensación de descubrimiento que ha experimentado en su oyente. “Canten hasta que el poder del Señor baje”, repite el coro mientras ya estamos dentro de esa misa de egocentrismo.

Kanye no aparece formalmente hasta su segunda canción, gruñendo a través de palabras de redención en Selah, un llamado basado en tambores. Está repleto de implacables gritos de aleluyas y referencias directas a la religión. (Dicen que la semana comienza el lunes, pero el comienzo fuerte es el domingo).

Su tratamiento del tema funciona bien en un doble golpe de pistas que rinden homenaje sonoro al viejo Kanye, que muchos dicen perder. Closed On Sunday solidifica su condición de impulsor sónico de límites, mientras tuerce el trabajo de la voz de acapella con cuerdas en español y una ligera base de sintetizador. Lo mismo sucede en On God, el tema que tiene más poder del disco y barras de rap intensas, con el único inconveniente de que dura muy poco y la emoción se corta.

Ty Dolla $ign y Ant Clemons colaboran en Everything We Need, que controla la mitad de la producción bajo un ritmo de R&B, al igual que la pacifica Water donde Ant Clemons nuevamente brinda talento colaborativo.

Luego de God Is, que probablemente es el track más soul del Jesus Is King, aparece Hands On a colaboración de Freed Hammond sin pena ni gloria, y que nos da a entender que si desconectas durante gran parte la segunda mitad del disco, la cautivadora producción de Use This Gospel te regresa de nuevo.

Bajo el famoso vocoder de West y un par de versos del grupo de rap Clipse (compuesto por Pusha T y No Malice, trabajando juntos por primera vez en seis años), un bucle de piano de una sola tecla que emula lo misterioso, para así llegar al grandioso final de solo con el saxofonista Kenny G.

Jesus Is King en realidad no es tan malo. A nivel de producción, como es de costumbre, todo está limpio y bien cuidado. Y una vez viendo la proyección cinematográfica de casi dos horas en IMAX llamada Jesus Is King Sunday Service Experience (que ya pueden encontrar en internet rascándole bien), uno puede llegar a comprender un poco esta faceta que, aunque sí supera a su antecesor Ye, no deja de ser uno de los discos más flojos del rapero que nos sigue mostrando su peor etapa en medio de aleluyas y espiritualidad que ya nadie le cree, dentro de una iglesia donde el egoísmo es la religión por excelencia.

Deja un comentario

Reseña Panorama
Jesus is King
Ángel Santillán
Explorador galáctico de las órbitas musicales. Vivo en una y mil canciones más.