Como muchas historias de la era millennial la de Ave Delta comienza en Facebook, dentro de un chat entre músicos que simplemente buscaban compañeros para formar una banda.

Hasta ese momento no conocían mucho unos de los otros, probablemente eventualmente se habrían conocido en algún bar o concierto, pero este grupo de desconocidos tenían que encontrarse de alguna forma u otra.

El sueño de Ave Delta inicia con una amistad inesperada, y se materializa al momento de componer su primera canción: “Perdiendo el control”, esta se encuentra en su álbum debut (AVD). Aunque los chicos no consideren esta como su mejor composición, recuerdan este proceso agradablemente:

“Es muy probable que sea nuestra peor canción hasta la fecha, pero en su momento fue divertido de componer; a diferencia de los posteriores trabajos de la banda, su creación fue muy espontánea, con un riff de guitarra bastante pegajoso y letra carente de sentido”.

https://open.spotify.com/album/5Qj7EWaxuLLKerTP74R8Nh

Posteriormente vendrían Ayer fue un sueño vol. I y II, dos materiales que ellos definen bajo las emociones de nostalgia y soledad:

“El primero es el sentimiento de anhelo por un momento o acontecimiento pasado, como el momento en que conociste a una persona especial, y el recuerdo de la alegría que te trajo; un sentimiento agridulce, que duele por su ausencia, pero reconforta al mirar las cosas en retrospectiva; es por ello que las canciones que conforman este volumen tienen ese carácter contradictorio, con música que suena alegre y con vibras vintage, pero cuyas letras provocan melancolía. Podrías dedicársela a tu pareja al final de una cita para que se quede a dormir contigo, o a una persona que se va de tu vida y te duele dejar”.

“El volumen II es más introspectivo; se puede entender como una transición hacia el interior, una confrontación con uno mismo, dejando atrás los placebos y enfrentándose a lo que viene. Mucho de la sociedad actual, niega y reprime las cosas tristes y dolorosas tratando de engañarse con que todo está bien, y pues todos sabemos que eso no es así. Todos pasamos por pérdidas, confusión, duelo y crisis existenciales, y no está mal expresar nuestros sentimientos y afrontarlos, para cerrar ciclos y seguir adelante hacia un lugar mejor“.

 Ave Delta, música para soñadores y nostálgicos 1

La canción que da inicio a Ayer fue un sueño vol.2 se titula “Dreams”, esta nace en el imaginario de Eusebio (teclado, coros) mientras dormía, aunque él comenta que la melodía sonaba más al estilo de Kumbala de La Maldita Vecindad y la estaba escuchando en un bar de mala muerte. Así que lo que menos les falta a Ave Delta son sueños, tanto individualmente como banda:

“Creemos que un sueño en conjunto sería ser headliners de algún festival en México o España; si nos vamos muy a lo onírico quizá un Glastonbury. Luis comenta que su sueño es dar un concierto con lleno total en el Estadio Azteca, y Alex en un Glastonbury. David estaría contento de poder vivir de la música y la creatividad, Jordi ya vive un sueño donde el Peje es presidente pero esa es otra historia. Eusebio ama viajar, y si lo hace con la banda, aún mejor. Creo que el sueño colectivo, se basa en hacer una banda que no solo sea reconocida, sino que sea recordada por su música y su discurso, además de poder viajar. Digo, ¿Qué músico no sueña con ser headliner en un festival internacional o ser una influencia para la posteridad?”.

Aún queda un largo camino que recorrer para Ave Delta, ellos creen que jamás debería de perderse la capacidad de asombrarse día a día y para esto buscan llegar a diferentes personas, ciudades y países, con el deseo de seguir transmitiendo un sinfín de emociones a través de sus melodías.

“Se vienen música, shows y viajes, ¡eso es más que seguro!”

Sigan a Ave Delta en Facebook e Instagram para no perderse ningún detalle.

Deja un comentario