La música es un sonido que se escucha en cualquier momento, a cualquier hora.

Bien sea porque está caminando en la calle y pasa un vehículo con música, o bien, su vecino coloca música a todo volumen e inevitablemente la escucha. Es casi imposible escapar del sonido de la música.

Como herramienta eficaz, la música puede ser utilizada para influir de forma positiva o negativa en las personas. No sé si habrás escuchado la frase que dice que la música tiene un “mensaje subliminal”. Esto no necesariamente tiene que ver con satanismo o cultos, la música va mucho más allá de eso.

La música como instrumento de comunicación

En muchas ocasiones, se puede utilizar la música para manipular masas. En el caso de las competencias deportivas, muchas veces se ha utilizado la canción referencial de Queen – We Are The Champions para transmitir que su equipo ha ganado una competencia o que está preparado para enfrentar la batalla de forma sana.

Por supuesto, la música es también utilizada para transmitir algún sentimiento o emoción hacia una persona o alguien especial. Incluso, muchas personas se sienten más cómodas dedicando alguna canción, que hablar directamente a la cara sobre lo que sienten, esto gracias que la música dispone de un elemento fundamental que es la letra, en donde prácticamente se dice todo. Sin embargo, una melodía también puede traspasar algún tipo de sentimiento, pero dependerá de la sensibilidad del receptor poder descifrarlo.

La música como estimulante cerebral

La visa sin música para mi y para muchas personas o tendría sentido. De hecho, la imagen es el complemento perfecto de toda imagen. Una película, un comercial, una obra de teatro, hasta una simple receta en YouTube no sería completa si no se le agrega algo de música. Por tanto, en muchas ocasiones la frase “la imagen habla por si sola” no es del todo cierta, porque sin música el cerebro humano no captaría el mensaje que se quiere transmitir.

Para nadie es un secreto que la música realmente afecta nuestros estados de ánimo. Si una persona está triste y le colocan una pieza alegre, es probable que la misma sonría, al menos un poco. La música puede provocar sensaciones placenteras, dependiendo si la canción gusta mucho y en algunas ocasiones de lo que diga la letra.

Mucho se ha escrito sobre la terapia de la música o musicoterapia, la cual se aplica de ayudar a pacientes con problemas de olvido, lo que es lo mismo, de Alzheimer.

Los peligros de sobreestimar la música

Aunque la música es definitivamente un instrumento maravilloso de comunicación y funciona de manera positiva para mejorar el estado ánimo, la música mal utilizada también puede ser un peligro, sobretodo en personas vulnerables.

Por ejemplo, si alguien se siente solo y afligido decide tocar un tema que hable de soledad, el problema se puede agudizar mucho más. Ha habido casos reales de personas (generalmente jóvenes) que han tenido este problema y terminan por quitarse la vida.

Un uso adecuado de la música no tiene porque ser un peligro. Todo es cuestión de la salud mental de la persona, es en donde hay que tener especial cuidado.

Deja un comentario