El Misterio del Sr Pick llega a las salas mexicanas dentro del marco del Tour de Cine Francés. Te contamos algo de ella.

¿Qué es lo que despierta la inspiración creativa en una persona? ¿Un proceso artístico puede ser desarrollado por alguien sin un bagaje teórico de una determinada disciplina? Estas y otras interrogantes forman la laberíntica trama de una de las propuestas fílmicas del próximo Tour de Cine Francés en nuestro país.

En su edición número 23, el Tour de Cine Francés presenta un filme del director y guionista Rémi Bezançon (The First Day of the Rest of Your Life, 2008), donde nos encamina a través de la neurosis y obsesión de un critico literario llamado Jean-Michel Rouche (Fabrice Luchini, In The House, 2012) quien comienza una cruzada autoral de una obra literaria, de impecable manufactura, cuya creación permanece en un misterio constante.

Una joven editora encuentra, en una pequeña biblioteca de Bretaña, el manuscrito de una novela destinada a convertirse en una obra maestra contemporánea de la literatura francesa.

Sin embargo, la sorpresa de la historia aparece al enterarse que el culpable de este revolucionario texto es obra de un humilde pizzero llamado Henri Pick, quien lleva dos años de haber fallecido y, según los testimonios de su familia, nunca fue un lector muy asiduo.

Tras su publicación, el libro adquiere una popularidad y éxito desbordante, acrecentando la incredulidad del crítico Jean-Michel respecto a la veracidad del mismo, causando el inicio de una investigación minuciosa por parte de este excéntrico personaje, quien no descansará hasta probar su teoría de que “no cualquiera puede escribir”.

Bañado con tintes de una inteligente comedia de corte francés, aunado a múltiples referencias de la literatura mundial, el guión va colocando las piezas de un divertido rompecabezas que va tomando la forma de una idea aspiracional que ya había sido presentada, de forma más ligera, en la película de Ratatouille (2007) con la frase ‘cualquiera puede cocinar`, aplicada a cualquier ramo de nuestras vidas.

La película se desliza desde de la postura romántica del talento innato en la creación artística, visto con los ojos de Joséphine Pick (Camille Cottin, Aliados, 2016), hija de Henri Pick, hasta la metódica visión de Jean-Michel en cuanto a la teoría literaria se refiere. Estos dos personajes generan una química evidente en pantalla que sirve como ancla narrativa para placer del espectador.

El filme va construyendo su clímax con piezas de jenga cómicas y emocionales, simulando una estructura aparentemente sólida pero que termina por desmoronarse por la cantidad de elementos utilizados en la solución final, agregando una innecesaria explicación para resolver este juego narrativo, pero que no demerita la diversión en este proceso para el asistente a la sala de cine.

Este juego de pistas es muy similar al observado en The Illusionist (2006), donde tenemos a personajes que van arrojando migas de pan que van construyendo un camino a seguir para el espectador, ayudado por un protagonista que servirá como punto de apoyo para correlacionar dichos elementos.

Al final, esa sensación de participación indirecta que se crea fuera de la trama resulta como la parte más enriquecedora de esta producción francesa, acompañado del carisma que poseen los actores involucrados, a pesar de la irregularidad que es palpable en el último cuarto de la historia. Sin bajar la calidad de sus propuestas, el Tour sigue ofreciendo al público mexicano un amplio abanico de opciones que pueden competir con cualquier trabajo hollywoodense del momento.

  • Dirección: Rémi Bezançon
  • Reparto: Fabrice Luchini, Camille Cottin, Alice Isaaz, Bastien Bouillon, Josiane Stoléru
  • 2019/Francia
  • Duración:100 min
  • Guión:Rémi Bezançon
  • Montaje: Valérie Deseine
  • Fotografía: Antoine Monod

Deja un comentario

RivaKun
Pesimista patológico al puro estilo de Woody Allen. Amante del cine, fotografía y arte. Adicto a la televisión y los deportes, en especial el fútbol.