El talentoso Tim Baker, frontman de la reconocida y (hasta ahora) extinta banda canadiense Hey Rosetta! debuta ahora como solista y nos entrega Forever Overhead, un disco que enmarca las experiencia y casos cotidianos de Baker a lo largo de su vida, pero aún más enfocado hacia su juventud.

forever overhead
Forever Overhead

Probablemente su nombre no te suene demasiado familiar, inclusive ni el de su extinta banda Hey Rosetta! donde mencioné puntualmente ser reconocidos. Y es que sí, Hey Rosetta! muy seguramente no tiene la fama ni aún menos el alcance que, por ejemplo, Arcade Fire sí la llegó a tener, también provenientes de Canadá. Pero Hey Rosetta! es más local en el país con bandera de la hoja de maple, al grado de ser multi-premiados y nominados a distintos premios.

Ahora sí, con esa breve información, su líder Tim Baker emprendió este año su propio vuelo de la mano de la disquera Arts & Crafts para difundir este debut multicor y sonórico que en algunos temas se pone en tonos sepias y grises ayudado de líricas existenciales y sentimentales. Pero eso es más adelante…

“I wanna dance whit you. That’s all I wanna do”, recita la parte esencial y clímax del primer sencillo que se desprende del Forever Overhead, y que a su vez es el primer tema que nos recibe con una melodía suave que se acompaña de piano a la marcada voz de Tim Baker que se va desvaneciendo entre ese mismo piano ahora complementado por un arpa, embelleciendo aún más este primer corte del álbum.

All Hands llega con más movimiento y ritmo liderado por guitarras y coros femeninos tras las palabras del canadiense, muy al estilo del góspel. Algo similar respecto a los coros se da también en Hideaway, track siguiente que nos deja escuchar su potencia vocal entre sonidos alegres matizados por trompetas, estilizado y sin olvidar raíces de Hey Rosetta!

Luego de una sentimental Spirit y Strange River, donde ambas empiezan muy paulatinas para terminar explotando en sus últimos minutos, continúa The Eighteenth Hole, una balada de desamor en donde los protagonistas son la voz de Baker, el piano y violines.

Two Mirrors va por esa misma línea de The Eighteenth Hole de principio, para irse transformando después en una balada más rítmica por diversos complementos en los que destaca la grandiosa voz de Tim Baker al finalizar el extracto, haciendo de Two Mirrors una de las mejores canciones, justo como el siguiente acto de Forever Overhead llamado Pools y su lírica llena de sinceridad y arrepentimiento entre una pista que hace vibrar y tocar fibras sensibles.

The Sound Of Machines, Our Team y Don’t Let Me Go Yet terminan por rematar con grandeza un Forever Overhead compuesto de un lado más íntimo de Tim Baker con factores de amor, deseo y confección con su pasado juvenil y su naturaleza.

Tim Baker logra proyectar su lado b fuera de Hey Rosetta! y sus múltiples nominaciones y galardones con ellos, para iniciar su carrera solista como algo interesante para tomarlo en cuenta.

Deja un comentario

Reseña Panorama
Forever Overhead
Ángel Santillán
Explorador galáctico de las órbitas musicales. Vivo en una y mil canciones más.