Los californianos FIDLAR tocaron en la Ciudad de México y estuvo cabrón.

Fuck It Dog, Life is A Risk (FIDLAR) es el mantra bajo el que muchos skateboarders y surfers californianos viven, un mundo lleno de guitarras rápidas, drogas y cerveza barata, donde las reglas se rompen al mismo tiempo que las olas donde surfean.

Zac Carper, Brandon Schwartzel, Elvis Kuehn y Max Kuehnn crecieron en ese mundo y su misión es llevarlo a todos los rincones del planeta a través de su música.

FIDLAR, nació en Los Angeles en 2009 y con tres discos de estudio llegaron por primera vez a nuestro país para presentar su nuevo disco, Almost Free.

La noche del 10 de abril, la Ciudad de Mexico se convirtió en una sucursal de su mundo: slam, brincos, gente y cerveza volando por los aires fueron parte de este coctel que los músicos oriundos de California le recetaron a esta de por si caótica ciudad.

La noche comenzó con la banda mexicana Carrion Kids, quienes venían de un largo tour por Estados Unidos, presentando canciones de sus dos discos y mostrando porque son una de las bandas más prometedoras de la escena independiente del país; durante todo su set la pista se fue llenando y la emoción fue aumentando, al bajar de la tarima el lugar se encontraba cerca del lleno total.

Después de varios minutos de espera, la pantalla que se encontraba atrás del escenario se encendió para proyectar unas manos para grafitear un esténcil con las letras FIDLAR en mayúsculas, los músicos fueron saliendo al escenario y la emoción ya estaba en su punto máximo.

Sonaron los primeros acordes de Alcohol, primer sencillo de Almost Free y el lugar exploto. La pista que se encontraba próxima a reventar, se convirtió en un remolino, para la segunda canción – Stoked and Broked, de su disco homónimo – la bomba molotov ya había estallado, FIDLAR estaba en Mexico y la ciudad le dio la bienvenida de la mejor manera.

La banda, que cumple 10 años como banda este 2019, presento un setlist con canciones de sus tres materiales discográficos, pero cargándolo ligeramente mas hacia su primer disco (FIDLAR, 2013), cosa que el público aplaudió y disfruto, ya que muchos los esperábamos desde aquellos años.

En el poco mas de hora y media del concierto, la comunión entre la banda y el publico de SALA nunca paro, el famoso cántico “Oe, oe, oe, FIDLAR, FIDLAR” retumbo en mas de una ocasión, causando una emoción visible en la banda, quienes se veían fascinados con la reacción del público.

Pasada la mitad del concierto y antes de comenzar con 9 to 5, Zac le pidió al publico dividirse en dos partes para dejar un espacio al centro de la pista, a donde invito a todas las chicas que se encontraban ahí, para armar un slam únicamente formado por ellas, un detalle muy aplaudido por todos.

Para muchos, FIDLAR representa adrenalina, intensidad y valemadrismo, quizás no sea la banda mas famosa, ni la banda con más seguidores alrededor del planeta, pero quienes disfrutamos su música, sabemos lo que significa y lo que nos ha inspirado.

No es casualidad que, a partir del lanzamiento de su primer disco, en 2013, bandas en todo el mundo, desde OC en California, hasta la costa australiana, pasando por su puesto por Mexico, hayan tomado sus instrumentos para recrear la emoción que la música de los californianos transmite.

Hoy, a seis años de su primer disco, la banda está dejando claro que se encuentra en el momento mas alto de su carrera, ese punto donde una banda se puede dar el lujo de cambiar las fórmulas de su música (pero nunca su actitud) y arriesgarse, porque Fuck It Dog, Life is A Risk.

Las fotos son de Alexa Olán.

Fidlar Fidlar Fidlar Fidlar CDMX Fidlar Ciudad de México Fidlar SALA Puebla

Deja un comentario