Luego de sufrir una caída, el druida Panoramix decide que ya es tiempo de asegurar el porvenir de la aldea.

Acompañado por Astérix y Obélix, se propone recorrer el mundo galo a la caza de un joven druida talentoso  al que pueda elegir como sucesor y transmitirle un gran y preciado legado.

Astérix: El secreto de la poción mágica es la décima traspolación al cine en versión film d’animation del mundo y el imaginario de la bande dessinée française (esto es, del cómic francés)  Astérix le Gaulois, creada por René Goscinny y Albert Uderzo en 1959.

Tras su estreno mundial ocurrido en Francia el 5 de diciembre de 2018, el filme llega a México. Lo hace firmado por el famoso actor, guionista, director y humorista Alexandre Astier (Kaamelott) en los créditos de dirección (que comparte con Louis Clichy) y guión.

Número 10 animada y número dos para la dupla Astier-Clichy (quienes también son responsables de Astérix : le domaine des dieux, de 2014, una producción que convocó a más de 3 millones de espectadores), una particularidad de esta película es que se trata de una historia original, no de una adaptación estricta de la historieta de Goscinny y Uderzo, en la que incluso aparecen nuevos personajes.

“Luego de Astérix : le domaine des dieux, que sí es una adaptación,  me preguntaba cuál sería el siguiente desafío. Y este fue proponer una historia original. Pensé que la rechazarían. Me decía: ‘De todas maneras, no la voy a hacer’. Y, pues no”, relató Astier a propósito del que fue el estreno francés. 

Bien valió la pena tal atrevimiento. El resultado deslumbra en muchos sentidos.

Primero,  en la calidad de su animación: una gran textura cinematográfica  (tan bien concebida, cuidada y pulida que merece un visionado aparte) y un muy buen uso de la iluminación y de la estética cartoon.

Luego, atendiendo a la tradición en esta saga cómica, en su quirúrgico manejo  del humor, que cumple a pie juntillas con las observaciones  bergsonianas acerca de la risa: la inteligencia de su comicidad está claramente basada en lo humano. Si de un lado el humor apela a las torpezas humanas; de otro lo hace a las humanizaciones. Unas y otras arrancan primero que nada la hilaridad cándida y luminosa de los pequeños (aunque también de no pocos grandes).

Además, en su lado más “maduro” (?), los diálogos y la historia apelan a códigos más pensados para los adultos.

Así, en este largo animado el espectador más grandecito, y atento,  agradecerá desde las actualizaciones (como cuando nos hablan de “selfies”… 50 años A.C., que sería el tiempo del relato); pasando por los guiños a la diversidad de géneros (aunque, hay que decirlo, a estos se los presenta un poquito-muy cercanos a la ridiculización) y el feminismo; hasta las parodias dentro de la parodia -por ejemplo, de pasajes del cristianismo- y las “mexicanizaciones”.

Sobre este último punto hay que felicitar a quienes adaptaron ciertas expresiones al argot mexicano. Lejos de molestar, se hacen realmente muy graciosas. Y un aplauso sostenido al doblaje local: divino trabajo de interpretación.

Otro punto que destaca en esta aventura es que los personajes de Astérix y Obélix quedan un tanto relegados. Son los druidas (el malo y el bueno) y su lucha -que representa, claro, la del bien y el mal-, los que adquieren el mayor peso de la atención.

No lo duden, esta nueva entrega de la historia que retoma desde el humor el conflicto galo-romano es tan fresca como imperdible y merece ser vista por toda la familia. ¡Que nadie se la pierda!

 

Astérix: el secreto de la poción mágica

(“Astérix : le secret de la potion magique”)

Alexandre Astier, Louis Clichy; Francia, 2018

Summary
Astérix y Obélix traen a México el secreto de la poción mágica
Article Name
Astérix y Obélix traen a México el secreto de la poción mágica
Descripción
Luego de sufrir una caída, el druida Panoramix decide que ya es tiempo de asegurar el porvenir de la aldea.
Autor
Medio
Bizarro FM
Logo del medio

Deja un comentario

Lola Mendoza
Periodista enamorada hasta la locura de todo lo francés.