Entre lodo, cancelaciones, mala organización y DJs que dieron lo mejor de ellos, se pudo llevar a cabo el Festival Ultra 2018.

No creo faltar al respeto al lector con mis letras. No más allá de lo que el Festival Ultra 2018 les hizo a todos aquellos que pagaron boleto superior a mil pesos.

Generalmente se espera que cada nueva emisión de cualquier evento supere la pasada.

Lo que pudo ser una gran noche electrónica, con talento de renombre junto con su espectacular derroche de luces y experiencia, simplemente ocurrió sin gloria y mucha pena.

Resulta un tanto complicado resaltar algún aspecto bueno porque simplemente no existió.

Entre viernes y sábado Festival Ultra 2018 anunció que por inclemencias del tiempo se vieron forzados a mover el horario de ingreso hasta las 19:00 horas.

Razón por la cual los escenarios no estaban listos. En efecto, así siguieron a pesar de llegar las 21:00 horas.

No había rastro de inundación, solo charcos y pasto reblandecido por la precipitación. ¿En realidad el clima tuvo la culpa?

Insultar la inteligencia del público no es sano, ni mucho menos es bueno.

Era de esperarse que acto seguido vinieran cancelaciones, ineficiencia en servicios de comida, cerveza, bancos y pago con tarjeta.

Producción mediocre, selección de DJ insabora, y en general un festival muy por debajo de lo amateur.

Obviamente la única forma de saber los horarios era por las publicaciones en su página de Facebook.

Si tuviste suerte de contar con red puede que te enteraras de quién estaba en el escenario en determinada hora.

De estos, sin nombre, incluso el main stage omitiendo el clásico imagotipo de Ultra. Si ni ese tuvo la fortuna de lucir colocado, mucho menos los demás.

En el primer templete (UMF Radio), entrando a la derecha, alzaba las manos Dj N (solo por darle un nombre).

Digno representante de los concursos estudiantiles, donde juegan a ser disc jockey.

Se notaba que sus amigos, arriba del escenario hacían lo posible por animar al poco público.

Qué se me hace que les dijeron: ustedes pónganse a bailar como si hubiera ambiente.

Se veía uno al otro y se lanzaron al escenario dando pena ajena.

Su dj set bien podría ser una lista de YouTube ideal para unos XV años. O un bar de la San Rafael curado por Más Nescafé.

Lo cual me lleva a pensar que hubo espacios para tocar siempre y cuando vendieras entre tus cuates y primos equis cantidad de boletos.

Sin pies ni cabeza

Recorrer los demás escenarios daba igual. Cualquier celebración de alcaldía citadina contaría con mayor calidad.

A unos cuantos pasos bajo una carpa, acondicionada con bocinas ideales para el garage de la casa, estuvo tocando un tiempo considerable alguien que disfruta ser dj de pantomima.

Ultra Worldwide poco atrayente. Bien pudieron pasar a sus DJ al Mainstage para hacer bola.

Regresando al escenario (UMF Radio), ya se encontraba Noxxville. Resaltó por sus rolas en dudosa calidad, cual bajadas de YouTube.

¿Cómo están Ultra México?, ésta seguro la conocen, fueron las intervenciones que a cada rato hizo al micrófono.

Sin coherencia en los tracks, mejor utilizó la base de kicks para poner las viejas confiables de EMPO.

Panorama desolador, muy lejos de lo que ocurrió en 2017 donde incluso escribimos fue una muy buena experiencia y le deseábamos larga vida.

Tal vez fue el hedor de Live Talent, quienes días atrás hundieron al Force Fest, o el error de varias personas.

Ni el talento ni el público se merecía eso. No merecían un festival a medias o 1/4.

Resistance al rescate

Aunque la carpa Resistance luciera tapada con lonas a la mitad, sin juegos de luces completos, con fallas constantes en el audio, y pantallas, los asistentes gozaron de grandes figuras.

Seth Troxler, confiado, con sonrisa visible sabía lo que su público quería y se los dio.

Con la maestría bajo las manos, hizo la transición a Luciano con el sampleo de Rose Rougue de St. Germain.

Cuchillos en la tierra y veinte Ave Marías para que Carl Cox no cancelara. Tiró los pronósticos y conspiraciones en las redes.

Siguieron las fallas en el audio, pero el ritmo de Cox lo superaba. La gente se acercaba más y era inevitable bailar.

Te puedes quedar pasmado y maravillado con su elegancia al mezclar Techno, House, Disco.

Los tragos amargos fueron menos gracias al trabajo del DJ. Como sea la gente quería bailar y escuchar sus canciones favoritas.

Estuvieron felices al ver a Armin van Buuren, Afrojack, Tale of Us y Galantis.

Aunque para llenar huecos estuvieron otros con talento nulo. Mismo calificativo que ostenta desde hoy el Festival Ultra 2018.

A los organizadores les recomendamos tomar el Taller de Dirección de Producción de conciertos en SAE. El taller lo dará una persona con experiencia haciendo grandes festivales en el cono sur del continente. Es un día y seguro aprenden algo.

ultra mexico

Sistema cashless caído

ultra festival mexico
DJ ???
ultra toluca
Escenario principal apagado
ultra festival toluca
Pruebas en el escenario principal
ultra 2019 mexico
Venta de cerveza mal organizada
festival ultra cdmx
Escenarios vacíos
boletos ultra mexico
Carpa improvisada con DJ ???
ultra mexico precios
Lodo en varias zonas
ultra mexico locacion
Escenario principal con poco show de luces
ultra festival df
Carl Cox

Deja un comentario

Armen
Productor de radio / Locutor de DoReBeat, 94.9 FM @ Mty. Manager de bandas independientes & tatuadores.