Starsailor contagió al público con sus melancólicas melodías en su primera visita a México. La espera valió la pena.

Para sus fans mexicanos, la espera fue bastante larga. Desde que lanzaron su álbum debut en 2001, Love Is Here, sus seguidores ansiaban una visita a tierras mexicanas, y ahora, después de largos 17 años los tuvimos para escuchar sus grandes éxitos y lo nuevo de su último material All This Life.

El grupo se caracteriza por plasmar en sus canciones un estilo nostálgico y muy melancólico. Acompaña un órgano que le da ese sello característico y cuentan con un gran repertorio de temas memorables.

Cuando las luces se apagaron y James Walsh y compañía salieron, todo el mundo brincó y se emocionó. La cálida bienvenida hizo que el grupo también se emocionara y con esa energía comenzaron a tocar Listen To Your Heart, canción de su último álbum.

Han pasado 17 años desde su debut y ahora se les ve completamente adultos. Aún así, la melódica voz de Walsh sigue intacta y las canciones han envejecido de buena manera.

Continuaron con Alcoholic y Poor Misguided Fool, las primeras canciones del Love is Here. La emoción aumentó porque no esperábamos tener tan inmediato esos clásicos.

A pesar de no ser un lleno total en El Plaza Condesa, sí que hubo bastantes asistentes y cada uno de ellos se sabía las canciones.

Para Way To Fall, una de las más esperadas de la noche, el público coreó y gritó con tanta fuerza que la voz de Walsh fue opacada. Y es que cómo no amar semejante pieza musical, la cual se volvió muy famosa al ser elegida como la canción de los créditos del videojuego Metal Gear Solid 3.

Algunas canciones fueron bellamente rematadas con cierres de otras canciones, como en Neon Sky, que finalizaron con un fragmento de Sonnet de The Verve. Un bello tributo a otra banda inglesa que fueron temporales en algún momento.

También en Silence is Easy mezclaron al final Kids de MGMT, aumentando la emoción y los gritos de los asistentes. Un gran detalle por parte de Starsailor que se mostraron bastante contentos durante todo el concierto.

Este evento incluyó algunos covers muy al estilo Starsailor, como Ain’t No Sunshine de Bill Withers o la sorpresiva Please, Please, Please Let Me Get Want I Want, original de The Smiths, esto sucedió después de su encore.

Otro cover que siguió fue All I Want To Do Is Rock de Travis, y vaya que fue increíble la versión por parte de la banda.

Hubo tres momento bastante mágicos y que apuesto llevó a varios al borde del llanto: cuando cantaron Way To Fall, la triste y melancólica Love is Here y el cierre con Good Souls.

Starsailor tardó 17 años en venir, pero la espera valió la pena y el público demostró que, a pesar de su larga ausencia, se mantuvo fiel y paciente para su llegada a México. Esperemos que no pasen otros 17 años para volverlos a ver.

 

Deja un comentario