En ocasiones la música puede ser un perfecto recordatorio de lo chingona que es una nación cuando se une frente a las adversidades; Amplifica fue el motivo ideal para volver a reflexionar.

Si fuiste al Palacio de los Deportes te diste cuenta sin duda que el evento estaba en sold-out pero, ¿pensaste que también era probable que un buen porcentaje de gente con el que compartiste pista, sección o fila estuviera involucrado de alguna forma en los días posteriores al 19S? Tal vez ese chavo o señora que cantaba a tu lado, ayudó en algún centro de acopio o donó a alguna causa.

En una especie de homenaje a esa unión y respaldo que nos caracteriza como latinos y mexicanos, miles de personas esperaban a sus bandas favoritas para hacer una pausa, bailar, cantar, saltar y conocer nuevas iniciativas para continuar ayudando y no dejar las bases que construimos aquel día a mediados de septiembre.

Diego Luna dio inicio al evento con una reflexión sobre la ayuda que nos corresponde como mexicanos, la importancia de la comunidad y de construir el país en el que queremos vivir, siempre enfocados en nosotros y no en una sola persona. Así comenzó Amplifica.

Mon Laferte fue la única mujer en el cartel y no defraudó. Tuvo un sonido envidiable y un performance lleno de vida, múltiples músicos y escenas de películas mexicanas en blanco y negro que representaban la temática de sus letras; Mon tiene un claro domino del escenario, mismo que le da vitalidad a sus letras y su show, sin caer en la tristeza desmedida y desolada.

Un cover a Selena (Si Una Vez), las “viejas confiables” (Amor Completo y Amárrame), una colaboración (Mi Buen Amor con Enjambre) y las canciones más explosivas, cargadas de un toque emocional impresionante (Si Tú Me Quisieras, Primaveral y No Te Fumes Mi Mariguana) emocionaron, sobre todo, al público más joven que había llegado desde temprano para ver a la chilena.

Los originarios de Ciudad Satélite, Café Tacvba, debieron haber salido antes de Molotov para dejar el ambiente a tope pero, de cualquier forma, esta banda jamás defrauda en vivo. Con solo siete canciones supieron sacar las mejores rimas de la gente (Chilangabanda), pasos de baile (Las Flores y Déjate Caer) y coros (El Baile y el Salón).

Rubén sabe crear sinergias con su público, siempre fiel, hablando de la importancia de ser un pueblo unido y responsable con su tierra, mientras que Meme, Joselo y Quique van creando el ambiente ideal para explotar en vivo. Sin duda, después de tantos años, la banda sigue emocionando, al igual que el baile de Déjate Caer para concluir su presentación.

Los regios de Kinky tienen altibajos en su presentación en vivo. Reconocemos que tienen canciones explosivas, y aunque empezaron con todo (Hasta Quemarnos, la muy ad-hoc Presidente y la clásica Soun Tha Mi Primer Amor), después intercalaron un par de canciones nuevas que poca gente conocía y no tuvieron suficiente punch para animar.

A pesar de lo anterior retomaron el ambiente con Ejercicio #16 y Después del After para terminar con la celebración y el tributo a los difuntos con su éxito ¿A Donde Van los Muertos? donde los coros, saltos y emoción se retomaron al máximo.

En los intermedios, Natalia Lafourcade lamentó no estar en el evento pero dio ánimo con su canción Mexicana Hermosa; Alfonso Cuarón invitó a donar para seguir adelante; Banda de Turistas (Argentina), Residente (Puerto Rico), Babasónicos (Argentina), Phoenix (Francia) y Dorian (España) mandaron saludos, canciones o motivaciones para los mexicanos.

Los Supercívicos, Verificado 19S, Lago Tanganica y Mexicanos contra la Corrupción mostraron su apoyo a la causa y motivaron a la gente a seguir ayudando. Mostraron testimonios de personas, iniciativas sociales y de investigación para ayudar desde su trinchera.

Zoé, con su rock cósmico cuasi celestial, los “reptilectric” armaron un set completo, con la sobriedad y exactitud que se les conoce en vivo. Repasaron su discografía con 10 AM, Arrullo de Estrellas y Fin de Semana (Programaton), Nada y Últimos Días (Reptilectric). Sacaron la lágrima de los recuerdos y la nostalgia con No Me Destruyas y Vía Láctea para cerrar con broche de oro y Soñe de fondo.

León Larregui fue empático con los damnificados y reconoció la ayuda que prestaron músicos, promotores, ingenieros y personal para hacer este evento posible. Aunque también se le olvidó la letra en algunas canciones y no sabías si reírte o sacarte de onda, fue una buena presentación.

Para concluir, Gil Cerezo (Kinky), Tito y Micky (Molotov), Meme y Quique (Café Tacvba) y Mon Laferte acompañaron a la banda para homenajear a Soda Estéreo con Cuando Pase el Temblor, en un emotivo momento de unión entre músicos.

A tiempo, con la energía a tope y presentados por el mismo Gael García, los Molotov regresaron al Palacio luego de presentar hace unos meses ¿Dónde Jugarán las Niñas? y supieron sacar lo mejor de su set, intercalado con canciones de su más reciente Agua Maldita y discos anteriores.

Chinga Tu Madre y Puto siguen siendo catárticas para chicos y grandes, Frijolero sigue siendo una mentada para Estados Unidos y Gimme Tha Power, un motivo para criticar a quien quieras. Con lo anterior, el show tiene picos especiales y nostálgicos que redondean un show que, aunque conocido, sigue llegando a diferentes generaciones.

Para terminar todo el evento volvieron a subir todos los artistas involucrados a terminar los coros de Gimme Tha Power y aunque León Larregui (medio pedo) decía que le dieras todo el power para que “nos demos en la madre”, cerró con un “Viva México, Viva Latinoamérica, vamos a salir adelante en contra de todas las adversidades” y declaró que el nuevo Grito se dará el 19 de Septiembre, “el día en que México despertó”.

Aunque lo anterior pueda parecernos medio volado, en su contexto, el 19S fue un día en el que los mexicanos rompimos con las barreras sociales, de color y geográficas para ser un solo pueblo unido por y para ayudar. Este festival fue un recordatorio para que podamos seguir ayudando, sin olvidar ese día en que dejamos de ver hacia nosotros y volteamos a ver a hacia los demás.

Deja un comentario