Leiden, compositora cubano-mexicana ofreció una presentación en el Lunario del Auditorio, donde estrenó su más nuevo material titulado Los Muertos También Dejan Flores.

Una noche mágica sucedió ante un recinto místico. El escenario minuciosamente adornado, con detalles que te transportaban a la naturaleza nocturna.

Nosotros como público fuimos sentados en pequeñas mesas. No era un concierto como tal, era una presentación y Leiden, a través de sus canciones, nos relataba sus alegrías, sus tristezas y miedos. Todo el revoltijo de emociones que te acompañan por el camino sinuoso de la vida.

Primero fue Josean Log, músico originario de Cholula que nos deleitó con sus  melodías a través de su voz y un ukulele. Nos puso en el mood correcto. Todos prestamos atención, escuchamos y disfrutamos de su propuesta, la cual es honesta y armoniosa.

Leiden nos llevó por el camino sinuoso de la vida 1
Josean Log

La apertura fue breve, menos de media hora, pero en esos minutos dejamos afuera nuestras preocupaciones, pendientes y demás cargas emocionales para permitir que Leiden entrara en nuestras cabezas.

Cuando la cantante se paró frente al escenario, una evidente emoción y nerviosismo proyectó. Pero no estuvo sola, en casi todo momento fue acompañada y rodeada de talentosos músicos que nos llevaban de la mano por las melodías que resultaban en toda una mezcolanza de ritmos y géneros. Un poquito de todo: blues, jazz, ritmos latinos, rock y mucho folclor.

Con el paso de las canciones, Leiden se fue relajando, pero aún así tuvo momentos en el que observaba al público y una emoción nerviosa la invadía. Una artista en toda la extensión de la palabra, que a pesar de incluso ya haberse presentado en escenarios grandes como el Vive Latino, sigue atreviéndose y saliendo de su zona de comodidad para hacer lo que más le gusta.

Los invitados no faltaron para presumir su nuevo disco: Los muertos también dejan flores.

En Calles de Papel fue acompañada de Tania Nava, beatboxer que le dio frescura al sonido de una nueva canción.

También hubo duetos fantásticos, como la de Ingrid Beaujean que anteriormente ya había acompañado a Leiden sobre el escenario; Juan Manuel Torreblanca también fue otro invitado que junto con Leiden interpretaron Al Mar, pieza del nuevo álbum.

Por otro lado, la noche se fue relajando, logramos una conexión con la banda y hasta hubo una propuesta de matrimonio sorpresa que Leiden aprovechó para cantarles a la nueva pareja comprometida.

Otro momento especial sucedió con la invitación del bajista Alonso Arreola y no podemos dejar pasar la dinámica que Leiden armó con el público para acompañarla con aplausos rítmicos.

Fue una presentación que se pasó como agua. Cada canción fue única, las sorpresas no pararon y Leiden expresó su agradecimiento en cada momento. Nos cantó sobre el amor, el desamor, los miedos, la alegría, la violencia en el mundo y todo lo que su corazón y alma ha querido expresar.

Leiden ha recorrido un camino sinuoso en su vida y en la escena de música independiente y poco a poco se ha abierto camino, ganando público y reconocimiento por su impresionante talento.

La noche cerró de una manera íntima. Leiden con un ukulele, luz tenue y sin banda. Comenzó Tonada de Luna Llena y la terminó sin micrófono ni instrumento, solo su voz desnuda y todos quedamos agradecidos por tan emotivo momento.

Leiden nos llevó por el camino sinuoso de la vida 2

Leiden nos llevó por el camino sinuoso de la vida 3

Leiden nos llevó por el camino sinuoso de la vida 4

Leiden nos llevó por el camino sinuoso de la vida 5

Deja un comentario