Ayer James se presentó en El Plaza y nuevamente demostró que siguen espectaculares sobre el escenario. Nos llevó por un paseo lleno de melodías y música britpop.

A pesar de haber anunciado el evento hace menos de dos meses y con toda la cantidad de conciertos anunciados, los boletos volaron y agotaron las entradas rápidamente.

La hora marcaba las 9 pm y como toda banda inglesa y respetuosa salieron puntuales para comenzar el show.

Entre gritos y aplausos la banda fue recibida y el cantante Tim Booth no pudo evitar sonreír y emocionarse por tan cálida bienvenida.

La primera canción que sonó en El Plaza fue Out to Get You de su álbum Laid. A partir de ese momento todos sabíamos que iba a ser una gran noche llena de canciones memorables.

El ambiente se sentía festivo y alegre. Algo que sucede mucho con la música de James, toda su música, por más sería que quiera ser, no puede soltar esa alegría inherente que tiene desde su creación. Es un brit pop energético, intenso y positivo. Algo que ha destacado a la banda desde sus inicios y les ha dado un espacio característico y especial en el corazón de sus seguidores.

La gente que veía a James lo hacía con emoción y contentos. Pero en un inicio, tal vez por estar poniendo atención, tranquilos. Lo que se sentía era armonía entre el público y la banda que disfrutaban mucho y fuertemente las primeras canciones del concierto.

Todos los integrantes de James se mostraron animados y concentrados en sus instrumentos. Tim Booth logró una conexión con el público al dirigir palabras de agradecimiento e incluso dejándose caer sobre la gente que lo recibía con emoción.

También sus bailes esporádicos sobre el escenario mientras la música sonaba con intensidad fueron razón para hacer lo mismo. Bailamos y brincamos, cantamos y gritamos con él hasta agotarnos.

Durante el transcurso del concierto la emoción comenzó a subir rápidamente. Ya por la mitad, cuando sonó Ring the bells, San something y Trouble, la gente sabía que la intensidad y la alegría no dejaría de subir.

Aun en un momento semi acústico con She´s a star y Just like Fred Astaire, la emoción del público no bajó, al contrario, con aplausos y gritos eufóricos se agradecieron las versiones alternas de clásicos como estos.

James dio un repertorio extenso de éxitos de toda su discografía. Al tocar Sometimes en su primer encore, la banda reventó el Plaza Condesa. Sometimes se extendió durante largos minutos gracias a las miles de voces que no dejaron de cantar “sometimes when I look deep in your eyes I swear I can see your soul.

Cerraron el concierto con Waltzing along, o al menos eso era lo que pensaban, pues al intentar despedirse, un rugido inmenso y ensordecedor llenó por completo el Plaza Condesa. En palabras (o en tweets) de Tim Booth: “El rugido en México era como el motor de un jet. Siempre una de las multitudes más salvajes.”

Tan es así que fuera de lo planeado la banda salió a terminar de nuevo con Sit Down y ni así el público dejó de gritar desenfrenado.

James se dio completo a su público y el público mexicano se desvivió por mostrarle a la banda lo agradecidos de que haya hecho de nuevo una fecha en nuestro país.

Setlist:

  • Out to Get You
  • To my Surprise
  • Curse Curse
  • Ring the Bells
  • Interrogation
  • Moving On
  • Say Something
  • Trouble
  • She’s a Star
  • Just like Fred Astaire
  • Surfer’s Song
  • Sound
  • Attention
  • Tomorrow
  • Come Home
  • Sometimes
  • Nothing But Love
  • Waltzing Along
  • Sit Down

Foto por: Marianne Perez

James James James James James James James James James James James James James

Deja un comentario