Exitosa la primera edición del Festival Corona Anagrama efectuada el pasado fin de semana en Guadalajara.

Los responsables de organizar este evento (Hellow Fest) cumplieron cabalmente con las expectativas planteadas desde el inicio. Un variado y ecléctico cartel, así como un fácil acceso tanto a los alimentos como a las bebidas fueron los elementos ponderados para el debut del Corona Anagrama en Parque Trasloma.

Esta vez el venue fue aprovechado de manera distinta a la acostumbrada en otros festivales, puesto que los dos escenarios principales fueron ubicados contiguamente, maravillosa idea, pues evita un mayor desgaste físico en el afán de trasladarse para ver al siguiente artista. En ningún momento se empalmaron los actos en vivo, con excepción de los que estaban sucediendo en un tercer escenario alejado (Levis Stage), el cual fue monopolizado por beats y cortes finos de electrónica a cargo de Lione, Wake Island, Plastic Plates, Classixx (Dj set), por mencionar sólo algunos de los que insistían en poner a bailar a los congregados ahí.

El Corona Stage fue inaugurado con los sonidos vanguardistas de NOIA, en punto de las 15:30 horas. Más adelante, el turno de estrenar el Torres 10 Stage fue responsabilidad del dueto nacional Forecast in Rome (Norbert Duke y Pablo Mendía), quienes acertaban en cada track salpicado lo que ellos denominan “Post-reggaeton-sadcore-etherealwave”.

Puntual, a las 17:00 horas, el puertorriquense AJ Dávila continúo calentando uno de los escenarios principales. Al término de su presentación, los de la Ciudad de México, The Little Jesus, hicieron lo propio en el escenario de al lado. Prácticamente lo que mostraron fue un viaje sónico de Norte a Sur.

Comandados por Santiago Casillas, los “jesusitos” tornaron el recital hacía la psicodelia, situación en la cual se mostraron cómodos experimentando sobre el escenario.

El turno en esta dinámica de alternancia tocaba para los neoyorkinos Ra Ra Riot, quienes interpretaron sus temas más célebres, acompañando al sol que a esa hora ya se vencía dando tregua al calor.

De ese momento en adelante la presencia internacional fue permanente en los dos escenarios principales, pues los californianos Young The Giant repartieron guitarrazos con un aspecto limpio, una muy decente y agradable presentación de Sammer Gadhia y compañía.

Esto era sólo el preámbulo hacia la cima de la noche. El rapero norteamericano Mac Miller, de 25 años de edad, puso a tono a la masa de asistentes, la cual ya registraba más de 17 mil personas. Al final de su set, intervino con un mensaje que hacía alusión a la empatía y solidaridad que tiene con los mexicanos. Satíricamente cerró su presentación con el track Donald Trump.

A las 22:00 horas el vaivén de la gente era incesante, estaba a punto de suceder uno de los actos más esperados del festival. La dupla canadiense Crystal Castles ya estaba en medio del escenario Torres 10. Era la oportunidad para darse cuenta qué tanto había afectado la salida de Alice Glass. Pues no mucho, en realidad Ethan Kath ha resistido al llevar bien las riendas de este dueto musicalmente sicótico ahora con una rubia de nombre Edith Frances, quien mostró energía en cada uno de los temas como Crimewave, Celestica, Baptism, por mencionar sólo algunas.

Algunos adolescentes que aún rondaban Trasloma sólo esperaban la aparición de Foster The People; Mark Foster les concedió ese anhelo antes de que se hiciera más tarde. Los aún presentes se aferraban al éxtasis de la noche que estaba por iniciar, se hacía tarde para ver frente a la mezcladora a Girl Talk.

Pasada la media noche Girl Talk tomó su lugar y comenzó a introducirnos en una fiesta noventera lo mismo con la selección de sus tracks que con los apoyos visuales que utilizó en el escenario. A todos nos sorprendió que junto al productor estadounidense bailaran libremente unas cuantas decenas de personas del público, quienes no se limitaron en bailes ni pantomimas. La fiesta “gabacha” debía acabar en algún momento, pero Girl Talk se despidió dejando una buena impresión.

Lo mejor del final fue que todos los asistentes pudimos dirigirnos fluidamente hacia la salida sin ningún problema. Entre risas y actitudes aprobatorias respecto al festival, las personas se retiraban de Parque Trasloma. Robert Delong se quedó volando la cabeza de algunos cuantos aferrados a continuar la fiesta hasta minutos después de las 2:00.

Fotos por: Caro Farfalla

festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama festival anagrama

Deja un comentario