Por Siempre es un filme basado en una historia real, en donde la fe, la enfermedad, el amor y la familia juegan papeles importantes en la vida de un joven americano. 

La película está basada en una historia real, la vida de Michael Boyum y su largo viaje entrando y saliendo de las garras del cáncer.

La base de la historia comienza con Michael y Michelle, quienes viven un noviazgo lleno de amor y risas unidos por su fe. Pero el sueño de la joven pareja de un futuro juntos es interrumpido.

Aún cuando la película tiene muchas, pero muchas similaridades con otras historias como Bajo la misma estrella o Un amor para recordar, lo particular de Por siempre es que se basa en una historia real y fue una producción que se comenzó a trabajar desde hace 14 años.

Así es, haciendo cuentas, esta historia fue contada y sucedió mucho antes de que fuera una tendencia en el cine el hablar de amor y enfermedades terminales.

Pero no podemos encasillar la historia de Por Siempre solamente en un amor que termina en tragedia debido a la leucemia, ya que el filme cuenta con más líneas temáticas, las cuales sostienen bastante bien la película y nos hacen sentir que no estamos viendo pan con lo mismo.

Uno de los temas que parecen más sencillos de tratar en cine pero que en realidad son un fuerte tabú, es la depresión. En este caso la depresión es la enfermedad que padece el hermano de Michael, pero que frente al cáncer de su hermano no significa mucho para su familia, esta negligencia lo lleva al borde del suicidio.

Pero no todo es tragedia, de hecho, nada es tragedia porque la película de principio a fin está rodeada de un halo de fe, que aunque se amarra al cristianisimo, no se siente evangelizadora; ósea, en ningún momento se siente que estemos viendo una película cristiana, sino simplemente una historia de esperanza, no importando que fe se profese.

Basado en la verdadera historia heroica de Michael y Michelle Boyum, Por Siempre es una película encantadora, honesta y profundamente conmovedora sobre la fuerza del amor en medio del temor, sobre la esperanza en medio de la adversidad y la fe en medio de la duda.

Por Siempre ha sido galardonada en el Attic Film Fest 2016 (Festival de Cine Attic) con el premio a Madison Lawlor como Mejor actriz. Igualmente, fue premiada este año en el ICFF (Festival Internacional de Cine Cristiano) como la mejor película y el mejor guión.

La dirección de esta película fue la de Michael Linn, un cineasta independiente que hace 14 años fue contactado por la madre de Michael para contarle la historia. De ese entonces para acá el director ha trabajado en la película hasta por fin sacarle a la luz. El papel de Michael interpretado por el joven Stephen Anthony Bailey ayuda mucho a refrescar la historia y contar de manera alegre la historia de Michael.

Después de 14 años ya podemos ver la historia de Por Siempre en cines y actualmente se proyecta en salas comerciales en la Ciudad de México. 

Deja un comentario