Los lunes son los días odiados por todos. Repudiados por hacernos recordar que, los que tenemos vida laboral, escolar y etcétera, tenemos qué atenernos a la rutina diaria durante cinco o seis días seguidos.

Es por eso que los lunes son los días más repudiados por toda la humanidad….

Aunque no así ahora por los fans mexicanos de Radiohead. Aquellos fans que, con boleto en mano desde hace días, inclusive meses, estuvieron esperando con gran anhelo éste lunes 3 de octubre del 2016 para hacerse presentes en el Palacio de los Deportes y corear las mejores canciones de la banda inglesa.

Eran las 8:00 pm cuando la mayor cantidad de fans comenzó a llegar al recinto deportivo y musical de la delegación Iztacalco. Diez minutos después de las 8:00 pm, el dueto gringo de hip hop y Drum & Bass, Shabazz Palaces, haría lo suyo como banda telonera sobre el escenario, teniendo que lidiar con la desesperación e impaciencia de los aguerridos asistentes quienes pasado medio show de los de Seattle comenzaban a silbarles.

El show de Shabazz Palaces culminó justo a las 8:40 pm (un gran show, por cierto). Pero aún tuvo que pasar media hora más para que, al fin, ante todo su público, Thom Yorke, Jonny Greenwood, Colin Greenwood, Phil Selwey y Ed O’Brien, comenzarán el espectáculo bajo el manto de Burn The Witch, el primer sencillo de A Moon Shapped Pool, el nombre que da título al nuevo álbum que corresponde al mismo tiempo a esta gira mundial.

De inmediato el calor humano comenzó a sentirse. Los ánimos estaban a tope. Las emociones de cada ser en el Palacio de los Deportes era increíble.

El repertorio del nuevo álbum continuó su marcha con Daydreaming, con ese sentimiento vocal que Thom Yorke sabe hacer perfecto acompañado de aquel piano que Jonny Greenwood ejecutaba de manera excelsa.

La atmósfera sentimental en el ambiente del A Moon Shapped Pool continúo con Desert Island Disk y Full Stop con Thom Yorke y su guitarra acústica ejecutando perfectamente las canciones.

La cosa se empezó a poner de patas arriba cuando se dejaron escuchar los primeros acordes de My Iron Lung, un clásico del álbum The Bends que comúnmente no han tocado bastante y que fue de verdad una grata sorpresa oírla.

El ritmo siguió en su máximo escándalo con The National Anthem y la locura de sonido que provoca tan majestuoso tema.

All I Need fue el primer momento de mayor conexión de la banda con el público. Al ritmo de palmas y cantando los coros, la gente acompañó a Radiohead durante la canción que fue sencillo de otro álbum histórico, In Rainbows.

Otro tema de los que, al menos un servidor no se esperaba, es Pyramid Song. Aquel hermoso tema donde coquetean con el jazz y los tonos que cada instrumento emana.

The Kings Of Limbs también hizo presencia con Bloom, el track que da apertura a dicho álbum, y con Separator, canción que finaliza al mismo. Bloom, entre un gran juego de luces y Separator entre los clásicos movimientos y bailes de Thom Yorke, bailes que continuaron así en Identikit que le prosiguió.

De nuevo las guitarras con todo su poder tomaron el mando en Bodysnatchers, canción que elevó de nuevo la euforia y emoción de la gente, aunque poco después Radiohead se encargaría de nivelarlo con Feral, otra canción que se desprende del The Kings Of Limbs, y con Nude, otra de In Rainbows, ésta última que otorgó otro mágico momento de conexión de la banda con su público.

Kid A también fue convocado, y de aquel álbum se extrajeron Everything In It’s Right Place con Thom Yorke y sintetizador en mano, para acto seguido y sin bajar la guardia, encimada una canción sobre la otra, Idioteque continuara, haciendo parar al carismático vocalista de su lugar y bailar por todo el escenario.

Así llegó el primer encore, que entre aplausos, obligó a Radiohead a salir de nuevo y deleitarnos con más piezas pilares de la banda.

Y así lo hicieron. Nuevamente Thom Yorke tomando guitarra acústica en mano, la banda interpretó Let Down, una de sus joyas del O.K Computer y primera y única canción que interpretaron de aquel monumental álbum que muchos se atreven a mencionar, es el mejor de su carrera.

La onda acuática siguió en pie con Present Tense, último sencillo del nuevo álbum A Moon Shapped Pool, y con Reckoner de In Rainbows, otro tema también que hizo máxima conexión con la gente.

Planet Telex, el primer track del álbum The Bends, fue otro tema inesperado. Otra de la grandes sorpresas que nos entregó Radiohead en esa noche de un set inesperado.

Planet Telex culminó con gloria, para dar paso a uno de los “nuevos himnos” de Radiohead, Weird Fishes (Arpeggi), otra canción emblema del In Rainbows que fue coreada hasta rasgar la garganta de los asistentes conforme aumentaba de tono.

Con Weird Fishes (Arpeggi) se terminó el primer encore, pero la audiencia aún estaba implacable, insatisfecha, quería escuchar más y más de Radiohead. Hasta que los hicieron volver…

El momento cumbre del concierto se dio con el segundo encore y sus dos temas aniquiladores para sus fans: Fake Plastic Trees y Creep, así es, Creep.

Nuevamente Thom Yorke apareció con guitarra en mano, y con su característica que voz que nunca flaqueó ni titubeó, en español pronunció un “muchas gracias” mientras le hacía reverencias a todo su público.

Fake Plastic Trees fue interpretada con mucha pasión, mientras el público le correspondía a la canción cantándola a todo pulmón y con los las luces de los celulares y encendedores en todo lo alto, enmarcando el momento de la manera más bella posible.

La segunda canción del segundo encore, como se mencionó, fue Creep. El eterno One Hit Wonder. Una canción que me parece fue inevitable no tocarla en el primer show de Radiohead en la Ciudad de México.
Y ante exclamaciones de la gente en el recinto al escuchar los primeros sonidos de Creep, todos, absolutamente todos cantaron la canción más conocida de los ingleses.

Una canción que, estoy seguro, hasta sus más grandes haters, intentaron cantarla al tono e imitando la voz de Thom Yorke en los agudos. La canción que finalizó un tremendo primer concierto de Radiohead en presentación de A Moon Shapped Pool.

Radiohead se mostró majestuoso e imperial, no sólo aquí, lo ha hecho alrededor del mundo, no sólo por sus canciones y su manera de desenvolverse en el escenario, si no también por sorprender a sus fanáticos con sets distintos, con canciones que uno no se imagina que tocarán. Cada concierto es un mundo de experiencias diferentes. Y esto es algo que hace de Radiohead una de las mejores bandas del mundo, o inclusive, quizá, la mejor del mundo.

Aún queda una fecha más de Radiohead en el Palacio de los Deportes. La pregunta está en: ¿tocarán el mismo set? Sinceramente no lo creo, en su primer show faltaron algunos éxitos más como Paranoid Android, Karma Police, Jigsaw Falling Into Place y Lotus Flower; canciones que quizá llegasen a ser escuchadas por la audiencia del segundo día de Radiohead en el Palacio de los Deportes.

Pero no importa, algo que es indudable e indiscutible, es que cuál sea el set que se toque, será uno de los mejores conciertos de tu vida.

De todas formas acá te dejamos el set list de 24 canciones del pasado lunes 3 de octubre:

– Burn The Witch
– Daydreaming
– Desert Island Disk
– Ful Stop
– My Iron Lung
– The National Anthem
– All I Need
– Pyramid Song
– Bloom
– Separator
– Identikit
– The Numbers
– Bodysnatchers
– Feral
– Nude
– Everything In It’s Righ Place
– Idioteque

Encore:

– Let Down
– Present Tense
– Reckoner
– Planet Telex
– Weird Fishes (Arpeggi)

Encore 2:

– Fake Plastic Trees
– Creep

Deja un comentario