She Wants Revenge, banda originaria de California se presentó en el Pepsi Center para celebrar el décimo aniversario de su álbum debut.

Dark wave, post punk y new wave son géneros con los cuáles catalogan a She Wants Revenge para darle una etiqueta a su sonido, pero sin duda, a lo largo de diez años la banda ha sabido diferenciarse de los demás y ha logrado posicionarse entre el gusto del público a nivel mundial.

Todo comenzó con una primer banda abridora: Raw Fabrics. El recinto con muy pocas personas, pero eso no evitó que la banda saliera a dar su presentación con toda la energía para calentar los ánimos.

raw_fabrics_pepsi_center
Raw Fabrics

A las 9 de la noche, una segunda banda salió a mantener y levantar la energía del público. Night Riots es una banda de power pop que logró ganarse al público (o quizá fue trabajo de su carismático vocalista). Las canciones muy bien ejecutadas, muy digeribles y explosivas. Al final fueron ovacionados y seguro se ganaron un nuevo puñado de fans que les seguirán la pista para alguna futura presentación.

night_riots_pepsi_center
Night Riots

Alrededor de las diez de la noche llegó el momento esperado. She Wants Revenge se paró sobre el escenario, se abrió el telón y en una atmósfera lúgubre comenzó a sonar Red Flags and Long Nights, primer canción de su álbum debut.

La gente aplaudió, silbó y gritó. Justin Warfield, vocalista de la banda se acercó al micrófono y comenzó a cantar con su ya reconocida voz e indiscutible estilo.

She Wants Revenge ya se ha presentado varias veces en México, pero esta vez era muy especial por la celebración de su primer álbum salido hace una década. Ese fue el álbum que les abrió las puertas para llegar a un público internacional. Inmediatamente se consolidaron y comenzaron a crecer.

Los éxitos sonaron continuamente. La mayoría del público con vestimentas de estilo gótico. Otros más muy punks y al final los que se pusieron lo primero que encontraron para la ocasión.

La presentación no necesitó de apoyo visual; con un juego de luces fue suficiente. Lo importante era el sonido y los asistentes solo se fijaron en eso.

Siguieron These Things y I Don’t Want To Fall In Love. Si eras un fiel seguidor, seguro la emoción aumentaba conforme avanzaba la noche. Si llegaste ahí por accidente debiste haberlos comparado con otras bandas similares como Joy Division, Interpol o Bauhaus, pero en este estilo musical, She Wants Revenge supo diferenciarse de las antes mencionadas.

Las letras son una parte importante en el setlist de este grupo. El público coreó cada canción que la banda ejecutaba con fuerza y tino.

Cerraron una primera parte con Tear You Apart y She Loves Me, She Loves Not. Hubo un breve descanso y regresaron para continuar con su celebración.

Palabras de agradecimiento fueron expresadas entre algunas canciones, además de prometer regresar pronto a México, ya pues, dicen que es de sus lugares favoritos.

Finalmente, después de 19 canciones y casi dos horas de She Wants Revenge, se despidieron, regalaron plumillas, las hojas con el setlist y muchas sonrisas.

Aunque no fue un lleno total, el público fue entregado y demostraron lo mucho que quieren a la banda. La noche fue mágica, hubo momentos en que se nos erizó la piel con el comienzo de algunas de sus canciones y todos quedamos con un buen sabor de boca.

Esperamos que cumplan su palabra y regresen pronto y con nuevo material.

she_wants_revenge_1 she_wants_revenge_2 she_wants_revenge_3 she_wants_revenge_4 she_wants_revenge_5 she_wants_revenge_6 she_wants_revenge_7 she_wants_revenge_8

Deja un comentario