Crystal Castles, el duo canadiense que desde el 2003 se ha venido forjando una gran base de fans en el mundo nos entrega un cuarto álbum, Amnesty (l).

 crystal castlesEl sonido particular que los ha llevado a gran escala, se mantiene vigente en la producción. Esto se debe gracias a Ethan Khat, la mente maestra detrás de la creación de su sonido único en estudio y en vivo, y también compositor de gran parte de las letras.

Por otro lado, también tenemos a Alice Gla….¿Qué? ¿Alice Glass ya no está en Crystal Castles? ¡Pero si ella era toda la imagen creadora del proyecto!…¡pff! De acuerdo.

La verdad es que ya tiene casi dos años desde la salida de Glass, donde ella anunció mediante sus redes sociales su salida, y con esto, el fin de la banda. Cosa que causó mucha confusión ya que Ethan Kath poco después empezó a liberar canciones nuevas en Soundcloud aún con el nombre de Crystal Castles.

La mayoría veía aquello como un aliento final, como un regalo a los fans por la despedida, pero no fue así; Ethan Kath continuó liberando música nueva con una nueva vocal, una voz extraña que no era la de Alice Grass. Música que no era mala pese a la ausencia de la vocalista original.

Y si, Alice Glass ya no está en Crystal Castles. Pero, ¡hey!, tranquilos, hay una nueva vocalista, como ya se mencionó….

Así es, una nueva vocalista de nombre Edith Frances. Una chica delgada de cabellos rubios y que, bueno, tiene la severa misión de reemplazar a Alice Glass en las vocales y sobre todo, en el cariño y entrega a la fanaticada de Crystal Castles.

En Amnesty (l), se pierde al 50% de Crystal Castles, un 50% de la imagen, si; pero no así el otro 50%, su sonido característico.

Y en cuanto a la nueva integrante, Edith Frances, la verdad no lo hace nada mal, y se nota desde Flecee, con la entrada tan potente de su voz al unísono de los estruendosos  sintetizadores de Ethan Kath.

En Char la lírica es más explícita y extendida. La voz de Frances se aprecia en su tonalidad total para enmarcar una canción realmente genial. La mejor de Amnesty (l).

El estruendo hace aparición en Enth, donde Ethan hace gala de lo magnífico productor que es. Mientras en Sadist y Teach Her How to Hunt es un enlace entre la amargura, la tristeza y el miedo. Canciones hasta cierto punto difíciles de escuchar, sobre todo la segunda a pesar de su corta duración.

Otro gran track de Amnesty (l) nos encontramos en Frail con su sonido más envolvente enfocado en el techno natural que enrolla a este tema.

Después de Concrete, Ornament se presenta como otra de las cartas especiales de Amnesty (l). Ornament es rítmica de principio a fin, es un encuentro de Ethan con su pasado más reciente y toda la similitud con la que Crystal Castles se ha consagrado desde su debut.

Realmente Amnesty (l) cumple con la función de olvidar (momentáneamente) a Alice Glass con la enorme facultad de Ethan Kath en la producción. Cumple perfecto en esa tarea del sonido, pero sin embargo, es también esa tarea el bache de lo monótono en su música por querer hacer pasar desapercibidos la salida de la mitad del proyecto canadiense.

Amnesty (l) es la nueva era de Crystal Castles. Un nuevo comienzo, inclusive, dejando atrás la trilogía homónima liderada por su imagen representativa. Pero un nuevo Crystal Castles sin una pizca de características nuevas y sobre salientes empeñados en Amnesty (l), en donde nos encontramos a una nueva vocalista que quiere mantener la destreza y originalidad que una chica llamada Alice Grass dejó como sello, y que con el tiempo se verá si se es capaz de llenar un enorme cráter.

<

Deja un comentario

Reseña Panorama
Calificación
Ángel Santillán
Explorador galáctico de las órbitas musicales. Vivo en una y mil canciones más.