ANOHNI es el regreso de Antony a la música después de cinco años de ausencia cuando lanzó Swanlights, el último álbum como Antony and the Johnsons.

anohniLa voz es el alma y la esencia de una persona, en ella, muchas veces a primera instancia se logra saber quién es la persona que está detrás.

Muy pocas son ahora, en estos tiempos, las voces que podamos llamar prodigiosas que de verdad suenen originales, únicas, de nadie más.

Antony Hegarty es el claro sostén del tema. Él y su canto son únicos. A mi punto de vista la mejor voz masculina que existe hoy en día en la música pop no comercial (por llamarlo de alguna manera).

ANOHNI es el regreso de Antony a la música después de cinco años de ausencia cuando lanzó Swanlights, el último álbum como Antony and the Johnsons, agrupación que ha llevado al éxito a Antony en ya muchos años y que le abriera paso a una invitación para colaborar con Hercules And Love Affair en el debut de la banda en varias canciones del álbum, canciones que definitivamente no son lo mismo sin la voz de Antony.

Con ANOHNI se marca la nueva etapa de Antony ahora como solista en un debut llamado Hopelessness con un sonido diferente a comparación de su trabajo con Antony and the Johnsons donde promulgaba el pop más barroco. Con ANHONI, los sintetizadores y órganos toman fuerza de la mano con la hermosa y dolosa (también) voz de Hogarty, y eso se aprecia desde Drone Bomb Me; con su inicio pausado, un tanto orquestal y galáctico cual si fuera el soundtrack perfecto para una escena de Interstellar de Christopher Nolan.

Así es, la suave y armoniosa música de Drone Bomb Me, el primer sencillo, es galáctica, aunque la desgarradora letra diga lo contrario: “I think I wanna die. I wanna die” no son palabras muy galácticas que digamos. Drone Bomb Me es más bien el intento de Antony de aceptar la culpabilidad y el castigo que se vendrá de algún acto que perjudica al prójimo y el arrepentimiento para implorar el perdón del mismo, lo deja bien en claro con un “I’m not innocent” y acto después el “Choose me tonight. Choose me. Let me be the one”.

¡Vaya pedazo de rola! Para sentarse en el sofá y llorar con la letra mientras te imaginas en el espacio vestido de astronauta escuchando la hermosa melodía…o tal vez no tanto así.

Con una fuerte percusión aparece 4 Degrees, el segundo sencillo de Hopelessness, la canción que exclama y exige un respeto hacia nuestro planeta y la concienciación del daño que le estamos haciendo. 4 Degrees nos dice que los animales no deben desaparecer, o más bien, que nosotros no debemos desaparecer a los animales. Un gran mensaje de esta canción que muchos ya deberíamos estar tomando en cuenta para evitar más tragedias en este mundo que nos arropa.

Un dato importante anexado a este track es fue producido por el músico y productor OneOh!Trix Point Never.

Contrario a Drone Bomb Me, I Don’t love You Anymore, es la repuesta al bombardeo que quiere que le hagas para tu perdón en el primer sencillo: “ya no te quiero más, me dejaste por otra chica, me dejaste en un mundo roto”. El título creo que deja en claro a lo que va, sin rodeos, solo dejando a pensar al que escucha la canción (ósea yo): Antony….dude, realmente me quieres matar con tus letras.

Amigos, les recomiendo que si están en etapas difíciles de sus vidas amorosas mejor no se acerquen a estas canciones. No queremos más suicidios por ese sentimiento llamado amor, o en este caso desamor.

Obama bien podría ser tomada como una canción de protesta, porque en realidad eso es, una protesta de Antony hacia el presidente de Estados Unidos de América, el señor Barack Obama.

Antony, reclamándole esa paz y esperanza que provocó Obama a sus votantes y seguidores por ser el primer presidente afroamericano en sus candidaturas, ese cambio que todos los políticos juran cumplirán llegando al mandato presidencial y pues, simplemente no lo cumplen. Antony le canta eso en tono un tanto furioso al ritmo de Drum & Bass, le canta ese desequilibrio que existe en USA en los 7 años que ha estado gobernando y que de plano Obama no logra controlar. Muy parecido a la triste realidad en México, ¿no lo creen?

En otro tema igualmente relacionado con la naturaleza, pero de una manera mas sensible Antony nos canta Why Did You Separate Me From the Earth?, como rogándonos que de verdad paremos la masacre que le hacemos al mundo, a nuestra vida y las vidas del futuro por venir.

Con Marrow, el track final de Hopelessness, Hegarty invita a países como Brasil, China y Nigeria, por mencionar algunos incluyendo a todo el continente Europeo a ser americanos.  “We are all americans now” les dice todos, la palabra clave, tal vez, para decirles de manera sutil que la guerra entre países nunca es solución de nada que todos somos americanos. Vamos, no se peleen.

Hopelessness es eso, la desesperación de Antony ante el caos universal que se está efectuando y también hacia el caos sentimental que te puede causar un rompimiento amoroso, o no solo amoroso, en cualquier tema que se involucren los sentimientos.

Antony Hegarty quiere ser esa voz de la paz, ese portavoz musical que pueda cambiar la mente de una, mil, o millones de personas que lo escuchen con su álbum debut.

Y si bien no revolucionó algún sonido en el pop con Hopelessness, al menos si lo hizo con sus letras de protesta hacia la inconsciencia humana, a la naturaleza, a la guerra y al valor de los sentimientos, inconsciencias que difícilmente no se ve que algún día lleguen a su fin.

Deja un comentario

Reseña Panorama
Calificación
Ángel Santillán
Explorador galáctico de las órbitas musicales. Vivo en una y mil canciones más.