Bienvenidos a nuestra columna especializada sobre el K-Pop. En esta ocasión repasaremos los mejores sencillos en el primer cuarto de este 2016.

Siguiendo el paso firme y constante con el que terminó el 2015 (el cual consideramos uno de los años más brillantes en reciente memoria), la escena coreana arrancó el 2016 con una serie de lanzamientos bastante notables, sobre todo en el rubro de los comebacks. Los artistas que marcaron su regreso tras meses, o incluso años de ausencia, son quienes nos han entregado los singles clave en este primer trimestre. Aún son muy pocos los debuts notables (uno de los puntos fuertes de este mercado), y la escena del K-Indie ha tenido un inicio flojo, pero vamos, el año es aún muy joven. El verano (la época de mayor relevancia en el calendario musical) apenas está por llegar, y generalmente es ahí en donde los artistas nuevos y las escenas adyacentes tienen sus momentos más sólidos.

En todo caso, este primer cuarto de año ha estado bastante fino; la tendencia en términos de producción se ha inclinado más hacia la elegancia y los arreglos complejos que hacia el sonido inmediato y edulcorado al que estamos acostumbrados, algo que sin duda significa la continuación de una evolución musical acelerada que inició en el verano pasado. La segunda edad de oro del K-Pop continúa.

Aquí tenemos un recuento de los sencillos esenciales en este inicio de 2016. Que lo disfruten.

 

DalShabet – Someone Like U 

Pese a las evidentes comparaciones que alguien puede hacer de este track con cualquiera en REBOOT, de Wonder Girls, “Someone Like U” es un tema efervescente por su propio derecho. A diferencia de cortes como “I Feel You“, DalShabet no se concentra totalmente en los 80’s y despliega elementos que le dan más fluidez estilística, como el sample a “Think (About It)” y el extraordinario semi-rap del segundo verso. Los artificios vocales (sobre todo con las voces más al fondo de la mezcla) y esos metales sintetizados a la Debbie Gibson son ganchos muy certeros en esta producción que demuestra que, incluso con un tema retro, se pueden seguir empujando los límites actuales en la canción Pop.

 

 

Stellar – Sting

El año pasado, Stellar nos dio a todos una tremenda lección de humildad. Mientras la prensa musical las acusaba de sobre-explotar el tono sexual del concepto en sus vídeos, su música nos ofrecía momentos revolucionarios, como en la canción “Vibrato” (de nuestras favoritas del 2015). En esta ocasión nos presentan “Sting”, un tema nítido y reluciente, más tranquilo que su trabajo habitual, pero conservando el matiz funk que nos encanta de ellas. A la vez, incorporan influencias del techno pop noventero, a través de esos synths punzantes y el bullicioso beat que los acompaña. Conservan también el elemento sorpresa en la composición de sus puentes; desviaciones melódicas que mantienen interesantes sus producciones, algo que se ha convertido de alguna manera en su sello característico.

 

 

GFriend – Rough

Esta girl-band se volvió viral con lo que basicamente es un vídeo de bloopers. Su coreografía fallida en una presentación del sencillo “Me Gustas Tú” las catapultó a una popularidad bastante incómoda. Sin embargo, al volver con “Rough” han mostrado verdaderos signos de madurez. Este tema sobre amor platónico está producido (y sobre todo, interpretado) con una elegancia imprevista, y ese post-coro, con sus acrobacias guitarrísticas y esos deslumbrantes arreglos de cuerdas, nos ha dejado boquiabiertos. El público coreano reaccionó como corresponde, otorgándoles su primer #1. Ahora son un grupo popular, pero por las razones correctas.

 

 

Nu’est – Overcome

La premisa original de Nu’est al momento de su debut en 2012 era la incorporación de tendencias occidentales como el Dubstep en sus tracks. Desde ese entonces, la habilidad de los productores coreanos en utilizar sonidos de occidente avanzó exponencialmente, y por fortuna, la sensibilidad musical de estos chicos también. “Overcome” toma los elementos insignia del R&B actual — yuxtaposiciones con sonidos noventeros, letras vulnerables, arranques violentos de beats,  atmósferas dignas de producciones de Soundcloud — y los aterriza de una forma por demás efectiva. Además, nos presentan las armonías vocales mejor mezcladas de su carrera.

 

 

AOA (Cream) – BABY

AOA es un grupo de una maleabilidad impresionante; sus miembros han aparecido con singles y EPs solistas, y dentro de sus filas se han formado distintas sub-unidades. Cream es la más brillante de estas, y “Baby”, con sus melodías jubilosas y escapadas rítmicas en clave Trap es una delicia. Aquí lo más notable son esos cambios en la métrica, esas oscilaciones entre 4/4 y 6/8, y la forma en que vocalmente resuelven cada verso; otros grupos podrían sonar desorientados en esos beats, pero ese es un territorio en el que ellas se sienten como en casa.

 

 

Grace – I’m Fine

¿Qué tienen en común Kesha, Fergie y los momentos más vivaces de la trayectoria solista de Gwen Stefani? Principalmente, que sus temas son un llamado abierto a desinhibirse por completo y armar la fiesta. En “I’m Fine”, la debutante Grace se apodera de todas estas influencias, y nos entrega como resultado un verdadero Frankenstein del dance-pop; una síntesis surreal, medio-cantada y medio-rapeada, de 25 años de hits llenapistas. Podemos escuchar synths burbujeantes, rítmos impetuosos y muchas capas de excentricidad, pero sobre todo vemos a una incipiente estrella en busca de un sonido propio a partir de todos estos ingredientes. El potencial es increíble.

 

 

Ladies’ Code – Galaxy

Cuando esas capas de graves y esos adornos de teclado entran a escena, ya estás bajo su hechizo. Pero luego entra el coro, y la fuente del enorme poder de esta canción — el funk aterciopelado de la combinación bajo/guitarra — nos es revelada. Es algo impresionante de parte de Ladies’ Code, una banda que fue tristemente azotada por la tragedia en 2014 (debido a la muerte de dos de sus miembros), el volver con un tema de R&B tan complejo y tan elegantemente construido. De cualquier grupo en una situación similar hubiésemos esperado un tema triunfal y optimista, o peor aún, una balada para sacarnos las lágrimas, pero estas chicas nos han demostrado que son mejores que eso. “Galaxy” es, por mucho, el single más brillante en este primer trimestre. Además, ese momento en el último coro en el que entra caminando el contrabajo es para volverse locos.

 

 

Taemin – Press Your Number

Si hay una boy-band en Corea del Sur que puede hacer una carrera exitosa de cualquiera de sus miembros, esa es SHINeeTaemin no es un vocalista superdotado como Key, ni un compositor nato como Jonghyun, pero tiene la enorme capacidad de convertir su actitud natural en un estilo visual y musical bien definido (y es un extraordinario bailarín, eso también). En “Press Your Number”, la calidez de su voz juega perfectamente con la intensidad lasciva del instrumental (producido por nada menos que Bruno Mars), y cuando este pasa del sutil R&B nocturno al funk más decadente en el coro, la voz de Taemin canaliza el arco dramático en esa transición perfectamente. Eso hasta en Bruno mismo sonaría excesivo, lo cual habla maravillas de esta interpretación.

 

 

DΞΔN ft. Gaeko – D (Half Moon)

Ninguna de las escenas que permanecen en la periferia del mainstream ha crecido tanto en calidad y ambiciones como el movimiento del R&B. Si bien, artistas como Crush y Zion T. han adaptado con éxito este género a la dicción coreana (y al sentido melòdico de dicha cultura), DEAN lo ha llevado al siguiente nivel. Tomando aspectos fundamentales del estilo de artistas como Frank Ocean, Maxwell, Ne-Yo y hasta el incipiente Anderson.Paak (con el que ya ha colaborado), este joven talento realiza mucho más que la versión K-Pop de aquella escena occidental, sino una total confluencia de mundos. Su presentación en SXSW lo colmó de halagos, y si su EP 130 Mood: TRBL es indicador de algo, es de que DEAN está apuntando a lo grande.

 

 

Red Velvet – One Of These Nights

De la misma manera en que se expresa esta idea en el grandioso vídeo, la música en este single es un constante abrir de puertas que llevan a otros mundos armónicos. A Red Velvet las elogiamos el año pasado por su asombroso sentido de la experimentación dentro de los confines de la canción Pop bailable, pero en The Velvet, el material que anuncia su retorno, han optado por explorar aspectos melódicos más contemplativos. “One of these Nights” es una hermosa balada en la que suceden muchos cambios en el núcleo tonal y espléndidas evoluciones en sus arreglos. Se puede sentir la añoranza reflejada en sus letras (las cuales hacen referencia al cuento tradicional “Chilseok”), pero sobre todo, el performance vocal de estas chicas está a la altura de esa complejidad. Es el sonido de la consagración.

 

 

Deja un comentario

Leonel Manzanares
Nacido en un área inhospita pero adoptado por Ciudad del Carmen, Campeche. Músico antes que todo. Aficionado de la Radio desde la infancia y co-creador del primer Podcast de noticias en la región.