Carol se estrenó en noviembre 2015 en Estados Unidos, teniendo críticas positivas, y para el 12 de febrero la tendremos en pantalla grande, merece verla con un bote grande de palomitas.

Carol, una película que tocará las fibras más sensibles de sus entrañas amargosas, es una película dirigida por Todd Haynes, conocido por películas como Poison (1991), Velvet Goldmine (1998), film que recrea la época del glam rock cuyos personajes principales están inspirados en David Bowie e Iggy Pop, entre otras.

El filme es una adaptación  de la novela The Prince of Salt (El precio de la sal)  de Patricia Highsmith donde relata la historia de Carol, una mujer atrapada en un matrimonio infeliz y en un encuentro casual conoce a la joven Therese Belivet, quienes empiezan a tener una relación que se tornando cada vez más prohibida y seductora.

El filme es protagonizado por  Rooney Mara con el personaje de Therese, quien promete una actuación impecable como lo ha demostrado en películas anteriores como The Girl with the dragon tattoo, Her, entre otras películas; en el caso de Carol es interpretado por la bella Cate Blanchett,  quien también ha demostrado ser una gran actriz, no solo en Carol sino también en  Elizabeth,  el señor de los anillos, Blue Jasmine entre otras grandes películas. Dos grandes mujeres  talentosas dispuestas a contar una historia poderosa.

Lo más interesante de la película, no es solamente la temática romántica  sino que la historia se desarrolla en la década de los 50 en donde el amor o el deseo por el mismo sexo es un tema controversial al grado de catalogarlo como enfermedad, la cual se curaba con shocks eléctricos.  Los tabúes salen a relucir en Carol, el deseo de cambiar sus vidas y entrar en una aventura que costara lo más valioso de sus vidas; entre pasiones y miradas que todo lo dicen.

Carol se estrenó en noviembre 2015 en Estados Unidos, teniendo críticas positivas, y para el 12 de febrero la tendremos en pantalla grande, merece verla con un bote grande de palomitas.

Deja un comentario

Beca
Amante de la música, confidente de la escritura y esclava de los libros.