Aprovechando su próxima visita a México, decidimos hacer nuestro conteo de los 10 mejores sencillos en la gran trayectoria de Madonna, la indiscutible Reina del Pop.

Los días 6 y 7 de enero tendremos el primer gran evento musical del año, la presentación de la legendaria Madonna en el Palacio de los Deportes de la CDMX, como parte de su gira mundial Rebel Heart World Tour. Dicha gira tiene como función promocionar Rebel Heart, el decimotercer álbum de estudio de la nativa de Michigan; sin embargo, con una de los mejores trayectorias musicales en la historia, Madonna seguramente nos dará también un recorrido a través de 33 años de enormes éxitos y un sinnúmero de etapas, tanto musicales como visuales.

Con más de 60 sencillos, muchos de ellos llegando a los primeros lugares en las listas de éxitos en todo el mundo, es complicado saber qué vamos a escuchar estos dos conciertos. Así que nos dimos a la (difícil) tarea de elegir 10 singles que para nosotros son verdaderamente esenciales en tan espectacular trayectoria. No es un ranking de cuales son sus temas más conocidos, sino los que creemos que son los mejores para describir las distintas evoluciones musicales de la llamada “Madre de la reinvención”. Que lo disfruten.

10. Justify My Love

Álbum: The Immaculate Collection

Año: 1990

Debió ser muy raro para los fans de Madonna en 1990 recibir un tema como Justify My Love. Si bien todos ya estaban bastante acostumbrados con su imagen sexual y provocativa, aún parecían no estar nada listos para lo que vendría después. Este tema es basicamente recitado, no cantado, e instrumentalmente iba a territorio nunca antes explorado por la artista (¡contiene un sample de Public Enemy!). Todo parecía estar al servicio del vídeo (el cual fue censurado por MTV y restringido en varios países), era un tema cuya función es complementar al elemento visual y no al contrario; algo que, viniendo de la artista femenina más famosa del planeta, significó un riesgo enorme, pero la audaz diva logró hacer de este un éxito de todas formas.

9. Deeper and Deeper 

Álbum: Erotica

Año: 1992

Con Erotica, Madonna pasó de ser una simple estrella pop a convertirse en un ícono que define épocas. Los 90’s fueron la década en la que muchos de los paradigmas empezaron a revisarse y desafiarse, mientras una generación completa buscaba encontrar una identidad propia. A pesar del escrutinio alrededor de su imagen pública, y la polémica de su líbro Sex, Madonna seguía entregándonos increíbles sencillos. Deeper and Deeper es sin duda el más brillante de este álbum; su exploración del house y el disco, su extraordinaria sección de cuerdas, y el puente con sus guitarras de flamenco lo convirtieron en un tema que no podía faltar en las pistas de baile en ese momento, una canción que podías escuchar en la boda de una tía, o en el gay club más funky de Nueva York.

8. Papa Don’t Preach

Álbum: True Blue

Año: 1986

Esa línea de bajo y esos synths nos persiguen hasta el día de hoy, pero lo que más impacta de Papa Don’t Preach es su letra. Este single es el inicio de la Madonna más seria, aquella que también es capaz de abordar temáticas sociales más complejas. La canción es acerca del embarazo adolescente (un tema que hasta el día de hoy es complicado) y la encrucijada que atraviesa cualquier joven en dicha situación. Lo extraordinario es la forma en que Madonna se acerca a este tema; en el track ella se decide a conservar al bebé, pero sin tomar una postura moralisrta ni establecer algún juicio acerca de las otras posibilidades, algo bastante acertado y maduro para una artista que posteriormente seguiría empujando barreras y desafiando tabúes.

7. Human Nature

Álbum: Bedtime Stories 

Año: 1994

Bedtime Stories fue un álbum que significó una importante transición musical para Madonna. En esta ocasión, el territorio a explorar era el R&B, y Human Nature fue por mucho el track en el que este nuevo sonido funcionó mejor. Armada con una vibra muy cercana al CrazySexyCool de TLC, y un sample de What You Need de los raperos Main Source, Human Nature también era una bofetada con guante blanco a sus críticos, aquellos que decían que, despúes de las polémicas de años anteriores, su carrera estaba acabada. Y por supuesto, la cereza en el pastel es el abrupto final, en el que Madonna nos deja en claro su filosofía de vida: “Absolutely no regrets“.

6. Hung Up

Álbum: Confessions on a Dance Floor

Año: 2005

Después del desastre que fue el álbum American Life, y el infame beso con Britney y Christina en los MTV VMA del 2003, Madonna necesitaba un retorno más que triunfal, y eso fue exactamente lo que sucedió en Hung Up. Con un sonido inspirado en los días de antro de su juventud, esta canción fue el comeback de la Reina del Pop como ícono de las pistas de baile, su entrada a una nueva generación de fans, y por supuesto, otro jugoso #1 en los charts globales. Hung Up es un tema bastante sencillo, construido alrededor de ese tremendo sample al riff de Gimme Gimme Gimme de ABBA, y realmente, cuando un track es así de bueno, con un buen riff y un beat pegajoso es suficiente.

5. Vogue

Álbum: I’m Breathless 

Año: 1990

Madonna ya era un ícono gay, pero Vogue llevó su status a otro nivel. Musicalmente, es una amalgama perfectamente balanceada de los sonidos mainstream y underground de la música dance de la época (por un lado, las influencias disco más comerciales en su estructura, y por otro, los synths y la drum machine propios del house dominante en los gay clubs clandestinos), y por supuesto, significó la exposición masiva del vogueing, un estilo de baile creado en la comunidad House Ball de Harlem. Vogue también le dió a Madonna uno de los momentos más importantes de su carrera: Aquella legendaria presentación en vivo en los MTV Video Music Awards de 1990, considerada por muchos como la mejor en la historia de los premios.

4. Ray Of Light

Álbum: Ray Of Light

Año: 1998

Todo el álbum Ray Of Light es un verdadero logro en la producción musical, y no hay otra forma de decirlo. Gracias a la colaboración del genio William Orbit, Madonna regresa a las andadas con un tema al que le sucede de todo: ritmos techno, guitarras rock, teclados disco y un arsenal de efectos de sonido que enriquecen la experiencia sonora, pero jamás distraen la atención de la voz de Madonna, que aquí se siente renovada, disfrutando su espiritualidad. Tal vez fue la maternidad, o el kabbalah, pero Madonna jamás había sonado tan en armonía con el universo.

3. Into The Groove

Álbum: Desperately Seeking Susan OST/Like a Virgin (reissue)

Año: 1985

Constantemente, Madonna menciona en entrevistas que esta canción fue escrita en media hora, inspirada en un chico que le gustó, y que siempre la ha encontrado un tanto “tonta”, pero esa espontaneidad (bien capturada en la grabación) y ese impresionante synth que acompaña a su voz en todo momento hacen de Into The Groove el primer gran dance anthem de la trayectoria de esta diva. Este tema estableció la fórmula que muchas canciones de “solo siente el ritmo y baila” han seguido hasta nuestros días, y es tan contagiosa que cualquier DJ en cualquier antro del planeta podría ponerla justo ahora y la pista se llena en segundos.

2. Like A Prayer

Álbum: Like A Prayer

Año: 1989

La Madonna transgresora siempre será la que más aporta a la cultura popular, y sobre todo, quien inicia las conversaciones importantes. Con Like A Prayer, y el vídeo que le costó un historico patrocinio con Pepsi, la diva decide desafiar al mismo tiempo nuestras perspectivas acerca del sexo, la raza y la religión. Pero algo de lo que se habla muy poco, es de lo increíble que es este track; de como su combinación de coros gospel, guitarras con distorsión, percusiones latinas, bajeos funk y el hermoso órgano de iglesia hace juego con su letra, ya que todos estos elementos se situan entre lo divino y lo sexual, entre la idea del éxtasis religioso y el inmenso placer del amor.

1. Frozen 

 

Álbum: Ray Of Light

Año: 1998

Algo de lo que muy pocos hablamos sobre Madonna es de su tremenda habilidad para observar lo que sucede en el underground o en las periferias del mainstream e incorporar algunos de esos elementos en su música. Es lo que hace que su sonido siga siendo interesante a más de 30 años de su aparición, y sin duda lo que nos ha hecho escucharla con atención y seguir sus movimientos. Frozen es un tema que se nutre de los rincones más oscuros y atmosféricos de la música electrónica, así como de las místicas texturas del sonido de artistas como Portishead, pero son la percusión (sutil pero semi-tribal) y el performance vocal (una Madge vulnerable pero en calma) el verdadero corazón de este track. Los arreglos de cuerdas le dan una cualidad cinematográfica (y hasta cierto punto, neorromántica) y el matiz techno está siempre presente, pero al centro de todo está una Madonna contándonos una historia trágica y sórdida, una mujer fatigada por la batalla contra los demonios del odio y la venganza, pero con la serenidad de haber salido victoriosa.

Frozen es nuestro número 1 no solo por el tema en sí, sino también por habernos dado una faceta de Madonna que jamás hubiésemos imaginado antes, acompañada de elementos de producción que tampoco habíamos imaginado dentro de una canción Pop. Es una obra maestra de la música de los 90’s, y su vídeo, dirigido por Chris Cunningham, es uno de los mejores de la historia.

Deja un comentario

Leonel Manzanares
Nacido en un área inhospita pero adoptado por Ciudad del Carmen, Campeche. Músico antes que todo. Aficionado de la Radio desde la infancia y co-creador del primer Podcast de noticias en la región.