Decidimos adentrarnos un poco a la música Eagles of Death Metal,  que últimamente se ha visto asociado con múltiples sucesos que poco tienen que ver con lo que hacen. Nos echamos un clavado entonces en su último disco Zipper Down y así nos fue.

eagles of death metalLa sociedad actual parece tener un conflicto verdadero con el principio de vivir los unos con los otros, en esta era de dedos digitales y pensamientos individuales hemos perdido la práctica de socializar y llevarnos bien con el de al lado (esto aplica desde niños hasta países enteros). Lastimosamente a Eagles Of Death Metal le tocó vivir un pasaje para nada satisfactorio en una gira por el viejo continente, sin duda no es una buena historia para contar pero si somos sinceros a la banda le sirvió para unirse un poco más y para que los ojos del mundo los voltearan a ver.

Zipper Down es el nombre de su último material y suena bastante bien para la atracción de seguidores. Hay que destacar su juego, la incoherencia provocada que hay entre sus visuales, el nombre de la banda y la música que toca. En principio podemos notar una silueta femenina bastante bien formada y en un traje de motociclista sensual, dentro, las dos cabezas pezonescas de la banda en un modo chusco que asoma el verdadero concepto de estos muchachos.

Dentro del disco nos toparemos con una pared repleta de un rock clásico y pegajoso, riffs que inyectan y una idea divertida de la música. Complexity es la pieza que abre el panorama, es una apuesta sumamente digerible, alegre y que levanta el ánimo inmediatamente. Las consecuentes siguen esa métrica, convierten al álbum en un momento feliz, un atentado del que uno debe formar parte sin pensar, sólo hay que dejarse llevar por las rolas.

Got a Woman recuerda la raíz, una canción veloz y simple pero que da en el punto exacto y resurge el verdadero objetivo de hacer música. I Love You All The Time parece un clásico, de esas canciones que uno puede poner sin temor en alguna fiesta pues sabe que son garantía y que los asistentes la cantarán sin represalias, tiene ese sentido que brinca de inmediato y nos hace pensar “esta canción ya la he escuchado antes”.

El estilo peculiar de Zipper Down hará que el hecho de escuchar sus 11 tracks de corrido no se convierta en una obligación, realmente se nota que quisieron hacer un material potente sin caer en el parecido de una canción a otra. Es una apuesta inteligente y ten por seguro de que arrepentirás del hecho de pasarlo por alto, si bien no todas sus rolas tienen argumentos para pasar a la historia musical, Eagles Of Death Metal supieron llevar y sostener su concepto y propuesta en los 35 minutos que dura el disco, sí 35 minutos.

 

Deja un comentario