Atrevido, pensante y dulcemente cuidado resulta el nuevo álbum de los Alabama Shakes que llegó a mis manos hace poco tiempo. Su nombre, Sound & Color y su argumento, penetró en el oído inmediatamente.

Alabama Shakes lo hizo de nuevo, estos compadres son capaces de hacernos parte de un viaje musical y generacional que hace olvidar, aunque sea por un instante, las fallas y asperezas que abundan en este revoltijo llamado música.

La nostalgia contenida es puesta a prueba constantemente pues con el paso de tracks uno se transporta a épocas pasadas, mejores. Esta segunda entrega contiene un sinfín de melodías que demandan escucharlas detenidamente, de repente, me encontraba inmerso en un oasis compuesto por guitarrazos y gritos extrañamente hermosos, sin notarlo, ya estaba sumergido en su paleta de colores musicales.

Brittany Howard de los Alabama Shakes es de esos entes raros, excelentes, esos que pueden expresar exactamente lo que desean y que nos hacen haber querido ser uno más de la tropa musical. Canciones como Don’t Wanna Fight y Future People tienen lo que se necesita para estar en los obligatorios de cualquier playlist. El disco es, sin duda, una pequeña joyita que adornará de muy buena forma tu biblioteca musical.

Si me preguntaran ¿A qué suena? La respuesta más correcta sería un simple y lapidario “No sé”, es una mezcla de sonidos y géneros que plasman toda la actitud y estilo de los Alabama Shakes, es una libertad fantástica que explica el por qué se tardaron un rato en sacarlo.

Sound & Color tiene los méritos y las ganas, sólo falta que lo escuches y te dejes llevar por los ritmos atrevidos de los Alabama Shakes , es más, si no te late, personalmente te invitaré una sesión de tragos.

Deja un comentario