Fueron años de espera para que Pulp se presentara en el domo de cobre. El mismo Jarvis Cocker lo dijo en este concierto: “Esta es la primera vez de Pulp en México, ¿por qué tomó tanto tiempo?

La respuesta ocurrió en punto de las nueve de la noche, cuando las luces se apagaron y un par de láseres verdes proyectaron frases en el público como: ¡Hagan ruido! ¿Están listos? Y posteriormente un delfín terminó con la proyección.

La gente comenzó a emocionarse, porque sabía que esta era la primera vez de Pulp y debía ser especial. La música empezó a retumbar en el recinto y unas letras grandes de color morado y azul fueron apareciendo para formar la palabra PULP; unos acordes conocidos salieron de las bocinas del Palacio. Fue así, que con Do You Remember the First Time? la historia de una de las bandas más representativas del britpop comenzó a escribirse.

El público explotó en euforia y a partir de ese momento el Palacio de los Deportes se convirtió en una disco noventera. Entre canción y canción, Jarvis Cocker, con su carisma encantador, expresaba su infinito agradecimiento y hasta, sorprendido por el recinto, comparó el Palacio con una tortuga gigante.

Le siguió Joyriders y Razmatazz cuyas canciones calentaron los motores para la verdadera fiesta que se avecinaba. Con Pencil Skirt y Something Changed el público sabía que lo mejor estaba por venir.

Fue con Disco 2000 que explotó definitivamente la increíble energía que se emanaba de ambos lados, tanto por parte de Jarvis y compañía como con los asistentes. A partir de ese momento todo fue baile y frenesí.

Sorted for E’s & Wizz y F.E.L.L.I.N.G.C.A.L.L.E.D.L.O.V.E hicieron de las suyas con más emoción e hicieron que el público saltara y cantara. El momento oscuro llegó con I Spy, seguido de Dishes y finalmente Like a Friend, cuya canción generaba la expectativa de si realmente Pulp la tocaría en México. La ovación fue tan brutal que Jarvis no pudo evitar esbozar una sonrisa por tan tremendo recibimiento.

La fiesta no terminaba, pues aún faltaba todo un repertorio por delante, Babies y Underwear (donde Jarvis arrojó un brassiere al público) no bajaron los ánimos, al contrario, invitaba a todos los asistentes a corear y seguir con el baile.

El momento más lóbrego llegó con This is Hardcore, donde el intro de la canción hipnotizó a los fans mientras Jarvis realizaba un truculento strip y se deshizo de su saco con movimientos sensuales que arrancaron suspiros a la fanaticada. Se emanaba éxtasis puro sobre el escenario.

Clásicos como Sunrise y Bar Italia ayudaron a digerir un poco más el tremendo show que sucedía; Jarvis, que aún se mostraba sorprendido por la respuesta del público, pidió que levantáramos nuestras manos para sentir nuestro calor para después enloquecer y causar revoltura con Common People, indudablemente la canción más coreada en todo el recinto.

Hubo un primer encore y la gente se mostraba satisfecha pero Pulp hizo de las suyas y salió nuevamente al escenario para agregar O. U. (Gone Gone), Help the Aged y Mis-Shapes. En medio de aplausos se retiraron y el público aún quería más.

En un segundo encore, Pulp regresó y tocó Party Hard, para después avisar que la que le seguía era ya una canción vieja e inmediatamente ejecutaron Little Girl (with blue eyes).

Jarvis Cocker avisó que habían terminado el setlist, pero con grandes muestras de agradecimiento por la tremenda acogida que los asistentes demostraron, decidieron extenderse y tocar un par de temas más: Live Bed Show y Monday Morning.

Fue así, que con casi dos horas y media de concierto, 24 canciones y haber ejecutado en su totalidad su disco más representativo (Different Class) Pulp se despidió del público, dejando un gran sabor de boca y satisfechos a sus fans y con la esperanza de que regresen pronto.

Indudablemente uno de los mejores conciertos en lo que va del año.

Checa las fotos de Oz Villanueva

pulp-ocesa-01 pulp-ocesa-02 pulp-ocesa-03 pulp-ocesa-04 pulp-ocesa-05 pulp-ocesa-07 pulp-ocesa-08 pulp-ocesa-09 pulp-ocesa-10

Deja un comentario