Fármacos, una banda tan querida en Chile como en México, está cada vez más cerca de mostrarnos su nuevo disco completo con: Manual de una Pérdida.

Fármacos music

Han pasado cuatro años desde la aparición del aplaudido segundo disco de Fármacos, Estado de Gracia. Aquel trabajo abrió el abanico estilístico del proyecto de Diego Ridolfi, llevó su música a una vasta audiencia en Chile, México y otros mercados de Latinoamérica y lució exitosos singles como Quiero conocer tu mundo y Belleza.

Tras un extenso ciclo de difusión y crecimiento a nivel continental, en 2019, Fármacos estrenó los cortes Esperar y Nuestro infierno, ambos a incluirse en el próximo trabajo y que sugerían su nueva propuesta sónica.

Esto se consolida a partir de hoy con el arribo de Manual de una Pérdida, primer sencillo oficial del disco todavía sin titular y que tiene contemplada su aparición para fines del presente año.

Diego Ridolfi platicó con nosotros en Bizarro FM para contarnos todos los detalles del nuevo sencillo de Fármacos. Te invitamos a que leas la amena charla en la que platicamos de música, comida, movimientos sociales, pandemias, modismos y muchas otras cosas…

Estás estrenando Manual de una pérdida, una canción que a mí me dio sed de la mala, una expresión que usamos en México cuando alguna cosa nos pone emotivos. ¿Cómo nos podrías presentar esta canción para que la gente que no la ha escuchado le vaya a dar oído inmediatamente?

Como dices tú, esta canción, y en general las canciones de Fármacos apuestan un poquito a eso, a generar sed de la mala, es algo que se me da simplemente, lo relaciono con… no sé si el dolor, pero la nostalgia, las emociones muy intensas, y esta canción para mí proviene de eso, es muy intensa en cuanto a su música y en cuanto a su letra, habla un poco sobre lo mucho que nos cuesta soltar algo que queremos o lo mucho que nos obsesionamos, entonces, está bien desprendido de eso.

Al escribir una canción tratas de descubrir algo de ti que no conoces o que no has hecho. ¿Descubriste algo con Manual de una Pérdida?

Creo que las canciones que estoy haciendo para este disco van por ese lado, en este caso, Manual de una Pérdida es… eso de escribir letras más directas ya me está resultando más cómodo ahora, pero en algún momento fue todo un desafío, por más que lo quería hacer.

Siempre me imagino el proceso de estar escribiendo una letra como si le estuviera escribiendo un whatsapp, un mail o una carta a alguien, qué se yo.

Eso es lo que estoy descubriendo de mi, cómo tratar de exponerme sobre una canción sin pudor, sin tanto reparo, pero en lo artístico es como olvidarme un poco de cómo se ejecutaría esta canción o quizá de cómo están hechos los discos anteriores, pensando un poco en el formato de banda, de estar tocando con músicos.

Con esta canción me quise olvidar un poco de eso, decir esto es más electrónico, puede sonar lo que sea, no hay tanta atención en qué se puede tocar y qué no, sino en diseñar paisajes sonoros, y ese fue un desafío, el sentirme bastante libre también.

El tiempo no ha sido benévolo para el tercer material que está preparando Fármacos. Desde el año pasado estaban sucediendo acontecimientos político-sociales en Chile y en el mundo en general, y después viene esta pandemia que nos ha encerrado en casa. ¿Cómo te has tomado esto, has aprovechado el tiempo para hacer más música, reconsiderar algunos temas del disco, descubrir nuevos talentos o redescubrirlos?

Lo que me dices me hace bastante sentido del porqué el disco ha tomado el tiempo que ha tomado, porque ya van a ser 4 años de Estado de Gracia, lo que a mi me tiene con una ansiedad y tensión bastante importante, pero si el disco hubiera salido con las canciones que yo tenía hace 2 años habría sido un mundo totalmente distinto.

Todo este tiempo que ha pasado creo que ha sido a favor, por más de que han pasado muchas cosas, tanto en mi vida personal como en la vida del mundo, como el estallido social de acá, que hasta el día de hoy ha sido algo muy potente y lo va a seguir siendo, pero claro, yo lo viví acá en carne propia, porque yo vivo a una cuadra de donde se daban las protestas, incluso afuera de mi edificio pasaban cosas atroces con la policía.

Eso fue muy intenso de vivir, claramente he estado un tiempo como bastante desconcentrado, era un poco difícil pensar en la música mientras estaban matando o torturando gente, o disparando.

Y, bueno, luego de eso como que en el verano bajó un poco y ahora que comenzaba a retomar de nuevo la fuerza, vino el coronavirus, y eso, entre comillas, me juega a favor en cuanto a la introspección, esto de estar encerrado todo el tiempo me lleva a concentrarme mucho más en el disco y ha sido bueno en mi caso, en este proceso final, en donde las canciones ya están casi en un cien por ciento decididas, se está trabajando en la producción, y ha sido lindo vivir esto que resuena con mi personalidad, porque no soy de salir mucho, paso harto tiempo en mi casa.

De alguna forma, esto ha sido una experiencia que he ocupado para seguir avanzando y tratar de aprender algo, dentro de toda esta tragedia mundial.

fármacos banda

En YouTube hay un cover que hiciste de Morena Mía, de Miguel Bosé. Tomando en cuenta que algunos de tus ídolos son Radiohead o Gustavo Cerati, si tuvieras que hacer un material de covers, ¿cuál sería el top 3 de canciones que tendrían que estar en esa producción?

¡Uuu… qué pregunta tan difícil! Amo tanto la música y escucho tanta música que elegir es difícil, pero tratemos de hacer el ejercicio.

Comenzaría por elegir canciones en español; creo que la única en inglés que se me viene ahora para poner en el ejercicio… pienso en Wicked Games, de Chris Isaak, y en español… probablemente las canciones que pienso ya tienen muchos covers, pero hay una versión que he estado tocando en los lives de Fármacos, y una canción que me costó sacar y que me gusta como me sale, que es Entre Caníbales, de Soda Stereo, que me gusta mucho.

Es algo que tengo pensado algún día, hacer un disco como de covers, o no sé si un disco, pero sí tomarme más enserio el hacer reversiones.

Y me falta una, me gustaría seleccionar a algún mexicano, estoy entre José José… o Natalia Lafourcade; por más que es una canción que tiene muchas versiones de Natalia, yo creo que Nunca es Suficiente.

En las ocasiones que has venido a México, ¿hay algo que recuerdes de nuestra forma de hablar que te haga gracia, alguna palabra que recuerdes y que te haya costado trabajo entender?

Es que en México creo que se marcan un poco más los acentos entre regiones, entre ciudades, me cuesta diferenciar, pero en Monterrey hablan muy distinto que en la Ciudad de México.

Lo primero que me gusta de allá es cómo hablan, por lo general, muy pronunciado. Lo que me han enseñado esos viajes es estar consciente de hablar un poco más lento y no ocupar tantos modismos, porque en Chile hablamos muy rápido y no nos damos cuenta. De hecho, hablando contigo trato de hacer el esfuerzo de estar consciente de no hablar tan rápido, y está bien, ¡me gusta!

Lo que me divierte son las palabras distintas que tenemos entre países, por ejemplo, aguacate, en Chile le decimos palta, o ustedes dicen popote y acá es bombilla… qué se yo, hay un montón de palabras, no las tengo todas en este momento, pero me encanta acostumbrarme, como con el elote, que nosotros le llamamos choclo, me divierte mucho tratar de adaptar todo ese tipo de palabras.

¡Claro! Nosotros acá decimos harto weon, que es como wey, aunque depende cómo se use, porque puede ser algo muy ofensivo, depende de la situación, pero por lo general es como el wey para ustedes, como para finalizar una frase. (Risas)

Cuando he ido a México me divierte mucho su forma de hablar porque es muy diferente a Chile.

¿Hay algún platillo mexicano al que no puedas resistirte, uno en el que pienses inevitablemente para comer cuando vienes?

A veces me ha costado, porque no como carne, y eso es muy difícil en cualquier país de Latinoamérica, pero en México se consume mucha carne y los tacos por lo general traen, pero lo que más me ha gustado fue algo que probé en una de mis taquerías favoritas de la Ciudad de México, que se llama Hola Tacos, en donde hacen tacos de guisado, y eso me encantó.

Me voló la cabeza el sabor del guisado , y ahí comí de calabacín, de nopal, que es algo que en Chile no se conoce, y me encanta el nopal, y por lo general el taco, que para ustedes es algo casi de uso diario, me encanta probar sus variedades y que la masa sea de maíz, porque nosotros estamos muy acostumbrados al trigo, comemos mucho pan de trigo y comer de maíz es medio extraño en Chile.

La primera vez que fui a México no me acostumbraba al maíz, a cambiar de tipo de masa, y con las demás veces que he ido, ¡me encanta! Y de a poco me he ido atreviendo más con el picante, porque acá se come picante, pero no hay mucha variedad, y ustedes tienen una variedad bastante intensa. (Risas)

Y una de mis cosas principales, que no es comida, es el mezcal, me encanta el mezcal, es algo que me enloquece.

Para ahora que salga el nuevo material de Fármacos, ¿cuál crees que sería la atmósfera idónea para escucharlo?

¡Qué buena pregunta! Primero te voy a dar una apreciación personal.

En mi casa y especialmente en mi estudio tengo luces bajas y de colores, y he trabajado casi todo el disco bajo esa atmósfera, la iluminación para mi es muy importante, trato de que mi casa sea bastante oscura en la noche y después acostumbro a la vista para que no esté tan oscuro, y mantengo las luces abajo, en los pies, no en la cabeza; eso y tomándome una o varias copas de vino, porque me encanta el vino, pero pensando en si le dijera a alguien: siéntate a escuchar este disco…

Creo que la invitación de lo que trato de hacer con Fármacos es que igual haya canciones medio bailables, pero siempre invitan hacia una introspección.

Entonces, creo que las primeras veces, más que escucharlo con amigos, sería más placentero escucharlo solo, medio relajado en un sillón, tomándose algo para relajarse, y eso, con las luces bajas, y ojalá que la primera vez sea de noche, creo que tiene algo muy nocturno.

Me imagino la Ciudad de México, en donde generalmente llueve, que está un poquito nublado, con ese clima. Después creo que funcionaría en otros ambientes, pero me imagino esa situación de calma y de ese frío que a la vez es abrigador, muy agradable, no te hace sentir mal y estar tiritando.

¿Qué nos tiene preparado Fármacos a mediano plazo?

Tengo el deseo de ir una temporada intensa a México, y creo que lo voy a terminar haciendo, eventualmente, cuando todo esto pase y se tenga una buena noción de cómo llevar la vida, pero ahora todo el enfoque, la energía y el tiempo están en el nuevo disco.

Me da susto decir una fecha, o sea, va a salir este año, pero yo creo que para fin de año, porque queda bastante trabajo aún, y mientras se van a seguir liberando singles, que eso es lo importante. Ahora será de manera más seguida, porque el año pasado fueron muy distantes y como que no hubo mucha relación, pero ahora vamos seguido, y espero en agosto estar sacando otra nueva canción, y así sacar una o dos más antes de que salga el disco completo, y ahí está.

El disco estaba pensado en una suerte de playlist, pese a que disco va a tener un concepto, porque todo sale de mi, pero hay algunas canciones que uno puede ir sintiendo que están conectadas y después aparece una que no tiene tanta conexión, me he preocupado de la canción como individuo más que como un colectivo de canciones.

Esperamos que Diego Ridolfi y Fármacos visiten pronto nuestro país para poder bailar y disfrutar al ritmo de su música. Mientras tanto, te dejamos aquí el nuevo adelanto de su próximo disco, Manual de una Pérdida. Toma asiento y prepara tu oído para un agasajo musical.

Deja un comentario