¿Qué perrear es malo? ¿Qué perrear es obsceno? Tomasa del Real nos enseñó como darle estilo a los perjuicios.

Desde sus inicios, el reguetón dividió a la sociedad entre seguidores y opositores, los primeros argumentaban que esta fusión de ritmos era lo mejor que le pudo haber pasado a la música latina en los últimos años, mientras que los segundos, no solo rechazaban los argumentos del primer grupo, sino que agredían con comentarios que sobrepasaban la melomanía.

Nuestra intención no es darle la razón a ninguna postura, solo poner en perspectiva la otra cara de este género, que, así como cualquier otro, tiene su propio nivel independiente y para ejemplo, nada mejor que una digna representante chilena: Tomasa del Real, quien nos regaló una de las noches más intensas en Ciudad de México.

La cede fue la Ex-Fabrica de Harina, ubicada en el corazón de Azcapotzalco: algunos dicen que es el lugar del delito, otros, que es un pueblo fantasma, sin embargo, Tomasa de Real la proclamó como la ciudad del neoperreo.

Para empezar a alumbrar las paredes del reciento los Djs Madhouse y Leo X, subieron al escenario para un set de los mejores picos del reggaeton y finalizar con los ritmos clásicos del hip-hop: una combinación que hizo bailar a la audiencia que, poco a poco llenaba el lugar.

Para ponerle más leña al asador a las 22:00 h, salió Sailorfag, un extravagante representante urbano originario de Guadalajara quien es un amante del arte conceptual futurista. Mangel,(como se le conoce cuando no trae puesto su exuberante vestuario), agotó hasta la última línea de energía que su cuerpo tenía, para complacer a la audiencia.

De inicio a fin, Sailorfag, insistió a los asistentes a sacar todos los males en forma de baile con temas como Amiga Date Cuenta 

-“Venimos a perrear o a sentarnos” advirtió el tapatío.

Tiempo y mucho sudor después, salió la reina, la mujer de la noche: Tomasa del Real tomó posesión de lo que, parece ser su hogar: el escenario.

Tomasa del Real se adueñó de la responsabilidad de bajar el telón, asignación que trabajó con eficiencia. Mientras sus creaciones estructurales eran la chispa que ponía en marcha el candor de la fanaticada sedienta de baile y el desarrollo de los beats fue la caldera que desinhibió el pudor.

La artista latina, derritió a ambos géneros con sus formas de mover su cuerpo y dejó claro que la sensualidad nada tiene que ver con los estereotipos que la nueva era ha impuesto.

Valeria Cisternas, por su nombre de pila, ha fijado un estilo basado en argumentos del reggaeton con fragmentos del nuevo conceptualismo de pop: Neoperreo, con el que cerró el día.

Mucho estilo, mucho arte undergruond para una sola noche de diciembre, no obstante, cada vez son más los espacios que se abren para que, artistas como las y los anteriormente mencionados puedan expresar libremente sus ideas, dejando que el público sea el único juez.

La independencia es un tesoro que muchos buscan, pero que muy pocos encuentran, ya que, implica un alto precio; pues el esfuerzo que requiere el llevar ideas en su estado puro al plano material es incalculable, mientras que, la recompensa, es reto más satisfactorio que un artista puede alcanzar.

A nosotros solo nos queda reconocer la labor, no solo de la anfitriona Tomasa Del Real, también de sus taloneros, pues sabemos que no es fácil alcanzar las demandas de un mercado tan exigente y bipolar como lo es el musical, esperando que, continúen en su lucha por ocupar un lugar en los estándares más altos de su genero.

¿Estuviste ahí? ¿Te gusta el trabajo de Tomasa del Real? Déjanos tu opinión en los comentarios.

Deja un comentario

Diego Vazquez
Príncipe de Cd. Nezahualcóyotl. Partidario de la libertad artística, voy por la vida defiendo a los bulleados musicales aunque no siempre gane. No existe música sin sentido, solo gente sin sentimientos.