Llega a la pantalla grande Dolor y Gloria, la cinta número 21 del director español, Pedro Almodóvar.

Pedro Almodóvar (Todo sobre mi madre, 1999) tiene un regreso triunfal de la mano de Antonio Banderas en Dolor y Gloria que dejó unas sensaciones maravillosas en el FICC la primavera pasada.

Era una tarde de verano en el pasado Festival de Cannes, los minutos de aplausos y expectación eran algo simplemente difícil de vivir; el en varias ocasiones infravalorado, Pedro Almodóvar estaba logrando lo que nunca, dejar cautivada a una escena que siempre se le había negado y era de alguna forma con su trabajo más íntimo.

Salvador Mallo (Antonio Banderas) es un director de cine que está llegando a la llamada “edad de oro”, los años pesan ya más que los daños y esto se hace evidente con la merma física del creador histriónico; por lo cual sus memorias llegarán a su mente, mientras vive un presente bastante turbulento, el recuerdo, las vivencias, las experiencias y los daños que ha vivido en lo largo de su vida Mallo nos harán involucrarnos con él y sentir en carne propia el precio de la gloria y los dolores que de ella emanan.

El trabajo que vivimos en Dolor y Gloria, va mucho más allá de sus siempre colores vivos y actuaciones mágicas; realmente Antonio Banderas (con todo y Penélope Cruz) se lleva él solo, por obvias razones, toda la película; sin embargo esta vez quiero resaltar de la obra de Pedro Almodóvar el cómo en este especie de alter ego nos hace reflexionar sobre hacer las pases con nuestro pasado, aprender a convivir con nuestros fracasos y valorar nuestros triunfos.

Igualmente la apuesta no estaría completa sin las buenas interpretaciones del cast infantil (Asier Flores y César Vicente), los chavales están debutando y se mostraron sobrios y sin titubeó; sobre todo Flores encarnando a Salva que tiene una gran armonía con Penélope Cruz en las pieles de la madre de Salvador Mallo.

Han sido muchas las palmas que se ha llevado el filme número 21 del director español; sin embargo y sin tener la jocosidad acostumbrada, debemos remarcar que este producto es una calca de la alma y vivencias del español; puede que no se quiera admitir pero hay tantos guiños que no me hacen pensar otra cosa.

Una película que parece ser un réquiem y espero, por el amor de Dios, estar muy equivocado; ya que estos últimos años hemos estado hablando y sobre todo valorando mucho “cine personal” y sin miedo de errar debo decir que Dolor y Gloria es no solo el homenaje que le hace Pedro Almodóvar al cine, es un tributo a su propia vida y a sus circunstancias. Algo como lo que logró Alfonso Cuarón (Roma, 2018) o como lo veremos en Once upon a time in Hollywood de Quentin Tarantino; el cine se da guiños y es gracias a la circunstancias y vivencias de sus creadores.

Con un último acto que creo que es el momento más sensible de todo el largometraje; Pedro Almodóvar desnuda su alma en Dolor y Gloria y me hace recordar sus mejores tiempos. Sin duda será la gran candidata no solo en los Goya o el cine latino; creo que puede dar batalla en USA pero su verdadera gloria es que entrara con dolor a tus ojos pero saldrás con la auténtica gloria de ver el mejor trabajo de Pedro Almodóvar.

Dolor y Gloria

  • Dirección: Pedro Almodóvar
  • Reparto: Antonio Banderas, Asier Etxeandia, Penélope Cruz, Leonardo Sbaraglia, Julieta Serrano
  • Año / País: 2019 / España
  • Duración: 108 min.
  • Guión: Pedro Almodóvar
  • Música: Alberto Iglesias
  • Fotografía: José Luis Alcaine
  • Productora: El Deseo. Distribuida por Sony Pictures Entertainment (SPE)

Cuéntanos ¿cuál es tu película favorita de Pedro Almodóvar?

Deja un comentario