Llegó a nosotros lo más reciente de Warpaint, un puño de chicas que se arman de atmósferas para llegar al alma.

warpaint…O al menos eso intentan pues su discurso se acerca más hacia un ambiente de elevador que a una propuesta única. Heads Up se llama el álbum y esto fue lo que nos pareció.

En el mundo de los sonidos hay un sinfín de entes que tienen un efecto determinado en nosotros, desde la inyección de energía y adrenalina hasta los que parecieran potentes somníferos capaces de doblar hasta al más fuerte de convicción. Estos últimos responden a un tipo particular de relajación y hasta introspección personal, algo así es Warpaint.

Estas muchachas se encuentran sentadas en un punto medio, de un lado está esa moda (absurda) de música para gente cool en la que basta con tener canciones tranquilas y coritos psicodélicos para llenar el ojo, del otro lado tenemos atmósferas que presentan un estado mántrico y que, si ponemos muy bien el oído en ellas, podremos encontrar algunos sonidos y ritmos que vale la pena destacar.

Heads Up no ofrece algo diferente a lo ya mostrado por Warpaint, si bien sus canciones son bastante digeribles, corren el riesgo de perderse con cualquier distracción, por mínima que ésta sea. Tracks como Whiteout y By Your Side, que por cierto abren el disco, son un viaje un tanto aburrido y que intentan presentar un argumento que queda muy lejano de la solidez, es hasta que uno los escucha algunas veces cuando se entiende el cómo y el por qué.

New Song no lo hace así, con las primeras notas movemos la cabeza, (siempre cuidando que no se nos caiga la corona de flores claro está) y nos introducimos a una canción que tiene toda la pinta de éxito en la radio, una con un coro pegajoso y que se recibe de manera muy agradable.

Le sigue The Stall, una reflexión personal que maneja un ambiente bastante bueno si le prestamos toda la atención, es bien lograda y puede alcanzar para que la pongas de vez en cuando en el tráfico (más por los arreglos musicales, muy tenues pero efectivos). Pasa lo mismo con Above Control, a mi gusto la mejor del disco pero no por eso la hace un clásico.

En recuento todo Heads Up se va a desenvolver bajo las métricas de las canciones que mencionamos arriba, digamos que parecen versiones extendidas de las anteriores, algo así como esa música de ambiente que apenas se alcanza a escuchar pero que, si la quitáramos del panorama, se notaría el silencio incómodo de la situación.

Heads up le da nombre al material, pero no sostiene algo particular para quedar en la mente, se nota el juego que intentaron hacer, ése en el que los coros simultáneos y el balanceo del bajo se preguntan y contestan una y otra vez, pero no termina de cerrar el trato. Quedó en sólo un intento más.

Warpaint es una de tantas bandas que pasan por su momento, que tienen la fortuna de estar en el gusto momentáneo de la generación y que se pueden dar ciertos lujos que otros no podrían.

Heads Up no trascenderá, es un álbum que escucharemos 4 o 5 veces y después seguiremos con nuestra rutina normal y, lo volveremos a escuchar, alguna vez que estemos dentro de un elevador esperando a llegar al siguiente piso.

Deja un comentario

Reseña Panorama
Calificación